Juan Guillermo Cuadrado, el jugador que marca diferencia en la selección

El mediocampista colombiano fue una de las figuras en el triunfo del combinado nacional contra Grecia.

AFP

Aunque James Rodríguez fue escogido como la figura en el primer partido de la Selección Colombia, los jugadores griegos se encontraron con regateador que los puso a sufrir, se iba de uno, de otro, amagaba, tocaba y conducía el balón velozmente, siempre con la portería rival en mente.

Para muchos aficionados, el descaro de Juan Guillermo Cuadrado en el Colombia-Grecia fue seguramente todo un descubrimiento. No para la hinchada cafetera o para los seguidores de la liga italiana, donde el 11 de Colombia siempre ha demostrado su gran nivel.

‘La vespa’, como le conocen los tifosi de Fiorentina, fue el dueño de la banda derecha y cuajó un excelente partido, asistencia de tacón incluida en el tercer gol del equipo. Tanto a nivel individual como colectivo, el 3-0 a Grecia fue un partido redondo.

“Considerando que Colombia no había jugado un partido en un Mundial en 16 años, ganar por ese marcador creo que demuestra lo concentrado que estaba el equipo”, afirmó el volante colombiano durante una charla con FIFA. El encuentro, la mayor victoria de Colombia en una Copa Mundial de la FIFA, forma ya parte de la historia del fútbol nacional.

En su debut mundialista, Cuadrado se hizo notar por su calidad futbolística… y por sus dotes para el baile. Aficionado a celebrar los goles con danzas y acrobacias, el volante participó activamente en la coreografía con la que Colombia celebró el tanto de Pablo Armero.

“Habíamos hablado antes del partido y habíamos decidido que si alguien marcaba un gol, lo celebraríamos así. El hecho de que fuese Armero (ndlr: fue su segundo tanto en 54 partidos con la selección) lo hizo aún más emocionante. ¡Fue como si ninguno de nosotros hubiese marcado jamás un gol! Y corrimos hacia el banquillo porque en este equipo somos una familia”, reveló.

El inicio de Colombia no ha hecho sino aumentar las expectativas sobre un combinado que viene de firmar su mejor resultado en las siempre difíciles eliminatorias de CONMEBOL, en las que los cafeteros terminaron segundos, sólo por detrás de Argentina. Pero Cuadrado pide calma. “Obviamente, es muy importante no olvidar que nuestro objetivo es clasificarnos para octavos de final, pero tenemos que concentrarnos en ir partido a partido”, subraya.

Sin confianzas ante los Elefantes

Y su próximo rival en el Grupo C, Costa de Marfil, inspira mucho respeto al combinado que dirige José Pekerman. “Para mí es uno de los equipos más duros del Mundial”, asegura Cuadrado, quien no escatima elogios hacia la generación de oro de los Elefantes. “Tienen mucha experiencia y jugadores de clase mundial como Drogba, Yaya Toure, o Gervinho, por nombrar sólo algunos. Son estrellas, jugadores cruciales en sus equipos, y le dan un salto de calidad a su selección. Sabemos que debemos respetarlos mucho, porque son un gran equipo”.

Las galopadas del volante de la Fiore pueden ser una de las claves para que Colombia consiga un resultado positivo ante los africanos, sobre todo si vuelve a funcionar su conexión con James Rodríguez. “Cuando él juega, todo es más fácil. Es un gran creador de juego. Cada vez que recibe y controla el balón, los demás estamos ahí para ofrecerle distintas opciones. Podemos correr sin balón y él nos da excelentes pases”, explica sobre el 10, otro de los destacados ante Grecia.

Ante los helenos, la afición colombiana abarrotó el Estadio Mineirao hasta tal punto que, por momentos, pareció que el equipo jugaba en Barranquilla y no en Belo Horizonte. “Fue absolutamente genial ver a tanta gente apoyándonos. Nos sentimos como en casa al ver toda la grada de color amarillo”, comenta.

Y parece que este 19 de junio puede verse algo parecido en Brasilia, escenario del Colombia-Costa de Marfil. “Eso nos hace sentirnos orgullosos y muy motivados. Creo que ese apoyo puede convertirse en otra de las fortalezas de este equipo”, afirma Cuadrado, dispuesto a seguir siendo protagonista en el torneo.