Farid Mondragón: "Tenemos una generación muy completa"

A sus 41 años sueña con ir al Mundial de Brasil y quedar campeón con el Deportivo Cali, que este domingo visita a Santa Fe (5:30 p.m., RCN).

Farid Mondragón (centro) junto a sus compañeros de la selección de Colombia Mario Yepes, Camilo Zúñiga, Dorlan Pabón y Radamel Falcao García.
Farid Mondragón (centro) junto a sus compañeros de la selección de Colombia Mario Yepes, Camilo Zúñiga, Dorlan Pabón y Radamel Falcao García.EFE

Cuando tenía 11 años, y jugaba un partido con sus amigos del Colegio Británico de Cali, le tocó ser el arquero de uno de los equipos, aunque era una posición desconocida para él, porque normalmente lo hacía como delantero. Ese día disfrutó del juego como nunca antes y encontró su pasión. Desde ese momento lo que más le importó no fue contar con unos buenos guayos, sino tener los mejores guantes. “Los primeros que tuve fueron unos Adidas, referencia Amadeo Carrizo. No creía en nadie, porque no llegaban a Colombia. Mi papá les encargaba a sus amigos que me trajeran artículos y siempre me mantuve bien uniformado. Eso sí, me tocaba tapar bien, porque si no, me iban a decir que era un arquero pura-pinta”, comenta Farid Mondragón.

De ahí hasta el 15 de julio de 1990 pasó mucha agua por debajo del puente, sin embargo, en ese año, más exactamente en un partido en el estadio El Campín de Bogotá frente a Independiente Santa Fe, nació futbolísticamente uno de los arqueros más destacados que ha dado el fútbol colombiano a lo largo de su historia. “En esa época no era fácil debutar, como actualmente lo hacen algunos con 15 o 16 años. Aunque a mí me tocó a los 19 y cuando estaba en décimo. Fue un lujo”, menciona Mondragón, quien actuó en equipos de Argentina, Paraguay, España, Alemania, Turquía y Estados Unidos, además de ser titular de la tricolor en el Mundial de Francia en 1998.

Con la experiencia de pocos, el vallecaucano de 41 años habló con El Espectador sobre el juego de esta tarde frente a Santa Fe, la actualidad del Deportivo Cali y su aporte a la selección de Colombia, la cual convocará esta semana para los juegos frente a Bolivia y Venezuela.

¿Cómo ha sido compartir con Leonel Álvarez en el Cali?
Algo especial, ha sido muy positivo compartir con él en esta faceta, es mi jefe, mi técnico, una persona con energía, vitalidad y que no se ahorra un segundo en trabajo.

¿Alguna anécdota con él en la selección de Colombia?
Nada en especial, compartí muchas habitaciones con él, recuerdo que era muy cercano a los jugadores más jóvenes y siempre nos decía que teníamos que ser berracos y guerreros.

¿Cómo es él como técnico?
No descuida ningún detalle, es muy habilidoso para manejar el grupo, es cercano a todos y eso es clave.

Y esa relación capitán-técnico, ¿cómo la manejan?
Es normal, con respeto. Cuando él necesita mi opinión, se la doy, si no, no. Hay amistad laboral y profesional, pero hay que saberla llevar y diferenciar.

¿Cómo es su relación con María Clara Naranjo (directiva del Cali)?
Con ella es especial, ha sido parte fundamental de mi carrera, fue la que fundó la escuela Carlos Sarmiento Lora, en la que me formé. Ella es mi amiga personal, una persona que quiero mucho, como a una hermana.

¿Por qué le está costando arrancar a este Deportivo Cali?
Comenzamos ganando los dos primeros partidos. Simplemente no hemos podido volver al triunfo, pero me parece que esto apenas comienza y las cosas se corregirán.

¿Preocupa la falta de gol?
No. Mientras uno genere opciones, como lo estamos haciendo, no hay por qué preocuparse, ya se destaparán los delanteros. Lo preocupante sería no tener opciones.

¿Luis Ferney Ríos podría ser la solución?
Confío en todos los delanteros con los que contamos. Luis Ferney es un gran talento que tenemos, sin dudas será el futuro goleador del Deportivo Cali.

¿Y Édixon Perea?
Él no me preocupa, es un jugador de talla internacional, que cuando se destape no va a parar de anotar.

¿Cómo es esa convivencia con jugadores tan jóvenes?, ¿a muchos los ve como sus hijos?
Es una relación normal, de respeto, tolerancia, en la que hay reciprocidad y atención. Cuando uno necesita de ellos, siempre están ahí. Este es un grupo maravilloso que ha ayudado mucho y me deja muy fácil la tarea de capitán.

¿Especial, por ejemplo, compartir con Juan David Cabezas, a quien siempre usted ha apoyado?
Sí, con él y con Cristian Lazo, es una alegría porque se han formado en mi escuela. También ha sido especial poder enfrentar a jugadores como John Fredy Pajoy y Jonathan Copete, quienes igualmente se formaron ahí.

