Jugadores del Cúcuta Deportivo levantan paro

La alcaldesa de la ciudad y el gobernado de Norte de Santander prometieron a los jugadores pagarles uno de los tres meses que el equipo les debe a los jugadores.

El semestre pasado, los titulares del Deportes Quindío cumplieron su amenaza de no jugar contra Millonarios (en la undécima fecha) porque les adeudaban tres meses de sueldo.

El acto fue heroico; el resultado, catastrófico: el equipo albiazul goleó 5-0 a los jóvenes canteranos cafeteros. Pero quienes pensaron que los dirigentes habían aprendido la lección o que la Ley del Fútbol, aprobada en abril pasado, les serviría de escarmiento, se equivocaron.

Los jugadores del Cúcuta Deportivo se habían negado a actuar en el General Santander ante Santa Fe, por la duodécima fecha de la Liga, pues les deben tres meses de salarios.

Sin embargo, tras una reunión entre jugadores, directivas del equipo y autoridades locales de la ciudad, los futbolistas cedieron y dijeron que sí jugarían ante Santa Fe, pese a que no han entrenado con regularidad durante la semana.

“El grupo decidió jugar su partido, estuvimos hablando con la alcaldesa de la ciudad y el gobernador, quienes nos dieron una voz de aliento y de fuerza para que jugáramos esta noche”, explicó el capitán del Cúcuta Deportivo, Jorge Bolaños, al término del encuentro.

Al parecer, tanto la alcaldesa María Eugenia Riascos, como el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, prometieron a los jugadores ayudarles con el pago de un mes de salario, de los tres que les debe el Cúcuta Deportivo.

Cúcuta Deportivo sabe que la Ley del Fútbol obliga a los clubes a convertirse en corporaciones deportivas o sociedades anónimas, pero además de eso exige los pagos salariales de los futbolistas; si no, los equipos pueden perder la personería jurídica. Así que dadas la situación, si la crisis continúa, el próximo semestre, según la Ley, perdería su derecho a competir.

“La Ley es una avance muy importante, pero hay que ejecutarla. El Cúcuta debería perder el reconocimiento deportivo. Esto no puede seguir así: que un directivo esté lleno de lujos y que los jugadores aguanten hambre. ¿Dónde está toda la plata de patrocinios? Los dirigentes les mienten a los futbolistas”, explicó por su parte Carlos González Puche, director ejecutivo de Acolfutpro.

“Ahora resulta —continúa diciendo González Puche— que Álvaro Torrado (integrante de la junta directiva de Cúcuta) y Ramón Jesurún (presidente de la Dimayor) llaman al presidente de Santa Fe para que aplacen el juego y así tener más tiempo para pagar. Llegó la hora de que construyamos verdaderos clubes. Ahora los perjudicados son los futbolistas”.