Los clubes fantasmas de la Dimayor

Son más de 60 los casos de equipos que han cambiado su razón social para esquivar su pasado, como lo hizo recientemente el Dépor, ahora Atlético FC.

Cuando un club de fútbol en Colombia tenía problemas económicos, jurídicos o de cualquier otro tipo que lo hiciera inviable, simplemente se cambiaba el nombre y el número de identificación tributario (NIT) y con la complicidad de las autoridades deportivas nacía como si fuera uno nuevo, conservando su afiliación en la Federación Colombiana de Fútbol para seguir compitiendo en los torneos de la Dimayor. El problema de fondo era que con esta jugada los acreedores eran burlados y no se les pagaban sus deudas. Justamente para evitar que esto se repitiera, fue modificada en 2011 la Ley del Deporte (1445) y en el parágrafo 1 del artículo 11 se estableció un control ante esta modalidad. Sin embargo, esto sigue ocurriendo y ejemplo de ello es el caso del Atlético FC, equipo que fue aceptado por la Dimayor el pasado viernes en la asamblea ordinaria y el fin de semana inició su participación en el Torneo Águila, en reemplazo del Dépor FC, club que tenía problemas para obtener el reconocimiento deportivo de Coldeportes por estar envuelto en líos jurídicos.

Gustavo Moreno Arango, viendo las dificultades y la demora que había en la consecución del reconocimiento deportivo para el club que preside, el Dépor, decidió utilizar la estrategia del cambio de razón social, algo que en teoría se iba a evitar con la modificación de la Ley del Deporte en 2011 y se salió con la suya. El Atlético FC fue aceptado con la complicidad de Coldeportes, quien le dio el reconocimiento deportivo, y la aprobación de los socios de la Dimayor, quienes se justifican diciendo que son una organización que agrupa a los clubes profesionales y cuentan con la autonomía para determinar quién es su socio y quién no lo es.

“Coldeportes sólo podrá mantener vigente un número igual de reconocimientos deportivos al número de clubes profesionales afiliados a la Federación respectiva”, dice la primera parte del parágrafo 1 del artículo 11 de la Ley 1445. Por eso en la Resolución 254 del 4 de marzo de 2016, Coldeportes resolvió suspender el reconocimiento deportivo del Real Sincelejo (Tolima Real), justificando inconvenientes societarios. Pero cuando el club de Sincelejo resuelva sus problemas entre los socios, Coldeportes estará obligado a restablecerle el reconocimiento y será la Dimayor la que tendrá un problema, pues habría 37 clubes profesionales y no 36, cupo máximo permitido por los estatutos de la división mayor del balompié nacional.
Por otro lado, Coldeportes tuvo que haber verificado antes que el Dépor FC no tuviera deudas con ningún acreedor antes de darle el reconocimiento deportivo al Atlético FC, como lo dice el parágrafo 2 de la misma ley mencionada anteriormente. Y según una fuente consultada por este diario, el Dépor tiene aún deudas millonarias, una de ellas con una marca de ropa deportiva.

Desde 1991 y hasta la fecha son más de 60 los clubes fantasmas (ver gráfico). Sus dueños, sin sonrojarse, han buscado la alternativa de cambiar la razón social para seguir tranquilos en competencia y eso ha sido avalado por Coldeportes, la Federación Colombiana de Fútbol y la Dimayor. No obstante, hay casos en los que esos nombres han sido modificados porque ha cambiado la estructura empresarial. Tal como es el caso de la Corporación Deportiva Los Millonarios, que ahora es Azul y Blanco S. A. En la administración anterior el club albiazul estaba en la Ley de Quiebras (550) y tenía múltiples problemas legales, pero en 2010 José Roberto Arango lideró el proceso de constitución de la nueva sociedad. Un caso similar es el del Club Deportivo Independiente Medellín, ahora llamado El equipo del pueblo S. A.

Pero en la mayoría de casos, estos cambios de razón social terminan afectando a los mismos futbolistas o empleados de los “clubes fantasmas”, a quienes no se les cumple pagándoles su seguridad social ni sus salarios como legalmente estaban obligados a hacerlo, pues los directivos se escudan con el argumento de que esa empresa (de nombre viejo) ya no existe. Y entonces es el deportista el que no tiene a quién reclamar en un futuro. ¿Qué pasará con el futuro de Alexis Viera, el uruguayo que fue baleado cuando era arquero del Dépor FC? ¿Atlético FC asumirá las responsabilidades del desaparecido club?