Fedefútbol oficializó la destitución de Eduardo Lara

El técnico de las selecciones juveniles de Colombia sale del cargo tras dirigir por última vez en el Mundial Sub-20.

El técnico colombiano Eduardo Lara fue desvinculado  de sus funciones como entrenador de las divisiones inferiores de las selecciones nacionales, después de un mes y medio de terminado el Mundial Sub'20 de Fútbol, en el que el equipo quedó eliminado en los cuartos de final.

La decisión fue tomada por el Comité ejecutivo de la Federación Colombiana de fútbol, tras reunirse el martes en Bogotá, y luego de analizar la campaña del estratega colombiano desde el año 2005 cuando tomó las riendas de los combinados juveniles.

En el Mundial Sub'20 que se disputó este año y en el que Colombia fue el anfitrión, Lara y su equipo logró llevarse el primer puesto del grupo tras vencer a Francia, Mali y Corea, mientras que en octavos de final venció a Costa Rica.

Sin embargo su camino llegó hasta cuartos de final en donde México se impuso con un contundente 3-1.

La eliminación llevó a Lara a echarse toda la responsabilidad, dejando su cargo en manos de los directivos de la Federación, que decidieron no seguir contando con los servicios del técnico colombiano.

Con Lara salieron también su asistente José Hélmer Silva, el preparador físico Rodrigo Larrahondo; el preparador de porteros José María Pazo; el kinesiólogo Luis Sinisterra, y el médico Alexánder Niño.

Eduardo Lara había conseguido con Colombia el título sudamericano Sub-20 en el 2005, además de haber ganado la medalla de oro con la selección Sub-17 en los Juegos Bolivarianos del mismo año.

Tiene en su haber también la medalla de oro de los Juegos Centroamericanos y del Caribe con la selección Sub-20 en el 2006 y el título del Torneo Esperanzas de Toulon Sub-20 a mediados del presente año.

En el 2008 asumió de forma interina el cargo de entrenador de la selección absoluta en reemplazo de Jorge Luis Pinto, y luego de una aceptable actuación frente a Paraguay y Brasil, fue ratificado como técnico en propiedad, hasta la eliminación del equipo en las eliminatorias para el Mundial de 2010.