Felipe Gaitán: El título no estaba en las expectativas

El bogotano admite que este semestre la meta era fortalecer el equipo pensando en el futuro, pero que con el paso del tiempo el sueño se consolidó.

Felipe Gaitán celebra, con copa en mano, el título 14 de Millonarios. / Óscar Pérez
Felipe Gaitán celebra, con copa en mano, el título 14 de Millonarios. / Óscar Pérez

Y ahí, en medio de los abrazos y festejos de los jugadores de Millonarios, tras la angustiosa conquista de la estrella 14 en la definición por penaltis contra el Medellín, estaba —de saco y corbata— el presidente del equipo albiazul, Felipe Gaitán, tan feliz y emocionado como un hincha más.

Y es que este economista bogotano de 46 años, egresado de la Universidad de los Andes, con estudios de Alta Gerencia en la misma universidad y en la reconocida escuela de negocios de Kellogg en Chicago, Estados Unidos, tiene por qué sacar pecho. En el mismo año en el que fue contratado como presidente de la institución no sólo puede jactarse al decir que entrega un balance positivo en lo financiero, sino que en lo deportivo, y tras 24 años de fracasos, se lleva el campeonato.

¿Sí durmió en la noche del domingo?

Pues la verdad muy poco, porque la celebración fue muy grande. Salimos de El Campín hasta el parque Simón Bolívar, en un recorrido que duró como dos horas. Luego, el grupo de jugadores, cuerpo técnico, directivos y familiares nos fuimos a celebrar a Gaira, al ritmo de ChocQuibTown (ellos son amigos de Wason Rentería). La fiesta se extendió hasta las 4 de la mañana.

En una oportunidad usted le dijo a este diario que la meta de este semestre era empezar a solidificar un proyecto pensando en el futuro, ¿entonces el título llegó antes de tiempo?

La verdad, el sentir era que íbamos a trabajar para fortalecer el proceso que se inició con la creación de Azul y Blanco, que ha sido un proceso transparente y muy bien hecho. Pero esperar tanto como un título, digamos que no estaba dentro de las expectativas. Sin embargo, cuando empezamos a ver la campaña que estaba haciendo el profesor Hernán con todos los jugadores, pues en realidad sí empezamos a soñar. Haber llegado a una semifinal en la Sudamericana y ganar la Liga, creo que es un premio y un logro significativo para Millonarios.

Y si el título aún no estaba en el presupuesto, ¿entonces cuál cree que fue la clave del éxito?

Yo siento que se traía una buena base con el equipo y creo que haber contratado un técnico como Hernán Torres fue absolutamente fundamental en este proceso. También considero que los refuerzos que trajimos le aportaron muchísimo al equipo. Con todo el trabajo y disciplina se redondeó un proceso bien bonito e interesante. Creo que también llega un momento en el que se alían los astros y uno se pone a pensar en esos momentos que fueron definitivos para el campeonato: haber metido un gol contra el Tolima, en el último minuto; el dramático empate con el Júnior en Bogotá; y el domingo cerrando con penaltis, en una instancia en la que cualquier cosa podía pasar, es un premio al trabajo que hicimos en el semestre.

Y, sin duda, también hace parte del éxito que el club pasa por un buen momento financiero.

Sí, en realidad este año desde el punto de vista financiero es muy positivo. Este semestre empezamos con la campaña de abonados, tuvimos cerca de 7 mil, y ya en las finales sacamos un segundo abono para los partidos de la Sudamericana y de Liga, y eso nos permitió llegar a 17 mil abonados, con lo cual pudimos hacer unas excelentes taquillas. Por otro lado, está todo lo que son los otros ingresos de merchandising y la apertura de las tiendas, que han sido un éxito. Eso empieza a fortalecer y ayudarnos en la parte financiera.

¿Es consciente de que su nombre ya quedó marcado en la historia de Millonarios?

Pues uno como que nunca termina de dimensionar esto. Ayer, por ejemplo, leía algunas estadísticas que decían que en los últimos 24 años han pasado 30 técnicos y yo le dije a Hernán Torres: “De 30 técnicos, ahora usted lo sacó campeón”. Y también vi que pasaron nueve presidentes y bueno, me tocó a mí y es un honor y una suerte.

¿Cree que este título le hizo olvidar al hincha sus declaraciones (luego retractadas) de devolver dos estrellas?

Pues sí, yo lo dije. A mí me contrataron fue para ganar la estrella 14, y aquí ya la tenemos en las manos.

¿Qué va a pasar con el equipo en cuanto a nómina para la temporada 2013?

Hay algunas cosas que se han venido adelantando, pero falta concretar otras y yo creo que ya en los próximos días estaremos dando a conocer los cambios. Todavía no hay concretas ni salidas ni llegadas de jugadores. Por ejemplo, en el caso de Román Torres, no está definido que se vaya; nosotros queremos hacer un esfuerzo para que él se quede en Millos. Todo eso lo tengo que definir con el técnico Torres, porque él quería ver al equipo hasta el último partido antes de tomar decisiones y obviamente está pendiente esa conversación. Sin embargo, algo que se había adelantado era la necesidad de traer un arquero en la medida en que Nelson Ramos sigue en su recuperación, y también habíamos hablado de traer a un goleador.

Presidente, confiese, ¿lloró con el título?

(Risas). No, le cuento que sí estuve muy emocionado, pero la verdad —no sé por qué razón—, estuve más emotivo en otros encuentros, como lo fue el caso de Gremio, por ejemplo.