Júnior y Medellín, en una final inédita definirán el título de la Liga Águila

No hubo clásico bogotano ni clásico paisa, pero sí entre clubes grandes del fútbol colombiano. El primer partido será este miércoles en Barranquilla.

Los jugadores del Medellín no se lo esperaban, pero se fueron a la definición por penaltis contra Cortuluá.  / Luis Benavides
Los jugadores del Medellín no se lo esperaban, pero se fueron a la definición por penaltis contra Cortuluá. / Luis Benavides

Soñaban los hinchas de Santa Fe y Millonarios con una final bogotana, pero Cortuluá y Júnior se encargaron de devolverlos a la realidad. Entre sábado y domingo de la semana pasada, vallecaucanos y atlanticenses se encargaron de silenciar el estadio El Campín, al clasificarse para las semifinales de la Liga Águila.

Después fueron los seguidores de Nacional y Medellín los que se ilusionaron con una definición entre equipos paisas. Sacaron ventaja en los partidos de ida y llegaron como favoritos a la definición. El sábado, el Atanasio Girardot, totalmente vestido de verde, quedó mudo con el dramático triunfo juniorista en la definición por penales.

Pero el domingo, completamente rojo, el máximo escenario del deporte antioqueño estalló en júbilo porque el Medellín, sufriendo mucho más de lo esperado, avanzó a la final del torneo.

Cortuluá vendió cara su derrota: ganó 2-1 en los 90 minutos y empató la serie que venía perdiendo desde su casa. Miguel Borja fue su gran figura: anotó el primer gol y llegó a 19 en el semestre, con lo que superó el récord en torneos cortos, que tenía Jackson Martínez desde 2009-II, cuando marcó 18.

En los cobros desde el punto penal no pudo haber más drama. Se necesitaron 22 cobros para que los rojos paisas ganaran 8-7, aunque dos veces los tulueños fallaron el cobro de la victoria.

El equipo que dirige Leonel Álvarez, que ha sido el mejor en la tabla de reclasificación, llega así a su octava final (de 28 posibles) desde 2002, cuando se implementaron los torneos de seis meses. De las anteriores, ganó tres, frente a Pasto, Nacional y Huila, y perdió cuatro, contra América, Millonarios, Santa Fe y Deportivo Cali.

Júnior también jugará su octava final en campeonatos semestrales. Cayó cuatro veces: dos ante el Once Caldas y dos contra Nacional, y ganó en tres oportunidades: 2004-II ante Nacional, 2010-I frente a Equidad y 2011-II contra el Once Caldas.

La serie final está programada para comenzar el miércoles en el estadio Metropolitano y se cerrará el domingo en el Atanasio Girardot.

Medellín buscará su sexta corona, pues ya celebró en 1955, 1957, 2002-II, 2004-I y 2009-II. Júnior, que va por la octava, ganó estrellas en 1977, 1980, 1993, 1995, 2004-II, 2010-I y 2011-II.

Será una definición inédita, porque poderosos y curramberos nunca se han enfrentado en una final. Eso sí, sus hinchas más veteranos aún recuerdan el desenlace del campeonato de 1993, cuando Júnior salió campeón y Medellín subcampeón. En esa época se jugaba cuadrangular final y en la última jornada Medellín le ganó a Nacional y comenzó a celebrar el título. En Barranquilla el juego Júnior-América estaba empatado, pero Oswaldo Mackenzie anotó en tiempo de reposición el gol que les dio la estrella a los rojiblancos.

“No hay favorito”

Luego de haber sufrido más de lo esperado para avanzar a la final, el técnico Leonel Álvarez no pudo ocultar su felicidad y advirtió que “será una final muy bonita, en la que no hay favorito. Ambos equipos hemos hecho muchos méritos para salir campeones y este torneo ha demostrado que nadie se puede confiar, así saque un buen resultado en la ida. Todo se define en el último minuto, porque el nivel está muy parejo”.

Alexis Mendoza, por su parte, aseguró que “tenemos derecho a soñar, hemos superado momentos muy duros contra Millonarios y Nacional, como para desfallecer ahora. Vamos a darlo todo, comenzando por el partido en casa, en el que trataremos de hacer una buena diferencia”.