Maturana: Cada colombiano se veía reflejado en la selección del 5-0

El exentrenador así lo afirmó y agregó que los jugadores colombianos salieron ovacionados del Estadio Monumental.

Archivo El Espectador

El exseleccionador de Colombia Francisco Maturana comentó que "cada colombiano se veía reflejado" en la selección que venció a Argentina por 0-5 en el Estadio Monumental, en un partido que certificó su presencia en el Mundial de Estados Unidos del año 1994.

"Es un equipo al que todavía la gente recuerda porque sus jugadores eran seres humanos maravillosos que con su ejemplo se abrieron un espacio en el corazón de los colombianos. Cada colombiano se veía reflejado en lo que era ese jugador en la cancha y en la vida normal", afirmó el exseleccionador colombiano en la segunda parte de la entrevista publicada por FIFA.com.

Sin embargo, "más allá del resultado" y de su repercusión, Maturana destacó que aquella victoria dio al combinado que él dirigía "los puntos necesarios para ir a un Mundial".

"El jugador de Colombia y los técnicos del país siguieron siendo iguales antes y después del partido. Entendimos que fue un encuentro en el que se dio un resultado, pero en ningún momento nos cambiaba la vida", indicó.

Los jugadores colombianos salieron entonces ovacionados del Estadio Monumental por el público argentino. "En cualquier otro país que no tenga la historia que tiene Argentina seguramente estaríamos corriendo todavía", bromeó. "Pero en Argentina la gente sabe reconocer", dijo.

La admiración y las expectativas generadas por esa victoria se desvanecieron con la derrota sufrida por Colombia ante Rumanía en su estreno en el Campeonato del Mundo y su posterior eliminación. "Normalmente ganar nunca hace daño", explicó sobre la incidencia que pudo tener su condición de favorito. "Nosotros lo entendimos como cosas del fútbol: nos ganaron, listo", subrayó.

"El hecho puntual es que cuando pitó el árbitro, Rumanía nos ganó. Pero luego viene algo que es importante y es la actitud ante las cosas que nos pasan. Perdimos ese partido y no supimos reaccionar. No estábamos en el escenario", recordó. "El entorno inmediato nos dinamitó. No hubo un punto de encuentro para ver qué había pasado, sino que todo lo que hubo fue confusión", rememoró.

Sobre el asesinato del exdefensor Andrés Escobar pocos días después de anotar un gol en propia ante Estados Unidos en el partido que significó la eliminación del combinado colombiano en el Mundial de 1994, Maturana denunció las "malas interpretaciones" dadas a su fallecimiento.

"Hay gente que lo quiere asociar, decir que fue por el Mundial. ¡Pero no! Fue una discusión que le podía pasar a cualquier colombiano en un momento de intolerancia donde no se discutía, sino que se peleaba. Y no se peleaba a golpes, sino el primero que sacara el revólver", afirmó.

"Andrés tuvo la mala suerte de estar en el sitio equivocado a la hora equivocada", apuntó. "Ese día seguramente mataron no sé a cuántos médicos, cuántos odontólogos, cuántos periodistas... y no trasciende, porque no trascendía a la altura de lo que pudo trascender Andrés", aseguró.

Del papel de Colombia en el próximo Mundial de Brasil, Maturana dijo que la selección "es un motivo de alegría, es una esperanza por un futuro, es como la rúbrica que certifica que sí se pueden hacer muchas cosas, incluso buenas" y que cada colombiano asumiría una buena actuación del combinado nacional como "la posibilidad de ser mejores en todas las direcciones".