Leonel Álvarez: queremos ver lleno el Pascual

Leonel Álvarez invitó a la hinchada verdiblanca a acompañar masivamente al equipo. “Los muchachos se lo merecen”, dice.

El técnico Leonel Álvarez está a punto de llegar a su segunda final./ Andrés Torres

Leonel Álvarez asumió en enero pasado la dirección técnica del Deportivo Cali. En 11 meses ha dirigido 59 partidos oficiales, de los cuales ha ganado 22, empatado 27 y perdido apenas 10. Sus delanteros han marcado 82 goles y su defensa ha permitido 56, para una diferencia a favor de 26 anotaciones. En total ha sumado 93 puntos, 74 en Liga y 19 en Copa, para un rendimiento general del 52,5%.

Su equipo es el que más empates ha tenido en 2013, 20 de ellos en la Liga, en la que apenas ha perdido siete juegos, cuatro de ellos este semestre.

Esas son las estadísticas de todo el año, positivas, pero no tan impresionantes como las de el cuadrangular semifinal, en el que completó tres victorias en tres presentaciones, dos de ellas como visitante frente a Millonarios y Once Caldas.

Con nueve puntos por jugar, los verdiblancos parecen no tener pierde y son los más firmes candidatos para acceder a la final de la Liga Postobón II, aunque Leonel Álvarez no quiere cantar victoria antes de tiempo y prefiere ser prudente.

Eso sí, su cara de satisfacción es evidente. El sábado en la noche, apenas terminó el duelo que ganó 2-1 en Manizales, apretó los puños, agradeció al cielo y muy sonriente se dirigió al campo de juego para felicitar a cada uno de sus jugadores.

Después de ingresar al camerino le habló a su plantel. Exigió concentración, seriedad y humildad para lo que resta del torneo. Incluso les recomendó a sus dirigidos ser prudentes y medidos en sus declaraciones. “No hemos ganado nada, no hemos ganado nada, no hemos ganado nada”, dijo antes de alistarse para volver a casa con la certeza de que todavía queda mucho camino por recorrer rumbo a la novena estrella.

“Lo primero que quiero es reconocer el trabajo de los muchachos, el profesionalismo y la entrega con que han asumido estos partidos. Este grupo sabe lo que quiere y entiende cuáles son sus armas para lograrlo”, señaló a los medios de comunicación en el estadio Palogrande, de donde salió fortalecido, más que por la victoria, por la exhibición de buen fútbol que realizó su equipo en el segundo tiempo.

¿Qué balance hace de esta primera vuelta soñada para el Cali, 9 de 9?

Hay que hacer cosas como esta para quedar en la historia de un club tan grande como este. Logramos dos remontadas importantes, contra Pasto y Once Caldas, esas son las cosas que realizan los equipos que quieren ser campeones, que quieren pelear títulos importantes y al menos llegar a ser finalistas.

¿Cuál ha sido la clave para llegar a las semifinales en tan buena forma?

El trabajo día a día y la confianza en el grupo de jugadores. Ellos han hecho una campaña excelente, seria y profesional. Hemos tenido altibajos, indecisiones, pero nunca hemos dejado de creer en este grupo, que tiene la combinación perfecta de experiencia y juventud. Ha sido un camino arduo, pero ahí vamos.

Con seis puntos de ventaja y dos partidos en casa, ¿se siente finalista?

Yo creo que hay que ser muy prudentes y no festejar antes de tiempo. Es verdad que hemos dado dos pasos grandes, pero vamos lentos y seguros, sin excesos. Ahora en lo único que vamos a pensar es en el partido del próximo domingo ante el Caldas en nuestra casa, después veremos qué otros objetivos nos planteamos.

¿Qué mensaje le envía a la hinchada?

Que queremos ver el Pascual lleno. Que nos acompañen, porque este grupo se lo merece, que vivamos la fiesta del fútbol en nuestra casa. No hay excusa para no ir al estadio, porque el equipo está jugando bien, está mostrando por momentos un fútbol exquisito y enamorador.

¿Está satisfecho con el rendimiento del equipo?

Creo que tenemos muchas cosas por mejorar, de eso no hay duda. Hay momentos en los que perdemos la manija del partido y eso no me gusta. Pero debo recalcar que este grupo ha tenido jerarquía y madurez para responder a las situaciones que se le plantean en la cancha.

¿Se preocupó cuando iba perdiendo 1-0?

Estaba inquieto, pero el equipo estaba generando opciones, estaba llegando y creando peligro. Claro que Farid Mondragón también nos salvó, especialmente en una acción de contragolpe de ellos en la que nos pudieron haber marcado el segundo y habría sido otra historia.

¿No se conformó con el 1-1?

Porque veíamos posible ganar, estábamos montados en el partido y a ellos les costó asimilar el gol de Fáiner Torijano. Después vino esa jugadota de nosotros que nos permitió llevarnos la victoria.

Ahora a sellar la clasificación ante su hinchada.

Sí, y somos conscientes de que nos ha costado como locales. De pronto afuera los muchachos se sueltan más, juegan más tranquilos, pero va a ser bonito tener a la hinchada apoyando e ilusionada con llegar a la final, como lo estamos nosotros.

¿Qué rival prefiere del otro cuadrangular?

Pido mesura, prudencia y tranquilidad. La clasificación se logra paso a paso y todavía no la hemos asegurado, aquí hay grandes equipos y el torneo es muy parejo, cualquier cosa puede pasar.

¿Alguna dedicatoria especial de esta buena campaña?

Sí, a María Clara Naranjo y su Comité Ejecutivo. Ella lo ha entregado todo por este equipo y se merece muchas satisfacciones. Lógicamente a mi familia y a la hinchada del Cali.

¿Llegó la hora de cobrarles a sus detractores?

No, para nada. Yo simplemente trabajo a conciencia y le pongo pasión a lo que hago. La gente está en su derecho de estar o no de acuerdo, siempre y cuando las criticas se hagan con respeto y sin mala fe.