Incendian camiones que transportaba donaciones para Venezuela

hace 1 hora

Los equipos 'chicos' se toman la Primera División de Colombia

A propósito de la permanencia un año más del América en el torneo de ascenso.

¿Es muy buena la gestión de los equipos de la B, o muy mala la de los de la A?. Esa es la gran pregunta de hoy en el fútbol profesional colombiano, en el que poco a poco los llamados “chicos” se han apoderado de la primera división y algunos “tradicionales” se amañaron como inquilinos de la segunda.

Indudablemente y de acuerdo con el sistema del campeonato, los descensos no son producto de la mala suerte, sino de decisiones equivocadas y pobres campañas durante al menos tres años, cuya sumatoria en puntos define el equipo que pierde la categoría y el que juega la promoción. Es decir que, Quindío, por ejemplo, el nuevo equipo de la B, no se va porque en 2013 no haya rendido, sino porque actuó igual de mal en 2012 y 2011.

Con ese mecanismo, los clubes poderosos, que en Colombia son los de las grandes capitales, buscaban blindarse y permitirse el lujo de tener una temporada desastroza, pues consideraban que era difícil tener tres años malos de manera consecutiva. 

Difícil, pero no imposible, porque América cavó su propia tumba entre 2009 y 2011, por lo que se fue a la B, en la que también están otros históricos de la A, aunque no tan ganadores, como Bucaramanga, Unión MagdalenaDeportivo Pereira, además de Cortuluá y Real Cartagena, equipos que incluso pelearon títulos en primera.

Generalmente las crisis económicas han sido las razones que han llevado a esos clubes a cometer errores administrativos que afectan el desempeño deportivo. Eso a pesar de que hace al menos cuatro años todos reciben de la Dimayor, por concepto de televisión, ingresos suficientes para subsistir. Es decir, que con los dineros que recaudan por taquillas y patrocinios podrían armar plantillas medianamente competitivas que les permitieran mantener la categoría.

En el otro lado de la moneda están los equipos de la B, que sin muchas expectativas comenzaron proyectos empresariales generalmente liderados por una persona o un pequeño grupo de socios, en ciudades intermedias y con escasa afición, pero que gracias a los buenos resultados deportivos y económicos, parecen haber logrado consolidarse.

Entre ellos, Chicó, Pasto y  Equidad son los más destacados. Envigado y Huila han tenido altas y bajas. Itagüí, encabezado por un hombre tan astuto y organizado para los negocios y el aspecto deportivo como imprudente en sus declaraciones, llamado José Fernando Salazar, ha logrado  pelearles de tú a tú a los grandes del balompié criollo en apenas cuatro campañas, mientras que Patriotas y Alianza Petrolera aún se están adaptando a un torneo de mayores exigencias.

Así las cosas, en la B de 2013 habrá siete equipos con rótulo de Primera (Bucaramanga, Unión Magdalena, Real Cartagena, Quindío, Pereira, Cortuluá y América), que podrían ser ocho en caso de que Cúcuta pierda la promoción ante el próximo subcampeón de la B. Y en la A veremos a ocho equipos que nacieron en el torneo de Ascenso (Chicó, Pasto, Envigado, Equidad, Huila, Alianza, Itagüí y Patriotas), sin contar con el que subirá directamente y el que dispute la promoción.