Ibarbo: Pékerman no deja nada al azar

En noviembre, el volante fue convocado por primera vez al equipo de mayores y ahora es uno de los hombres de confianza de José Pékerman.

Víctor Ibarbo fue el hombre clave en la victoria de Colombia frente a Grecia. / AFP

Muy poco tiempo necesitó Víctor Ibarbo para ganarse un puesto en la selección colombiana de fútbol. José Pékerman llevaba varios meses siguiéndolo, pero apenas en noviembre de 2013 se atrevió a convocarlo. Fue para los amistosos ante Bélgica y Holanda, en los que el atacante tumaqueño del Cagliari de Italia, de 24 años de edad, fue la sensación por su velocidad, potencia y despliegue físico.

Apareció entonces como una alternativa diferente en la parte de arriba, pues Falcao, Jackson Martínez, Teófilo Gutiérrez, Carlos Bacca y Luis Fernando Muriel son todos delanteros del mismo corte. Además, Ibarbo puede actuar como volante carrilero por cualquiera de las dos bandas.

Fue así precisamente como lo utilizó el técnico de la tricolor en el partido ante Grecia. Ibarbo conformó una línea de tres volantes ofensivos con Juan Guillermo Cuadrado y James Rodríguez, con quien alternaba posición. En la segunda parte cumplió una función diferente. Al comienzo acompañó más a Teo y después se metió más atrás para reforzar la contención.

Luego de esa brillante presentación individual y colectiva, Ibarbo habló con El Espectador y admitió que el técnico Pékerman es, en muy buena medida, el gran responsable de los buenos resultados del equipo.

¿Qué evaluación hicieron del partido?

Se nos dio como lo esperábamos. Habíamos analizado bien a Grecia y teníamos claro cómo atacarlos y hacerles daño. Además tenemos un excelente equipo que sabe trabajar los partidos con seriedad y jerarquía.

Jugó por las bandas, el centro, delantero y volante. ¿Dónde se siente mejor?

Dependiendo de la necesidad del equipo me puedo acomodar en muchas partes. Eso lo tiene claro el profe, así que no me importa, siempre y cuando pueda ayudar.

Se nota que confía mucho en Pékerman y él en usted.

Él es una persona que no deja nada al azar, piensa en absolutamente todo. Es como un jugador más para nuestro equipo. Trabaja y analiza todos los aspectos. El juego ante Grecia fue una demostración de eso.

¿Qué cree que lo hace diferente en el plantel?

Que siempre le puedo dar un aire al equipo, una manito para marcar o atacar. Le doy profundidad cuando se necesita, pero si toca, también puedo darle manejo de balón. La verdad es que me siento muy cómodo en este equipo.

¿Salió golpeado?

Me dieron una patada muy fuerte, pero estoy bien, ya recuperado.

¿Y qué han hablado de Costa de Marfil?

Posiblemente será un partido más físico. Todavía no hemos entrado en los detalles del planteamiento, pero vamos a ver qué información nos da el profe.

¿Qué opinión le merece la afición colombiana que los ha acompañado aquí en Brasil?

Pues fue muy emocionante cuando la gente siguió cantando el himno, me puse a llorar, fue un momento único.

Hace ocho meses ni siquiera había sido convocado a una selección mayor y ahora está jugando su primer Mundial.

Todavía no me creo que estoy en la selección. Antes de dormir me quedo pensando en si es verdad que me encuentro acá en Brasil. Gracias a Dios este sueño se hizo realidad.