Juan David Valencia: de campeón a campeón

El antioqueño llegó a Santa Fe con la ilusión de conseguir títulos como lo hizo en Nacional, club con el que conquistó siete coronas en cuatro años.

Juan David Valencia ha sido campeón con Medellín, Júnior y Nacional. / Andrés Torres

Juan David Valencia está acostumbrado a ganar en Colombia. Fue campeón en tres de los cuatro equipos en los que ha actuado en el país y llega al quinto, Independiente Santa Fe, para seguir por el mismo camino: el de los títulos.

Primero lo hizo en Medellín, club con el que dio la vuelta olímpica en el finalización de 2009, bajo la dirección técnica de Leonel Álvarez. Dos años después conquistó la séptima estrella con Júnior de Barranquilla, y su destacada actuación en el conjunto tiburón le permitió hacer parte de la Selección Colombia en la Copa América de 2011 e impulsó su llegada a Atlético Nacional en 2012.

En el club verdolaga sumó siete títulos en cuatro temporadas, una cifra gestada en la exitosa era de Juan Carlos Osorio. Sin embargo, el sistema de juego del actual entrenador de la selección mexicana y su famosa rotación, fueron relegándolo al banco de suplentes, situación que no cambió con la llegada de Reinaldo Rueda. Fue por eso que el jugador antioqueño, de 30 años, decidió cambiar de rumbo y fichar con el actual campeón de la Copa Sudamericana, con el que espera tener mayor continuidad.

El conjunto bogotano, que no contará con Valencia en la primera fecha de la Liga Águila 2016-I, visita este sábado a Boyacá Chicó en Tunja. Antes de este encuentro y del debut en la Copa Libertadores el próximo jueves, el lateral izquierdo habló con El Espectador de su salida de Nacional, la adaptación en Bogotá y las nuevas metas que tiene en su carrera.

¿Fue muy difícil dejar Nacional después de tantos títulos?

Estoy muy contento porque pasar de un equipo acostumbrado a pelear títulos y participar en copas internacionales, para llegar a otro que acaba de ser campeón de Copa Sudamericana, es un gran privilegio.

¿Se cansó del equipo verdolaga?

No, pero siento que necesitaba un cambio, eso siempre hace bien. Llegar a un equipo campeón, que tiene tantos torneos por delante, me motiva también.

¿Cómo lo recibió el plantel de Gerardo Pelusso?

Muy bien. Este es un gran grupo. Todos se tratan como una familia, por eso fue muy fácil la adaptación. Lo más complicado para mí fue el tema de la altura, porque venía de entrenar en Guarne y los cambios son notorios.

¿Qué balance hace de la pretemporada?

Fue muy buena a nivel grupal y en lo personal creo que los entrenamientos me ayudaron a adaptarme a la altura. La pretemporada es para ponernos a punto en la parte física y emotiva, y yo cada vez me siento mejor.

¿Qué le puede aportar al equipo cardenal?

Vengo a aportar todo mi fútbol y experiencia a este gran equipo que lleva muchos años siendo favorito. Aquí tengo que venir a pelear un puesto, así que daré todo para poder demostrar mis condiciones en la cancha.

Balanta y Mosquera… la disputa por el puesto en Santa Fe no es fácil…

Son jugadores que vienen haciendo muy buenas temporadas aquí, pero yo quiero ganarme el puesto y tengo todo el talento para hacerlo. Un plus que tengo es la pelota quieta, así que trabajaré cada día para adaptarme al equipo y poner a disposición del cuerpo técnico todo lo que tengo para dar.

¿En qué posición se siente mejor?

El profe Gerardo inicialmente me tiene como lateral izquierdo, que es el puesto en el que casi siempre me he desempeñado, pero en donde me pongan intentaré estar cómodo y hacer las cosas bien para que el equipo sea protagonista en los torneos locales y en la Copa Libertadores.

¿Cómo ve la llave contra Oriente Petrolero?

Es el partido más importante que tenemos ahora, sin quitarle mérito a la liga local. Hoy tenemos que pensar en Chicó, pero no dejamos de planificar el duelo contra Oriente Petrolero. Tenemos que dar todo para superar esa fase y hacer parte de la Libertadores, ese es nuestro gran sueño.