Este Júnior ilusiona

Con el técnico Alexis Mendoza y Macnelly Torres como estandartes, el equipo barranquillero aspira a cumplir las expectativas de sus 35.000 abonados.

Atlético Júnior celebró su primera victoria del campeonato contra Once Caldas. Foto: Atlético Júnior

Por hoja de vida y sentido de pertenencia, Alexis Mendoza era el hombre indicado para dirigir al Júnior. También porque el estilo de juego que le gusta es el que se ajusta al paladar del hincha barranquillero.

Aunque fue defensa central, a Mendoza le gusta atacar y jugar bonito. Quiere que su equipo siempre imponga condiciones y que maneje la pelota, eso sí, sin perder el orden atrás.

“Poco a poco vamos dando muestras de lo que pretendemos. En Cúcuta, en la primera fecha, el grupo hizo cosas muy interesantes, sobre todo en el primer tiempo. Contra el Once Caldas, el domingo pasado, sentí que hubo una muy buena conexión entre el equipo y la afición, que es la base para toda gran campaña”, señala el estratega de 53 años de edad, quien está afrontando el reto más importante de su carrera.

Lo es porque por primera vez dirigirá un club en propiedad. Antes había sido la mano derecha de Reynaldo Rueda en las selecciones de Honduras y Ecuador. Incluso en el país centroamericano dirigió el equipo sub-23 en un preolímpico y en los Juegos de Pekín, en 2008.

“Además de toda la experiencia que tuve durante casi 23 años como futbolista, con dos mundiales y varias copas América incluidas, haber estado como asistente en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 me ha enriquecido profesionalmente, por eso creo que era el momento apropiado para dar el paso y poner en práctica todo lo aprendido y demostrar la madurez que he adquirido. Además, porque Júnior lleva varios años sin pelear título y quiero llevarlo a lo más alto, al lugar que se merece”, admite.

Hoy, desde las 6:00 p.m., con transmisión por Win Sports, sus dirigidos enfrentarán al Cortuluá, uno de los recién ascendidos, en el estadio Doce de Octubre.

Será un nuevo examen para Alexis, pero también para sus muchachos, comandados por Macnelly Torres, el armador que volvió a casa después de ocho años y es la gran figura del equipo. “Yo creo que trajimos los jugadores necesarios para hacer un buen papel. Todos esperamos mucho de Macnelly, pero también de Édison Toloza y los demás jugadores, la afición se ha dado cuenta de eso y reaccionó favorablemente con los abonos, que nos pone muy feliz, porque vamos a tener el Metropolitano lleno durante todo el campeonato”, dijo al respecto el entrenador.

Con la misma seguridad con la que salía jugando desde atrás y con la que ganó cuatro títulos, dos con América y dos con el Júnior, Mendoza asegura que no será inferior al reto: “No es fácil dirigir a este club tan grande, con una de las mejores aficiones, tal vez la más exigente, pero tengo los conocimientos y la motivación para sacar adelante la tarea. Necesitamos solamente un poco de tiempo y unión, pero vamos por muy buen camino”.

Y sus jugadores están de acuerdo. El volante Vladimir Hernández, por ejemplo, señala que “estamos muy optimistas para esta campaña. Hemos comenzado bien y creo que este equipo va a dar mucho de qué hablar. Se nota un ambiente muy bueno y muchas ganas de pelear cosas importantes, hay sed de victoria”.

Mendoza, quien jugó 67 partidos con la selección colombiana y pasó además por el Veracruz de México, confiesa que sueña con salir campeón dirigiendo al Júnior: “Hasta ahora mis mayores alegrías en el fútbol han sido los mundiales jugados y el título de 1993 con el Júnior, que fue algo muy dramático (con el gol de Oswaldo MacKenzie en tiempo de descuento), pero sin duda celebrar como entrenador tendría más valor, porque uno es la cabeza de un proyecto, el máximo responsable, el que lleva el peso y la responsabilidad del proyecto”.

Por ahora, Alexis y sus muchachos van por muy buen camino e ilusionan a la hinchada tiburona, convencida de que la ansiada octava estrella está cerca.