Más que tres puntos

Hace cuatro años, en Sudáfrica, Ghana venció a Estados Unidos 2-1 en la prórroga y alcanzó los cuartos de final. Ahora, los dirigidos por el alemán Jürgen Klinsmann buscan su revancha.

Jürgen Klinsmann dirigirá por segunda vez en un Mundial de mayores. La primera fue en Alemania 2006 con su país. / AFP

Estados Unidos y Ghana debutan en el Mundial en Salvador de Bahía, en una reedición del duelo de octavos de final de Sudáfrica 2010 cuando los africanos lograron el pase a cuartos. Sin embargo, en esta ocasión aparecen como la sorpresa en un grupo G que comparten con Portugal y Alemania.

“Es prácticamente un partido de vida o muerte”, dijo el técnico estadounidense, Jürgen Klinsmann, a los fanáticos en la despedida de la selección el mes pasado en Nueva York.

Para avanzar a la siguiente fase, los dirigidos por el exdelantero alemán necesitarán al menos un punto que les permita llegar con más opciones a sus dos siguientes compromisos.

Además, los estadounidenses nunca han superado la fase de grupos después de perder su primer partido. En cambio llegaron a la siguiente etapa tras ganar sus primeros compromisos en 1930 y 2002, y empatar en 1994 y 2010. “Estadísticamente, las posibilidades de avanzar aumentan considerablemente si puedes sacar uno o tres puntos del primer partido”, comentó el mediocampista Michael Bradley.

Hace cuatro años Ghana venció a Estados Unidos 2-1 en la prórroga y alcanzó los cuartos, donde sufrió una cruel derrota ante Uruguay en tiros desde el punto penal, tras fallar una pena máxima en el último minuto de la prórroga que hubiera supuesto la clasificación de los africanos.

Desde que la Copa del Mundo adoptó su formato con 32 equipos en 1998, el 85% de los equipos que ganaron su primer partido superaron la fase de grupos, según Stats. Esa cifra cae a 58% para los equipos que empataron su primer encuentro y a 9% para los que comenzaron con una derrota. Y el nivel de los oponentes de Estados Unidos será más difícil después del debut. Su segundo partido es contra Portugal y el último ante Alemania.

“Es un equipo talentoso, con ciertos jugadores que te pueden hacer daño en una fracción de segundo si no estás atento”, advirtió Klinsmann.

Ghana, por su parte, cuenta con una base formada por jugadores que son protagonistas en los mejores equipos de Europa, como Kwadwo Asamoah (Juventus), Michael Essien y Sulley Muntari (Milán), Kevin-Prince Boateng (Schalke 04) o Jordan Ayew (Marsella). Además, el grupo ha recibido con agrado la incorporación del goleador Abdul Majeed Waris, autor de nueve tantos en 16 partidos con el Valenciennes francés, en una cesión de seis meses por parte del Spartak de Moscú.

Sin lugar a dudas será un partido de alta intensidad. Ambas escuadras saldrán desde los primeros minutos en busca de un gol que les dé la tranquilidad para seguir con vida en su grupo.