Los retos de Nacional

Con triunfo 2-0 frente a Águilas Doradas, comenzó la Liga para el equipo verdolaga. El técnico Juan Carlos Osorio lucha por que esta nueva nómina consiga la idea de juego que él quiere.

Juan Carlos Osorio, técnico de Nacional. Foto: Archivo

La imagen que dejó Atlético Nacional en el comienzo de la temporada fue muy distorsionada respecto al de aquel equipo del año anterior que consiguió la estrella 14, llegó hasta la final de la Copa Sudamericana y estuvo cerca de ser finalista del segundo semestre. En los dos primeros partidos oficiales de 2015 perdió la Superliga frente a Santa Fe. Los refuerzos que llegaron con el objetivo de reemplazar a piezas fundamentales que abandonaron el equipo no se vieron muy acoplados al sistema de juego que busca el técnico Juan Carlos Osorio y muchas criticas aparecieron para advertir que no se había reforzado al equipo correctamente.

Claro que el triunfo del sábado frente a las Águilas Doradas de Pereira en el estadio Atanasio Girardot de Medellín sirvió entre otras cosas para llenar de confianza a un grupo que necesitaba darse cuenta de que seguía siendo competitivo a pesar de los cambios. El técnico Osorio utilizó una nómina en la que incluyó nombres nuevos, como el del paraguayo Pablo Zeballos y los volantes Gilberto Alcatraz García y Jairo Palomino. Además, les dio la oportunidad a otros que antes no habían tenido mucha continuidad, como Juan David Valencia, quien estuvo lesionado gran parte de 2014, y el venezolano Alejandro Guerra.

“No tengo ningún reproche para el equipo, que en líneas generales tuvo un buen rendimiento. Apenas llevamos 20 sesiones de trabajo y sé que vamos a seguir en este plan de mejorar día a día”, declaró Osorio, quien en repetidas ocasiones ha asegurado que está conforme con los refuerzos que llegaron para esta temporada. Uno de los de más renombre es el paraguayo Pablo Zeballos, quien no había dejado muy buenas impresiones en sus primeras presentaciones, pero que según el propio DT, “nos mostró a todos que tiene ese segundo extra de los grandes jugadores, que dan pausa, que miden la próxima jugada, que tienen una gran capacidad de decisión, y no tengo duda de que será muy importante para el equipo”.

Por su parte, sobre la figura del juego, el venezolano Guerra, quien anotó los dos goles, “recién llegado Alejandro Guerra nos causó una buena impresión. Mostró buenas características, lamentablemente se lesionó y dio ventajas. Hemos manifestado que la ausencia de uno es la oportunidad de otros. En este partido aprovechó la oportunidad”.

Armar a este Nacional no será tarea fácil para el técnico risaraldense, por los cambios en la nómina y por el tiempo que se demorarán en adaptar los nuevos integrantes de la plantilla. Claro que Osorio es un tipo de retos y nadie más que él disfruta del trabajo. Mucho más cuando en el fondo se tiene la presión de hacer una gran Copa Libertadores de América, torneo continental que será el objetivo mayor de los verdolagas para esta primera parte de 2015. Como es común en el fútbol, una de las cosas más importantes para que un equipo logre cosas importantes es mantener el estado anímico arriba y el propio Osorio es consciente de que haber iniciado con triunfo ayuda para mantener tranquilidad. “La victoria es importante, sobre todo en lo anímico, teniendo en cuenta que se viene el clásico (frente al Medellín). Creo que va a ser un gran espectáculo, porque ellos también ganaron, así que debemos prepararnos muy bien para ese juego”.

El delantero paraguayo Pablo Velásquez se lesionó en la práctica previa al juego frente a las Águilas, pero podría llegar para el próximo fin de semana. Por otro lado, Camilo Vargas definirá junto a los directivos si esta semana se une a los entrenamientos. Ya el ex Santa Fe habría solucionado los problemas personales que le impedían viajar a Medellín. Sin embargo, aunque Osorio quiere contar con él, hay una parte de la junta que no comparte que un jugador que en su momento le dio la espalda al club, ahora se vista con los colores del equipo verdolaga.