¿Es especial para usted jugar en El Campín, estadio en el que debutó con el Deportivo Cali?
Además de eso, es especial porque Santa Fe es una institución que quiero mucho, me trataron muy bien ahí en los años que estuve y siempre los llevaré en el corazón.

¿Qué recuerda de ese día del debut?
Obviamente era importante, no sólo por debutar con el equipo del que soy hincha, sino porque fue frente a uno grande como Santa Fe.

¿Qué queda de ese Farid de 19 años?
Las mismas ganas y pasión por el fútbol. El mismo amor por el Deportivo Cali y la misma emoción de jugar. Pese a mi edad, conservo alma de aficionado y por eso todavía estoy activo.

¿Cuáles son las principales virtudes de este Santa Fe?
Tienen un técnico joven con muy buen ojo y visión, lo han dejado trabajar y tiene cuatro o cinco jugadores de primer nivel que hacen de Santa Fe uno de los mejores.

¿Cree que es un equipo totalmente dependiente de Ómar Pérez?
Todos los jugadores referentes siempre son fundamentales, eso se ha demostrado. A cualquier equipo le haría falta un jugador como Ómar Pérez.

¿Qué opina de la recuperación de Wílder Medina?
Es un futbolista extraordinario, pero no puedo hablar de un tema que no conozco, si está o no recuperado sólo él lo sabrá. Si así lo es, me alegro principalmente por el ser humano.

Usted tuvo la oportunidad de actuar en esa generación dorada de la selección. Ésta podría llegar a superar lo que lograron en ese tiempo?
Sólo el tiempo lo dirá. Ésta tiene una ventaja y es que todos juegan en Europa, han ganado títulos y eso en el momento de nuestra generación no lo teníamos. Ya veremos, pero todo indica que sí se superará lo hecho anteriormente.

¿Por qué confió tanto Pékerman en usted?
No sé. Esa pregunta hay que hacérsela a él, yo he venido a ser yo, a apoyar y dar energía para que esta selección le dé satisfacciones al pueblo colombiano.

¿Cómo es Pékerman?
Es una persona pausada, tranquila, trabajadora, que está con su cuerpo técnico muy pendiente de todos los jugadores. Tiene mucha experiencia y eso ha sido fundamental para sacar lo mejor de cada uno de los jugadores de esta generación.

¿Cómo es el ambiente en una concentración de esta selección?
Normal, todo el mundo es alegre en el momento que hay que hacerlo. Hay química y buenas relaciones, lo que la convierte en un grupo especial. Esa amistad es fundamental.

¿Qué es lo que más les repite usted a los jugadores jóvenes de la selección?
Les digo dos cosas: que aprovechen el momento en el que están porque hay casos de jugadores que estuvieron en selección, se descuidaron y terminaron saliendo, y también les recalco mucho la oportunidad que tienen de hacer historia. Viene lo más difícil, que es la fase final, pero que estén bien preparados en sus clubes.

¿Quién es su amigo más cercano del grupo?
Mario Yepes es mi gran amigo, pero con David Ospina, Camilo Zúñiga y Dorlan Pabon me hablo mucho.

¿El ambiente que se vive por estos días es similar al que se vivía en los tiempos pasados?
Barranquilla es una plaza extraordinaria, me atrevería a decir que en ninguna parte se vive un ambiente como el del Metropolitano, quizá por toda la magia y la mística que se ha creado. Esta selección ilusiona y el ambiente es similar al de esos años.

¿Ve en David Ospina el arquero titular para un hipotético Mundial de Brasil 2014?
Él es un arquero que viene demostrando hace muchos años lo grande que es, está pasando por un buen momento y pienso que seguramente lo logrará mantener para llegar al Mundial.

¿Cree que en esta fecha doble se podría definir el paso a Brasil?
No. Creo que es una eliminatoria sumamente dura, nosotros tenemos que pensar en nosotros y no nos podemos poner a hacer cuentas. Tenemos que ir partido tras partido, hasta el final.

En la zona ofensiva, además de tener a Falcao, Jackson anda enchufado, igual que Carlos Bacca y Luis Fernando Muriel. ¿Eso tranquiliza?
Esta es una generación muy completa en todas las líneas, no sólo contamos con grandes jugadores en la zona ofensiva.

Ya cuando su carrera está terminando, ¿qué sueños le faltan por cumplir?
Sueño con poder ser campeón con el Deportivo Cali y clasificar al Mundial de Brasil.

¿Lo ideal sería retirarse después del Mundial?
Eso sería cerrar mi carrera con broche de oro.

¿Y después?
Ya llegará su momento, he dicho que me gustaría ser comentarista deportivo, ya lo he hecho y me gusta.