Faryd Mondragón, por la puerta grande

Le dirá adiós al fútbol activo en Brasil 2014, pero antes podría convertirse en el futbolista más veterano en jugar un Mundial.

En 1990 Faryd Camilo debutó como profesional en el Cali. /Archivo

En el pasado reciente, solamente un futbolista se dio el lujo de poner fin a su carrera en un Mundial. Fue Zinedine Zidane, que jugó su último partido el 9 de julio de 2006, precisamente la final de la cita de Alemania.

Pero en Brasil habrá otro que dirá adiós y que pretende, además, convertirse en el jugador más veterano en actuar en el evento deportivo más importante del planeta.

Se trata del arquero colombiano Faryd Camilo Mondragón Alí, quien anunció que se retirará apenas termine la participación de la selección de José Pékerman en territorio brasileño.

En caso de que el cuidapalos caleño, nacido el 21 de junio de 1971, juegue al menos un minuto frente a Grecia, Costa de Marfil, Japón o algún otro rival al que enfrente Colombia, superará al legendario delantero camerunés Roger Milla, quien jugó su último partido mundialista contra Rusia, en Estados Unidos 1994, cuando tenía 42 años, un mes y ocho días.

“Jugar sería maravilloso, pero ya cumplí el sueño, que era volver a llevar a Colombia a un Mundial. Cuando quedamos eliminados en Francia, nunca pensé que pasaría tanto tiempo para lograrlo”, admite el arquero, quien debutó como profesional en 1990, jugando para el Deportivo Cali, y ha pasado por 11 clubes en 24 años de carrera.

Mondragón, formado en las divisiones menores del club verdiblanco y bachiller del colegio Colombo Británico de la capital del Valle, defendió los colores de Sporting y Santa Fe en Colombia, Cerro Porteño en Paraguay, Argentinos Juniors e Independiente en Argentina, Real Zaragoza en España, Metz en Francia, Galatasaray en Turquía, Colonia en Alemania y Philadelphia Union en Estados Unidos.

Con la selección participó en dos Mundiales (1994 y 1998), además de los Juegos Olímpicos de Barcelona y tres Copas América. Llevaba cinco años sin ser convocado cuando estuvo en un amistoso contra Estados Unidos, en octubre de 2010.

Pero su regreso definitivo a la tricolor fue en septiembre de 2012, para los juegos de eliminatorias contra Uruguay y Chile.

“Ya había vuelto al Cali y un día Eduardo Niño (preparador de arqueros del club y del combinado patrio) me dijo que Pékerman quería hablar conmigo. El profe me llamó y me invitó a una convocatoria que hubo en Madrid, en la que no tuvimos partido. Me dejó en claro que estaba muy contento con el titular, David Ospina, pero que también necesitaba a alguien de experiencia”.

De ahí en adelante, Mondragón ha sido un apoyo para el entrenador, un guía para sus compañeros y una pieza clave para la clasificación.

Este domingo, el Deportivo Cali lo homenajeó en el partido frente a Equidad, con el que cerró su participación en la Liga Postobón este semestre.

Ahora, con todos sus sueños cumplidos, Faryd quiere irse del fútbol activo por la puerta grande, como sólo Zidane lo ha hecho.