Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 14 horas

Franco Armani, camino a convertirse en leyenda

El arquero argentino, nueve veces campeón con Nacional, siempre aparece en los momentos claves. Quiere Liga y Libertadores.

El arquero argentino Franco Armani atajó tres de los siete penaltis que le cobraron los jugadores de Águilas el sábado pasado.
El arquero argentino Franco Armani atajó tres de los siete penaltis que le cobraron los jugadores de Águilas el sábado pasado.

A punta de trabajo y sacrificio, Franco Armani pasó de ser un suplente de lujo a gran figura del Atlético Nacional, a tal punto que hoy muchos lo consideran el mejor arquero en la historia del club verdolaga. Y aunque eso se pueda discutir, de lo que no hay duda es de que es el cuidapalos más ganador del club verdolaga, pues ha conseguido nueve títulos y va rumbo a conquistar dos más: el de la Liga Águila y el de la Copa Libertadores de América.

Con su actuación en los dos partidos con Rosario Central, de Argentina, en cuartos de final, Armani fue determinante en la clasificación de Nacional a la semifinal del torneo continental, en la que enfrentarán en julio a São Paulo de Brasil, y el sábado detuvo tres penaltis en la dramática definición contra Rionegro Águilas, que les permitió a los verdes paisas avanzar a una nueva semifinal, la número 21 desde que se realizan campeonatos de seis meses.

“Ese es mi trabajo: responder cuando me exigen, ayudar al equipo a conseguir objetivos. Está claro que hago mi parte, pero es el equipo el que reúne méritos para avanzar. Sufrimos más de lo que esperábamos, pero lo importante es que seguimos en carrera por el título”, admitió el arquero, que juega con el número 34, al final del juego con Águilas en el Atanasio Girardot.

Armani llegó a Nacional en el segundo semestre de 2010 y durante sus primeras tres temporadas en Medellín fue muy criticado. No jugó mucho porque el titular era su compatriota Gastón Pezzuti, por lo que no se justificaba que el club tuviera un extranjero como suplente.

Tras la salida de Pezzuti, en 2013, recibió la oportunidad de alternar con Luis Enrique Neco Martínez, en las famosas rotaciones del técnico Juan Carlos Osorio, aunque fue el argentino el que atajó los partidos más importantes.

Desde entonces su nombre ha brillado en los momentos cumbres del club. De hecho, es el dueño del récord de imbatibilidad en la primera división colombiana, con 1.046 minutos sin recibir gol.

“Aquí he hecho una gran carrera y he sido muy feliz. Me han tratado de manera increíble y me han ayudado a crecer profesional y personalmente. Soy un agradecido con Nacional, con Medellín y con Colombia”, asegura Armani, quien ha recibido ofertas de varios de los mejores equipos de su país, entre ellos River Plate.

Va por los dos títulos

“Ahora estoy enfocado en la Liga Águila, quiero ganarla. También sueño con levantar la Copa Libertadores con Nacional”, dice, tras admitir que “tengo la espinita de la Copa Sudamericana que perdimos en 2014. Quiero un título continental y siento que ahora podemos lograrlo, tenemos con qué”.

Armani, nacido el 16 de octubre de 1986 en la provincia de Santa Fe (Argentina), ha jugado 172 partidos con Nacional. Debutó en 2007 con el club Ferro Carril Oeste y entre 2008 y 2010 estuvo en Deportivo Merlo.

Con apenas 23 años se vino para Colombia y no imaginó que tendría un paso tan exitoso por nuestro país. “Tuve la suerte de llegar a un club muy organizado, con una tremenda estructura y la mejor hinchada del país. Trabajar acá es un placer, un privilegio”, aseguró en diciembre pasado, luego de ser el héroe de la decimoquinta estrella verdolaga, esa que convirtió a Nacional en el más ganador de la historia del fútbol profesional colombiano.