Lección para Lunari

El conjunto embajador generó muchas opciones de gol, pero no definió. Su defensa falló cada vez que fue atacada.

Ricardo Lunari, técnico de Millos, que salió nuevamente derrotado. Archivo

Equilibrio es una palabra que no conocen en el Millonarios de Ricardo Lunari. Ayer, una vez más, el equipo embajador demostró que sabe atacar, aunque no definir, pero que en defensa tiene muchas deficiencias.

En realidad el 2-1 ante Uniautónoma en el estadio Metropolitano fue un resultado un poco injusto, porque Millonarios generó al menos 10 opciones claras de gol, la mayoría de ellas en la primera parte. Su rival también llegó y pudo anotar un par de goles más.

Arrancó mejor el local, que trató de arrollar a los azules en los primeros minutos. A los dos ya elarquero Nicolás Vikonis le había detenido una pelota de gol a Wálmer Pacheco.

Pero poco a poco los embajadores se montaron en el partido y comenzaron a imponer su ritmo. Ómar Vásquez estrelló un balón en el vertical y en la jugada siguiente Fernando Uribe desperdició un pase de Jonathan Agudelo.

A los 23 minutos los locales abrieron el marcador tras una gran jugada de Leonel García, quien eludió al lateral Déiver Machado y envió un centro al corazón del área en donde Yuberney Franco, absolutamente solo, cabeceó y venció a Vikonis.

Pudieron empatar Macalister Silva, Uribe y Federico Insúa, pero sus remates fueron atajados por el golero Sebastián López, la gran figura del compromiso.

Justo antes del final de la etapa inicial llegó el segundo tanto universitario. Leonel García recogió un rebote en la mitad del campo y le ganó en la carrera a Carlos Ramírez antes de sacar un potente remate que se fue al fondo de la red.

Para el complemento el técnico Lunari decidió sacar a Insúa, de muy discreta producción, y a Vásquez. Ingresaron Máyer Candelo y Maximiliano Núñez.

Pero el juego no cambió mucho: Millonarios siguió proponiendo y llegando al arco rival, pero sus delanteros no definieron. Uniautónoma, en cambio, se acercaba al gol cada vez que pasaba de la mitad de la cancha.

Vikonis salvó un par de opciones, así como López para los locales, que se metieron definitivamente atrás, más aún después del tanto del descuento, un penalti transformado en gol por Fernando Uribe. Fue la única manera para que el delantero risaraldense embocara la pelota en el arco.

A los albiazules hay que valorarles que siguieron atacando hasta el final del juego, incluso después de quedarse con un hombre menos por la expulsión de Déiver Machado, quien reaccionó infantilmente ante una falta y agredió a un rival.

“Generamos muchas opciones. Hoy no hay nada que reprocharnos, más bien valorar el trabajo del arquero de ellos, porque sacó de todo. Hay que levantar cabeza y comenzar a pensar en el partido del miércoles en Neiva”, señaló el volante David Macalister Silva, quien puso la cara y atendió a los medios de comunicación al final del partido.

Tras la derrota, Millonarios se quedó en 21 unidades y descendió a la octava posición. Desperdició una gran oportunidad de acercarse a la punta y ahora tendrá la obligación de sumar ante el Atlético Huila para acercarse a la meta de 30 puntos, con la que se lograría la clasificación a los cuartos de final de la Liga.

Uniautónoma tendrá la posibilidad de volver a sumar de a tres cuando reciba en casa al Cúcuta Deportivo. “Ganamos, para eso trabajamos en la semana. Nos sacrificamos todos y nos llevamos unos puntos muy valiosos para nosotros”, admitió el delantero Leonel García, autor de uno de los goles y constante dolor de cabeza para la zaga embajadora, que sin Román Torres volvió a hacer agua.

El plantel de Millonarios descansará hoy y mañana en la tarde viajará a Neiva, para el duelo ante el Huila, por la decimocuarta fecha.