Los días felices de Yhonny

Volvió al mediocampo de Millos. Fue una de las figuras en el empate con Huila. El miércoles la cita es la Libertadores.

Yhonny Ramírez le ha dado orden al mediocampo de Millonarios.  / Andrés Torres
Yhonny Ramírez le ha dado orden al mediocampo de Millonarios. / Andrés Torres

“Pasé momentos de mucha angustia”, dice sobre su lío laboral con el Boyacá Chicó, que aún no termina.

El 16 de diciembre fue el último día que había vestido la camiseta de Millonarios. Fue un domingo de gloria, porque el equipo albiazul conquistó la tan anhelada estrella número 14. Y Yhonny Ramírez, sin duda, fue uno de los gestores. Por eso mismo fue que el técnico Hernán Torres lo pidió para la temporada 2013. Pero luego llegó una lesión y más tarde el lío laboral con el Boyacá Chicó que, sin bien aún no se resuelve del todo, tiene a su favor una tutela y un permiso temporal de la Dimayor que lo dejó jugar.

Después de cuatro largos meses regresó a las canchas. Fue el domingo pasado, contra el Pasto, en un juego pendiente de la Liga Postobón. Y este sábado repitió la dosis en el empate 0-0 con el Huila, en el que el volante antioqueño le dio jerarquía y orden al equipo bogotano que, sin embargo, carece de definición.

¿Qué se siente en la piel al regresar a las canchas después de tantos líos?

Estoy muy feliz por volver a jugar con Millonarios. Cuando llegué a Bogotá, quería quedarme del todo y por eso pasé momentos de mucha angustia y de ansiedad, porque soy un hombre muy ansioso. Lastimosamente frente al Pasto no pudimos ganar, pero se hizo un buen papel después de tanto tiempo y estoy seguro de que con la continuidad voy a seguir mejorando.

¿Pasó muchas noches soñando con este regreso?

Venía esperándolo fecha tras fecha. Esperaba con ansía el día aunque sea que me llamaran al banco, que me tuvieran en cuenta, pero nada y nada... Ya me estaba poniendo impaciente e intranquilo. Hasta que llegó el momento, la hora y la decisión del ‘profe’ Torres. Tuve nervios, porque sabía que tenía que hacer las cosas bien, pues estoy muy comprometido con todo el mundo, con los hinchas y con la gente que tanto me apoyó, entonces no fue fácil. Pero uno tiene que aprovechar toda la experiencia para ponerla en práctica.

Cuando el técnico lo llevó a Bolivia para el juego de Copa Libertadores, ¿pensó que sería su regreso?

Claro que tenía la ilusión, pero apenas estuve en el banco. Con paciencia fuimos aguantando, pero bueno, gracias a Dios ya pasaron esos días de angustia.

¿Cómo fue el recibimiento de su esposa Luisa y de su pequeño hijo después de jugar contra el Pasto?

Ella estaba más ansiosa que yo. Siempre me preguntaba “¿cuándo al fin es que vas jugar?”. Y pues obvio ahora está aliviada. Ella antes no sabía de fútbol y ahora está pendiente y me dice si lo hice bien o mal. Se convirtió en mi mayor crítica, ya no me mira con ojos de amor (risas).

¿Y cómo fue el recibimiento de sus compañeros de equipo?

Millonarios es un equipo muy unido, donde todos vamos para el mismo lado. Afortunadamente tengo muy buena relación con todos y el apoyo que me han brindado ha sido el mejor. Eso me deja muy tranquilo.

¿Qué le dijo Hernán Torres cuando lo mandó de titular?

Él me dijo charlando: “le da miedito” (risas). Le contesté: “estoy listo”. Uno devuelve esa confianza que le dan con buen fútbol y buenas presentaciones.
Y eso fue justamente lo que hizo el sábado en Neiva, porque si bien el equipo no marca, el medio se ve mucho más ordenado.
Pues la verdad me siento halagado de que me digan que lo estoy haciendo bien. Mi manera de jugar es esa, siendo ordenado, y eso le da un estilo diferente al equipo. Afortunadamente, gracias al aprecio de la gente y a mi carisma todo empieza a mejorarse para mí.

¿Por qué cree que Millos no concreta?

Porque no tiene la tranquilidad necesaria para hacerlo. En Pasto y en Neiva tuvimos muchas opciones, pero infortunadamente no pudimos concretar. La verdad es que sí nos está costando, pero eso es de momento porque tenemos grandes jugadores como Freddy Montero y Wason Rentería, que son goleadores y cuando uno menos piense se van a destapar. Confiamos mucho en su talento.

El miércoles Millonarios se la juega toda en la Copa Libertadores frente al Corinthians...

Es un partido muy importante para las aspiraciones de nosotros en la Copa. Millonarios no quiere quedarse afuera tan rápido y ante un equipo tan importante en el mundo. Queremos demostrar que aún podemos hacer un gran papel y sacar los puntos.

¿Y en qué va su lío laboral con el Boyacá Chicó?

Ya ganamos la tutela y hemos demostrado ante la ley laboral que tenemos la razón, que renuncié por justa causa, pero llegó un problema muy grande y es que Chicó demandó ante Dimayor, ante el Estatuto del Jugador, y éste se declaró competente para resolver este proceso, cuando no lo es. Entonces tenemos una desazón, una incertidumbre por lo que pueda pasar ahora con esta demanda, que la puedan resolver a favor del Chicó, cuando es totalmente injusto. Estamos esperando que ellos fallen y tomaremos las decisiones que tengamos que tomar, si volvemos a meter otra tutela, pero creemos que la Dimayor no está siendo imparcial. Triste, pero creo que hemos demostrado que tenemos la razón y vamos a seguir peleando hasta lo último.