"Hicimos historia"

El técnico de la Selección Femenina de fútbol de salón, Mario González, está orgulloso con el título obtenido.

La selección colombiana de fútbol de salón celebra el título. / Oficina de prensa

Colombia certificó, sin duda, que era el mejor equipo del certamen: derrotó 3-2 a Venezuela en la final y se consagró campeón del II Mundial Femenino de Fútbol de Salón, que se disputó en Barrancabermeja. Con este título, el microfútbol hace su valiosa contribución al deporte colombiano, que en 2013 ha logrado significativos éxitos internacionales en varias otras disciplinas.

“Estamos orgullosos de haber podido cumplirle a todo el público que nos acompañó día a día, a todo un país, a la Federación que creyó en este trabajo serio, y gracias a este resultado estamos haciendo historia”, expresó el director técnico del combinado nacional, Mario González.

Aunque el desenlace resultó dramático, porque las venezolanas se acercaron en el marcador, este campeonato no podía tener un final diferente para un equipo como el colombiano, que a lo largo del torneo dictó cátedra de buen fútbol de salón sin perder un solo partido.

“Esta victoria nos deja una satisfacción muy grande, enfrentamos a un digno rival, con grandes jugadoras, pero nosotros siempre confiamos en nuestro potencial. La clave estuvo en la paciencia que mostramos, en la tranquilidad y la experiencia de estas chicas. Sabíamos que teníamos con qué y así lo demostramos”, concluyó el estratega colombiano.

Colombia registró seis victorias en igual número de presentaciones, 46 goles convertidos y únicamente 2 en contra. Además, Paula Botero, con 15 tantos, se consagró como la máxima artillera del torneo.

“Es un sentimiento indescriptible, hace muy poco quedé campeona con mi club, pero esto es una sensación mucho más grande. Quién sabe cuánta gente está en su casa feliz por lo que nosotros logramos. Es un orgullo para todas nosotras”, sentenció la delantera colombiana.

Y añadió que “los partidos son para jugadoras grandes, acá más que jugar bonito era ganar, para conseguir el objetivo. Fue un partido muy complicado, empezaron ganando, nunca nos habían anotado un gol, pero con mucho trabajo y tranquilidad pudimos darle vuelta al resultado”.

También el galardón es más que un justo premio para la ciudad de Barrancabermeja, que no sólo organizó un mundial, sin tacha alguna, sino que el público se entregó ciento por ciento a una causa común: empujar a la selección de Colombia a la conquista del título. No se puede dejar pasar por alto que el fútbol de salón colombiano, con el galardón de las mujeres, logra una moñona sin antecedentes en los deportes de conjunto en el país: tener a la vez a los campeones del mundo tanto masculino como femenino.

Luego del triunfo, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, escribió a través de su cuenta de Twitter: “Felicitaciones a la selección femenina de fútbol de salón, campeonas invictas de Mundial en Barrancabermeja”.