Jugador del Quindío que recibió golpe en la cabeza, fuera de peligro

Holmes García recibió el alta por parte de los médicos, luego de permanecer hospitalizado en Cali, tras el fuerte choque con Germán Mera.

Este lunes en la mañana fue dado de alta el jugador Holmes Fernando García, quien estuvo recluido en la clínica Imbanaco de Cali desde la tarde del domingo por un golpe sufrido en la cabeza, durante el juego en el que el Deportes Quindío cayó 1-0 como visitante, ante el Deportivo Cali.

En el minuto 42 del segundo tiempo, en una acción en la que Holmes García se levantó a cabecear un balón  su cabeza fue chocada por el defensor del Deportivo Cali, Germán Mera.

El deportista del registro del Deportes Quindío cayó al piso, quedó inconsciente y convulsionó. De inmediato fue remitido a la mencionada clínica.

El médico Jaime Pinzón dijo sobre el diagnóstico, “el jugador tuvo un trauma craneoencefálico moderado y la evolución fue realmente muy buena”.

Indicó también, “se le practicó un tac y una resonancia y afortunadamente todos los análisis salieron muy bien. Estuvo en valoración hasta las 10:00 a.m. y ya fue dado de alta gracias a Dios. Afortunadamente no hubo más novedades de consideración en nuestro equipo”.

Una hora después de haber dejado la clínica Imbanaco, Holmes García dijo: “sentí algo extraño, como si hubiera estado en otro mundo. Solo recuerdo que el médico Jaime Pinzón me preguntaba mi nombre y si me sentía bien”.

Agregó, “este fue un accidente que pasa en el fútbol, sentí mucho temor por el impacto tan fuerte. Antes que eso pasara, tenía fe que iba a llegar el empate. Fue dramático para mis padres y mis hermanos en Itsmina. Ellos se asustaron por lo sucedido pero todo el tiempo hubo contacto telefónico”.

Consultado si posterior al incidente Germán Mera lo llamó para saber de su salud, dijo, “no y me parece extraño porque somos colegas de profesión, pero eso que lo juzgue Dios, ya él tuvo un incidente con un compañero del Envigado, lo importante es que ya me siento muy bien y con toda las ganas de volver a Cali el fin de semana para enfrentar al América”.

Expresó también, “en la clínica me atendieron muy bien, me hicieron análisis y estuve conectado a unos aparatos. Varias veces en la noche una enfermera me despertó para hacer unos registros. Cuando me paré esta mañana sentí algo de mareo pero era porque no había comido nada desde ayer al medio día. Debido a que por el golpe no era prudente ingerir alimentos”.

Finalmente les envió un mensaje a los aficionados del Deportes Quindío, “que estén tranquilos, muchas gracias por las oraciones y el aliento a la distancia, yo a esta camisa la quiero mucho y mientras pueda la voy a seguir defendiendo con todo”.

El jugador tendrá tres días de reposo pero asegura que este martes se reencontrará con sus compañeros así no pueda hacer trabajos de campo.