¿Cómo hacer para que el mandato anticorrupción no quede en el aire?

hace 19 mins

Júnior-Medellín: Al rojo vivo

Alexis Mendoza y Leonel Álvarez buscan con sus equipos el título de la Liga Águila. Como jugadores fueron compañeros en el América campeón de 1992.

Alexis Mendoza lleva año y medio al frente de Júnior. / Luis Benavides

Para llegar a la final de la Liga Águila, Atlético Júnior eliminó a Millonarios en El Campín y a Nacional en el Atanasio Girardot, dos misiones que pintaban bastante complicadas. Ahora, para completar su hazaña, superar a los tres primeros clasificados de la fase todos contra todos y colgar la octava estrella en su escudo, tendrá que vencer en el doble enfrentamiento al Independiente Medellín, al que recibe esta noche (7:00, por Win Sports) en el estadio Metropolitano de Barranquilla, en el juego de ida. La vuelta será el domingo, desde las 6:00 p.m., en la capital antioqueña.

“Queremos quedar en la historia como campeones”, señaló el juvenil Jarlan Barrera, encargado de cobrar el penalti que le dio a Júnior el tiquete a la final, en una dramática definición ante los verdolagas por cobros desde el punto de los 12 metros.

El talentoso volante aseguró que “hemos superado momentos críticos, como el 1-4 en Bogotá y el mal primer tiempo en nuestra casa contra Nacional. Creo que eso ha fortalecido mucho al grupo, nos ha llenado de confianza”.

En eso coincidió anoche, en la rueda de prensa oficial que organiza la Dimayor, el técnico Alexis Mendoza: “Independientemente del juego, en el que hemos tenido altos y bajos, este equipo ha mostrado mucha personalidad y amor por la camiseta. Estoy satisfecho por la manera como se han entregado los muchachos en cada partido, pero no estamos conformes, queremos la estrella”.

Bajo su liderazgo, Júnior completó tres finales en año y medio. Le ganó a Santa Fe la Copa Águila y perdió la Liga ante Nacional, en diciembre pasado. Seis meses antes un error logístico, la errada utilización de cuatro jugadores extranjeros en la semifinal de Liga contra Medellín, le impidió pelear el título con el Cali.

“Va a ser una serie tan cerrada como las que pasamos, con un rival que al igual que nosotros lleva mucho tiempo de trabajo. Ellos y nosotros somos muestras de que los procesos dan resultados”, agregó Mendoza, quien quiere convertirse en el primer técnico barranquillero en ganar una estrella con el Júnior.

En frente tendrá a su excompañero en América (fueron campeones como jugadores en 1992) y en la selección de Colombia, Leonel Álvarez, quien fue campeón con el Medellín en 2009 y quiere darle al rojo paisa su sexta corona.

“Sufrimos mucho para llegar a la final, pero todos los equipos grandes pasan por estas instancias. Nos merecemos estar aquí por todo lo que hemos hecho este año”, dijo el estratega paisa, que hace un año, contra el Cali, se quedó con las ganas de celebrar.

El arquero del poderoso, David González, el héroe en la definición de la semifinal con el Cortuluá, insistió en que “debemos dejar ese estigma de que todo lo de Medellín debe ser sufrido, nosotros mismos generamos esa sensación con tanta inseguridad. Hay que ir a ganar en el Metropolitano, porque tenemos con qué, aunque en frente hay a un equipo que ya demostró que es tan duro en su casa como de visitante”.

En este semestre, Medellín ha sumado 46 puntos, producto de 13 victorias, siete empates y cuatro derrotas, con 39 goles a favor y 22 en contra.

Júnior llegó a 42 unidades, con 11 triunfos, nueve empates y cuatro caídas, 33 goles marcados y 25 permitidos.

Ambos jugarán su octava final desde 2002, cuando se implementaron los torneos cortos. Tienen un balance idéntico: tres ganadas y cuatro perdidas.

El rojo paisa fue campeón en 1955, 1957, 2002-I, 2004-I y 2009-II. Además ha sido nueve veces subcampeón, mientras que el conjunto tiburón celebró en 1977, 1980, 1993, 1995, 2004-II, 2010-I y 2011-II y ocho veces más terminó segundo.