Los días felices de Alexis García en Barranquilla

El Júnior sumó su cuarto triunfo en línea y ahora está a sólo un punto del octavo clasificado. Clasificar a los ocho ya no parece un imposible.

Las aguas en Barranquilla se han calmado, la hinchada juniorista y la prensa costeña cada vez se silencian más y apoyan al técnico Alexis García, quien desde que fue presionado por parte de los directivos, ha cosechado cuatro triunfos seguidos, una racha que no tenía el equipo tiburón desde hace ocho años. 

Alexis ha batallado como el mejor de los soldados, sabía que solo no lo podía lograr, así que ha tenido que vestirse de psicólogo para motivar a sus jugadores, quienes parecen entenderle el discurso, porque ahora en la cancha demuestran el estilo que quiere el adiestrador chocoano y con goles y buen juego le están dando un espaldarazo.

Entre muchas opiniones que salieron en la crisis, una de las que más se destacó fue la que decía que García era un técnico de procesos, un trabajador que comenzaba a cosechar los resultados a medida de que se juntaban más y más sesiones de trabajo y que había que esperarlo.

En Equidad, club en el que dirigió durante seis años, muchas veces comenzó mal y terminó bien, eso parece estar pasando ahora con el cuadro tiburón, que aunque tendrá que mantener esta regularidad, pocas veces vista, para entrar a los ocho, ha demostrado que tiene con qué lograrlo. Si no se da, Alexis ya demostró, en este último mes, que hay que esperarlo.

“Dios nos llevó al extremo, este equipo necesitaba conocer una serie de situaciones, destaco las victorias porque las batallas fueron duras. Conocimos mucha gente que estuvo con nosotros y nos apoyó. El equipo se unió a través de la causa y eso fue fundamental. Lo que estamos haciendo es por el bien del Junior, hay que valorar las batallas para estos triunfos. Acá todos nos unimos y nos encomendamos a Dios y le pedimos para que nos ayudara a salir de ese duro momento”, comentó Alexis luego del triunfo de este domingo 2-0 frente al Patriotas de Boyacá.

Hace cuatro fechas el Júnior estaba en los últimos lugares de la tabla, ahora es noveno con 17 puntos, a sólo uno del octavo. El juego del próximo fin de semana frente al Deportivo Cali será vital y una oportunidad perfecta para demostrar que el tiburón caído ya se levantó.

“Este equipo ha ido de menos a más. Junior demostró que está vivo y que puede mirar a la cara a cualquier rival y es un equipo que ha recuperado la confianza. Ahora se viene un partido duro ante Cali, que es uno de los mejores equipos del torneo, pero debemos seguir jugando con mucha concentración y orden”, sentenció Alexis García, que por estos días vive sus días felices en Barranquilla.