La hinchada santafereña sueña con la séptima estrella