“Los clásicos son un campeonato aparte”: Gustavo Costas

Tras la derrota frente a River Plate por la Recopa Suramericana, Santa Fe sale por el desafío de ganar el clásico frente a Millonarios, este domingo a las 7:30 p.m. en el estadio de Techo.

El técnico argentino Gustavo Costas regresa con Independiente Santa Fe a un clásico frente a Millonarios, este domingo en el estadio de Techo. / AFP
El técnico argentino Gustavo Costas regresa con Independiente Santa Fe a un clásico frente a Millonarios, este domingo en el estadio de Techo. / AFP

No se llevó esa Recopa Suramericana que vino a buscar a Buenos Aires. No fue profeta en su tierra. Gustavo Costas se va de Argentina con nostalgia y desazón. Sin embargo, deja atrás esa sensación y ya se mete de lleno en el nuevo desafío: Millonarios y la necesidad de ganar para cortar la racha negra de clásicos. Con un plus: el partido que se jugará esta noche en el estadio de Techo, desde las 7:30 p.m. (Win), tendrá un duelo de entrenadores argentinos. Los mejor pagos de la Liga Águila y con un pasado que los relaciona en el fútbol de estas latitudes: ambos dirigieron Racing Club de Avellaneda.

Costas, incluso, fue la mascota del equipo celeste y blanco que se corporizó campeón mundial ante Celtic de Escocia, en 1967, y futbolista. Ganó la Supercopa de 1988, nada menos. Tuvo dos etapas como técnico del club que le acelera los latidos del corazón (1999-2000 y 2006), pero no le fue bien. Diego Cocca, el nuevo técnico de Millonarios, en cambio, logró dar la vuelta olímpica con la “Academia” en 2014. El entrenador cardenal, entonces, palpita el choque con su compatriota.

Antes, claro, analiza ante El Espectador el saldo de la derrota ante River Plate en el Monumental de Núñez: “No entramos bien. Nos hicieron el gol muy rápido, cuando recién nos estábamos empezando a acomodar en el partido. El nerviosismo nos jugó en contra y nos costó levantar. El primer tiempo fue muy flojo. Tuvimos problemas por los laterales. Así y todo, mostramos mayor intensidad en el segundo tiempo. Y creo que, más allá de las dificultades, el desarrollo fue muy parejo. Hubo momentos en los que estuvimos mejor que River y pudimos empatar”.

Usted había advertido que el árbitro peruano Víctor Carrillo no era el mejor indicado para esta final. ¿Cree que incidió en el resultado porque no cobró dos penaltis?

En la cancha me pareció que hubo mano. Ya nos había perjudicado con Atlético Mineiro. Pero ya está, de nada sirve llorar sobre la leche derramada. Ahora tenemos que dar vuelta la página y ganar el clásico, que es lo que le importa a la gente. Además, tenemos que recuperar los partidos postergados para ponernos a tiro en el campeonato.

Hablemos del clásico, ¿cómo se viven las horas previas?

Como todo clásico... Yo tengo una frase de cabecera: los clásicos son un campeonato aparte. El hincha quiere el triunfo. A mí me fue bastante bien en mi primera etapa como técnico de Santa Fe. Gané cinco y perdí uno, el último. Bueno, más que perderlo porque no jugamos de la mejor manera, nos sacaron. No dirigió bien el árbitro. Pero son cosas que pasan. Este es el partido que espera la gente y hay que ganar.

¿Cuánto puede pesar psicológicamente el hecho de que Santa Fe no haya ganado los últimos ocho clásicos? ¿Les puede jugar en contra la ansiedad?

Vamos a tratar de enfocarnos en la racha positiva que tuvimos cuando dirigí por primera vez en Colombia. A Santa Fe no le va bien en los últimos clásicos, pero como es un duelo especial, no importa cómo llegan unos y otros. Hay que dejar el corazón, jugar lo mejor posible y conseguir el triunfo.

¿Se palpa en la calle ese clima? ¿Le piden los hinchas que gane o gane?

Sí, claro. Como en todos lados. Como pasa en Argentina con River-Boca y Racing-Independiente. Caminás por la calle y hacia el lugar que vayas hay un hincha de Santa Fe que me pide que le gane a Millonarios.

¿Este partido, además de ganarlo por la rivalidad que existe con Millonarios, es el impulso que necesitan para acomodarse en el campeonato?

No estamos tan mal. Hay que tener en cuenta que nosotros nos fuimos a jugar a Japón, gracias a Dios ganamos la Copa, pero tuvimos que postergar algunos partidos y jugar otros sin todo nuestro potencial porque necesitábamos guardar futbolistas. Estamos entre los ocho y no completamos el calendario. Lo que pasa es que estamos en una maratón, no pasa siempre, pero tenemos cinco competencias en un semestre. Y el viaje a Kashima fue más que un partido. Tuvimos que venir acá a disputar la Recopa, ahora viene el clásico, después Copa Águila y la Sudamericana.

¿Y considera que tiene Tplantel suficiente para afrontar tantas competencias?

No contamos con un plantel tan grande. Se fueron muchos jugadores y me tengo que resignar a poner a los chicos. Hay algunos que son muy buenos, tal es el caso de Kevin Salazar. Pero es difícil volver a jugar tres competencias internacionales en el mismo semestre. Entonces, tenemos que disfrutarlo y pensar en ponernos bien para el siguiente partido. Tenemos que ocuparnos en el buen descanso, en la alimentación. Sabemos que jugando así, hasta principio de diciembre no tendríamos un día libre. Y si nos va bien, hasta fin de año no paramos.

Llegó usted a Santa Fe, ahora Millonarios contrató a Diego Cocca y más allá de algunos casos puntuales a lo largo de las últimas décadas, y teniendo en cuenta la excepción de José Pékerman en la selección, recién ahora se abrió el mercado para los técnicos argentinos en Colombia. ¿Se siente un pionero?

También me pasó en Paraguay. Cuando llegué a Guaraní, hace diez años, no había un solo técnico. En Colombia, más allá de Óscar Quintabani, que ya es un colombiano más, o El Zurdo López, no hubo tantos argentinos. Cuando representás a tu país y a tu gremio, te llena de orgullo. Es como cuando sos jugador, te vas al exterior y te va bien. Van a llevar a otro de tu misma nacionalidad. Y con los técnicos pasa igual. Es un compromiso muy grande dirigir en el extranjero, porque tenés la responsabilidad de dejarles las puertas abiertas a los colegas.

¿Es especial enfrentar a un técnico argentino como Cocca, justo en el clásico?

No, para nada. Yo no veo nada especial en ese aspecto. Si hay un técnico colombiano enfrente o uno argentino, mi cabeza está puesta en ganar. Mucho más, cuando del clásico se trata.

¿Hizo bien Millonarios en llevarse a Cocca? En su condición de hincha de Racing, a usted le dio una alegría.

Es verdad, me hizo feliz que dirija al Racing campeón. Yo tendría que decir que sí, que Millonarios hizo bien en contratar a Cocca. No había arrancado bien con Racing, pero después de un clásico con Boca que se suspendió por lluvia, el equipo empezó a surgir. Cocca tuvo la muy buena visión de cambiar su esquema y, a partir de ahí, hacer un Racing muy sólido.

¿Entonces se puede decir que lo tiene estudiado?

No, vamos a ver. Cada partido y cada equipo tiene su planteamiento. Y él está ante un nuevo desafío. Ojalá que le podamos ganar en su debut para la alegría de los hinchas de Santa Fe. Lo necesitamos.

últimas noticias