“La exigencia con Santa Fe será mayor”: Carlos Henao

El defensa, que el semestre pasado jugó en Millonarios y anotó seis goles, es uno de los refuerzos del vigente campeón para la próxima temporada.

El defensa Carlos Henao, pasará de Millonarios a Santa Fe.  / Cristian Garavito
El defensa Carlos Henao, pasará de Millonarios a Santa Fe. / Cristian Garavito

Desde que tiene uso de razón a Carlos Henao siempre le ha gustado correr detrás de una pelota, porque genera en él una pasión que no puede explicar. Por eso decidió ser futbolista. Aunque el camino no ha sido fácil, ha contado con el apoyo de sus padres, quienes, según él, son felices cuando lo ven jugar.

Hoy se perfila como uno de los mejores defensas del país, premisa que respaldan sus estadísticas. En esta temporada, en la que hizo parte de la plantilla de Millonarios, a pesar de que no tuvo muchos minutos en cancha desde que está al mando el argentino Diego Cocca, logró marcar seis goles.

Comenzó su carrera como futbolista en la Liga de Antioquia, en la que se destacó por sus goles de tiro libre. Tuvo su salto al fútbol profesional con Expreso Rojo de la Primera B, cuando era dirigido por Flabio Torres. En un partido frente a Once Caldas en 2008 por la Copa Colombia se dio su estreno.

Posteriormente pasó por Pasto, Envigado, Uniautónoma y América de Cali. Pero fue en Patriotas de Boyacá en donde se dio a conocer. Luego de haber tenido una buena campaña con el cuadro boyacense pasó a Millonarios y se ganó la titular con el técnico Rubén Israel. A pesar de que se consolidó en su posición, con la salida del uruguayo y la llegada de Cocca, fue relegado al banquillo.

El jugador de 28 años asegura que tuvo una excelente actuación con el club embajador, pero admite que ahora debe enfocarse en tener un buen desempeño en Santa Fe. Por eso, va a entrenar todos los días con el objetivo de poder corregir sus errores y fortalecer sus virtudes. El poco tiempo que le queda libre se lo dedica a su familia, ya que para él esta es una profesión que demanda mucho sacrificio.

¿Qué representa para usted llegar a Santa Fe?

Es una alegría muy grande por lo que es como institución, además de lo que consiguió durante el segundo semestre: quedaron campeones. Santa Fe en el tema de defensa es muy bueno, fue al equipo que menos goles le hicieron. Por tal razón creo que la exigencia va a ser mucho mayor y voy con el objetivo de tratar de superar ese número. Quiero llegar y encajar en la dinámica del profe Gustavo Costas. Además, si Dios quiere, vamos a jugar torneos internacionales. Va a haber más vitrina y, sobre todo, más minutos para poder jugar. El año que hice con Millonarios fue bueno, pero quiero con Santa Fe hacer uno mejor.

¿Cómo se dio su contratación?

Un empresario me estuvo hablando sobre el interés del equipo por mí. Hace un año, antes de llegar a Millonarios, me había sentado a hablar con el presidente César Pastrana, pero ya había aceptado. Ahora las cosas se dieron con Santa Fe.

¿Por qué Millonarios y no Santa Fe?

Antes de que llegara la oferta de Santa Fe ya tenía diálogo con Millonarios. Creo que la palabra tiene mucho poder y por eso acepté pasar a Millonarios. En el momento en que me llevaron a hablar con el presidente César Pastrana ya estaba a punto de firmar contrato. Lo bueno es que siempre existió el interés por parte de Independiente Santa Fe. Apenas salí de Millonarios, nos pusimos en contacto y se dio la negociación.

¿Cuáles son sus expectativas?

Quiero mejorar el año con Santa Fe, va a ser difícil porque acaban de ser campeones. Sin embargo, eso es una motivación y significa que el siguiente paso es un título internacional. Creo que se puede lograr, porque el equipo viene con los mismos jugadores y con una idea clara de juego. Debo encajar en la plantilla y mostrar mis condiciones y así poder ganarme un espacio en la titular.

¿Cree que van a ser incómodos los clásicos capitalinos?

Creo que no. Siento un profundo aprecio por la hinchada de Millonarios, por su apoyo y respaldo, además siempre me mostró un gran cariño. Opino que hice un buen trabajo allá. Pero pienso que la obligación de los futbolistas es defender los colores de donde te están dando el trabajo. El día que toque jugar un clásico debo darlo todo por Santa Fe, esperemos que el equipo pueda ganar esos partidos tan importantes.

¿Qué opinión tiene sobre Gustavo Costas?

Es un técnico ganador, ya lleva cuatro títulos con Santa Fe. Creo que la mentalidad que imprimen los estrategas internacionales sobre los jugadores es algo importante. Debo tratar de encajar en el grupo y coger rápido la idea de juego que tiene el profe.

¿Cómo fue su balance con Millonarios?

Aunque no se consiguió el objetivo propuesto que era quedar campeón, creo que en lo personal hice un buen trabajo, pues me convertí en el tercer goleador del equipo en este año. Una cifra que para un defensa es muy buena, habla muy bien de mi trabajo. Por eso quiero mejorar los números en Santa Fe y tratar de ratificar el voto de confianza que me dan.

¿En qué aspectos debe mejorar para la temporada de 2017?

Partido tras partido debo tratar de coger experiencia y mejorar los errores que cometo. Tengo que estar muy concentrado los 90 minutos y brindarle atrás la confianza a los compañeros. Ellos en este torneo hicieron una buena campaña, por eso siento que va a ser un poco difícil ganar un cupo, pero considero que con las condiciones que tengo puedo llegar a convencer al profe de que puedo aportar y estar en la titular.

¿Le gustaría llegar a la selección de Colombia?

Claro, ese es el sueño de todo jugador. Para eso se trabaja cada día, con la mentalidad de obtener un cupo. Por eso trato de cumplir un muy buen papel en cada equipo por el que paso. Espero que ahora con Santa Fe, como disputaremos torneos internacionales, sea más visible y pueda tener un puesto en la selección.

¿Qué jugador es su referente?

Siempre he seguido a Sergio Ramos. Es un jugador que se destaca por ser el líder en el Real Madrid, además de ser potente, rápido y tiene gol. Algo muy difícil de conseguir en los defensas.

¿Cuál es la mayor alegría que le ha dado el fútbol?

Alegría y tristeza a la vez. Fue con Millonarios, la vez que pudimos remontar a Júnior un marcador global de 0-3. En la vuelta, en Bogotá, íbamos perdiendo 1-0 y logramos hacer cuatro goles en menos de 20 minutos. Creo que fue una alegría inmensa, pasar de estar eliminados, a la ilusión de poder conseguir un pase a la semifinal. Al final nos quedamos afuera en la definición por penaltis, pero será un partido que nunca olvidaré.