Los sacrificios del Unión

El equipo samario participará en los cuadrangulares de ascenso del fútbol colombiano que se disputarán en Bogotá del 14 al 21 de enero. Junto a América de Cali, Cortuluá y Pereira conforma el grupo B.

El técnico Fernando Velasco (en el centro, de azul), en Bogotá, durante uno de los entrenamientos del Unión Magdalena.

La noche del 5 de noviembre de 2005, Oliver Antonio Fula tocó el cielo con las manos. Estaba en su casa del barrio Pescaíto de Santa Marta cuando recibió una llamada de la Asociación Deportiva Unión Magdalena. Al otro lado de la línea le informaban que debía alistar sus cosas porque iba a jugar con el primer equipo al día siguiente en la ciudad de Pereira. “Esa llamada fue inesperada para mí y para todos mis compañeros, pues veníamos entrenando en el tercer equipo desde hacía algunos meses y dar el salto al profesional tan pronto era casi imposible. A pesar de que estábamos en crisis y ya prácticamente descendidos a la B, no esperábamos la convocatoria”, recuerda el samario de 26 años.

“El descenso a la B en 2005 fue un golpe muy duro para el Unión Magdalena y más para nosotros, porque éramos un grupo de pelados. Nos habían llamado la noche anterior y teníamos que afrontar una responsabilidad muy grande. Sin embargo, de todo se aprende y lo que no te mata te hace más fuerte”, señala Fula, quien además de ser jugador del ‘ciclón bananero’ es un hincha fiel.

Al Unión la gente le tiene un aprecio muy grande en Santa Marta y en todo el departamento del Magdalena. No puedo explicar el amor que produce en los seguidores. El equipo siempre da de qué hablar en donde juegue”, dice el defensor central y agrega que esa es la razón por la que siente tanta nostalgia al ver la situación por la que atraviesa el equipo. “Ya son nueve años en la segunda división, en un lugar donde el Unión no debe estar, al que no pertenece. Por eso en cada entrenamiento o partido doy todo de mí. Cada año me propongo hacer historia con este grupo y para mí, hacer historia es sacarlo de la B y llevarlo a la A. Quiero dejar mi nombre en esta institución en estos cuadrangulares de ascenso”.

Al igual que Oliver, Édgar Sánchez Comas, médico del Unión Magdalena, cree que el sentimiento que produce este equipo va más allá de las palabras. “El amor por el Unión Magdalena no es tangible, es un sentimiento que uno lleva en el corazón y describirlo es algo imposible. Más bien tiene que demostrarse y yo lo he hecho durante los últimos 25 años acompañando al ‘ciclón’ en las buenas y en las malas. Mi esposa y mis hijos me dicen que paso más tiempo en los camerinos o en los estadios donde juega el Unión Magdalena que con ellos mismos. Por eso considero al Unión Magdalena como mi segunda familia”, dice Sánchez.

Para este médico samario, el Unión es el reflejo de lo que pasa en el fútbol aficionado en Santa Marta. “Desde mediados del siglo pasado Santa Marta se convirtió en cuna de futbolistas en Colombia, llena de historia y magia, pero lamentablemente esto se fue perdiendo. Salen jugadores con talento, pero sin la garra samaria. En los años 70 y 80 el equipo tenía ocho samarios en la titular y tres extranjeros. Sin embargo, las cosas han cambiado mucho, en la titular sólo hay un samario y por ahí tres o cuatro en toda la nómina”.

A pesar de los problemas que padece el fútbol samario y que los años dorados del Unión parecen convertirse en lejanos recuerdos, hinchas y miembros del equipo como Oliver Fula o Édgar Sánchez aseguran que son una familia, un patrimonio para los habitantes de esa región colombiana. “Mantenemos vivo el sueño de ascender a la A y salir campeones del fútbol colombiano, como lo hicimos en 1968. Un equipo como este, que representa a todo un pueblo, se lo merece”, asegura Sánchez con voz nostálgica.

Unión Magdalena participará en los cuadrangulares de ascenso del fútbol colombiano que se disputarán en Bogotá del 14 al 21 de enero. Junto a América de Cali, Cortuluá y Pereira, conforma el grupo B. Debutará el jueves 15 de enero contra el Pereira en el estadio El Campín. El domingo 18 enfrentará a América y cerrará su participación en Techo enfrentando al Cortuluá el miércoles 21.

Para este torneo el Unión se reforzó con jugadores como Alexánder El Conejo Jaramillo. En dialogo con El Espectador, el experimentado volante antioqueño aseguró que llegó al Unión “para aportar lo que he aprendido a lo largo de mi carrera. Nadie tiene ganado un puesto en la titular y a este equipo se viene a trabajar. Y debo reconocer que me encontré con una familia, un buen grupo, algunos jugadores con bastante recorrido y eso hace que todos tengamos un objetivo claro, que es el ascenso. Debemos entender que antes que futbolistas somos hombres de bien que queremos lo mejor para Santa Marta y para uno de sus tesoros, el Unión”.

Fernando Velasco, entrenador del equipo samario, asegura que estos cuadrangulares, atípicos en el fútbol colombiano, son como un mundial, pues se constituyen en tres finales. “Es como un mundial de fútbol, juegas una primera ronda y no puedes perder. Son partidos que van a ser definitivos, como tres finales en donde ninguno tiene la victoria asegurada. Mi idea con este Unión es formar una familia, pues han llegado jugadores de gran calidad futbolística y humana. Tenemos que hacer historia, pues Santa Marta se merece un equipo en la A”.

[email protected]