Para qué me quedaba con un equipo donde los dirigentes no aspiran a nada: Pecoso Castro

El ex entrenador del Atlético Huila comentó que los directivos del elenco auriverde le dijeron en cierta etapa del campeonato que no les interesaba estar en cuadrangulares, pues esto les generaba pérdidas económicas.

Fernando Castro, técnico saliente del Atlético Huila. Foto: Diario del Huila

Fernando ‘El Pecoso’ Castro, ex técnico del Atlético Huila y hoy entrenador del Deportivo Cali, rindió declaraciones en las cuales expresó luego de estos días todo lo que sucedió en torno a su salida del elenco opita. Castro  expresó que en cierta etapa de la temporada el presidente del club, Juan Carlos Patarroyo, y el gerente de la institución, Carlos Barrero, le comentaron que como líderes del equipo nos les convenía económicamente estar en los cuadrangulares, pues los premios que los jugadores pedían por estar en esta instancia eran costosos.

El Pecoso destacó que además de la parte económica existieron otros factores que lo motivaron a salir del equipo auriverde. Según Castro, la falta de visión y ambición del club huilense lo llevaron a renunciar pues tenía claro que para el 2015 varios de los jugadores del Huila serían vendidos y no tendría un equipo para pelear por su deseo de salir campeón.

Aun así este hombre de experiencia en el fútbol indicó que las directivas del elenco opita se portaron de manera excelente mientras estuvo en la ciudad y que está muy agradecido con ellos, pero que  no quiere quedar mal con la afición y que está dispuesto a rendir una rueda de prensa, en la que estén además de él los directivos del Huila para dejarle claro a la opinión pública las condiciones en que se dio su renuncia.    

Fernando Castro puntualizó una vez más que el fútbol es un negocio que mueve mucho dinero y que incluso para un equipo de la primera división resulta muy rentable solo jugar los 32 partidos del torneo regular y no clasificar a instancias mayores por costos, mientras que para un club que esté en la B no ascender puede resultar beneficioso económicamente.

¿Cómo fue la relación con la gente del Huila?

Esos señores me respetaron mucho a mí, yo no tengo queja del señor Barrero y del señor Patarroyo porque conmigo no se metieron para nada, no me insinuaron de alineaciones ni nada. Yo soy un profesional y fui al Huila a trabajar honestamente y así lo hice, estoy muy agradecido con el Huila y con ellos porque me dieron la oportunidad, porque luego me ofrecen un equipo donde me brindan más dinero y garantías para trabajar, en la vida y en el fútbol las cosas son así, oferta y demanda. Además de otras situaciones que no me permitían estar en el club.  

¿Qué situaciones?

En su momento, él (Juan Carlos Patarroyo) me manifestó que no les convenía entrar a los octagonales por que perdían plata. Luego el gerente, Carlos Barrero, también me lo manifestó, si no les gustaba yo qué me voy a quedar en un equipo que no tiene aspiraciones de nada, que no quiere ser campeón; ¡cómo iban a perder dinero, por Dios santo! Pero pareciera que mi salida del equipo fue mi culpa, por eso quiero una reunión con ellos y hablar delante de la prensa a ver quién tiene la razón, porque yo no voy a quedar mal con la gente de allá o en últimas pues hago una rueda de prensa en Cali y cuento todo y listo.

¿Eso lo motivó a irse del Atlético Huila?

Para qué me quedaba yo en Neiva con un equipo de dos pesos que no aspira a nada, donde los dirigentes no aspiran a nada, donde los jugadores buenos iban a salir, entonces me ofrecen un Deportivo Cali con condiciones, yo renuncié. Además de que yo tengo la posibilidad de progresar en mi vida, tengo el derecho de ir a un equipo grande en el que pueda ganar más plata y salir campeón, por eso renuncie. Y lo digo de nuevo, estoy muy agradecido porque me trataron supremamente bien, estoy muy agradecido con esa ciudad (Neiva), con la prensa, con la afición, con los directivos que repito que trataron como un rey, como un señor, como un caballero y deje buenas amistades.   

Por otro lado, yo nunca les pase una hoja de vida al Huila, ningún empresario se acercó a decirles que Fernando Castro estaba vacante, no, porque no tengo representante, porque yo me manejo solo, por eso tengo la responsabilidad y autoridad de irme cuando quiera, porque si los directivos deportivamente no quieren nada, para qué.   

Si tiene esos motivos, ¿por qué tanta polémica por su salida?

Yo tenía un contrato hasta el 30 de junio de 2015, pero renuncié y eso no es pelea, la vida me da la oportunidad de venir a un club donde sé que puedo hacer cosas muy lindas, eso es totalmente normal. Además, durante el tiempo que restaba nos íbamos a ganar 198 millones de pesos y no entiendo por qué pidieron $400 millones, por qué motivo cobrar todo eso, los números de los contratos son claros y dicen que me iba ganar casi la mitad de lo que se pidió.

¿Qué tan conveniente es para un equipo profesional no ganar y tener la opción de figurar o ser campeón?

Como los jugadores estaban pidiendo premios, entonces dijeron que no era conveniente clasificar a la semifinal, que era una gastadera de plata en reconocimientos, que era mejor que no pasáramos a los cuadrangulares, para ellos era una pérdida entrar a los cuadrangulares. Yo como técnico, con 44 años de experiencia en el fútbol aspiro a ser campeón, pero con qué equipo me iba a quedar ahora, le respondo, con nada, a todos los jugadores los están vendiendo, porque el fútbol es un negocio; pero cómo van a decir que se pierde plata jugando los cuadrangulares, eso no puede ser. 

La Dimayor le paga a estos equipos chicos, como el Huila, entonces a ellos les interesa jugar 18 partidos en cada semestre, les pagan todo el año y no invierten nada, mientras que un equipo entra a los 8 tiene que armar un buen equipo para ir a una copa internacional. A mí me llamaron de un equipo de la B, donde me dijeron que no les interesaba subir a la A, entonces para que se trabaja en un equipo así, porque yo tengo aspiraciones y quiero salir campeón.

Esa problemática de las aspiraciones de los directivos del fútbol colombiano representa una dura situación para el balompié nacional...

Por supuesto, se reciben patrocinios de diferentes partes, entonces un directivo para qué va a  encarecer el equipo. El único club que hay en Colombia es el Cali, de resto todos son de particulares, el fútbol es un negocio y eso está muy bien, yo tengo un socio y está re-loco por comprar un equipo en la B, para subirlo a la profesional y quiere que yo se lo maneje, me dice que yo me consiga el gerente administrativo y el gerente deportivo, porque él sabe que esto es un negocio.

O sea que a los equipos no les interesa ganar o ascender si están en la B

A muchos equipos de la B no les conviene ascender, de ninguna manera y de ningún riesgo, es que con todo el dinero que ganan, por ejemplo les dan 5000 millones al año para su mantenimiento y solo se gastan mil, les quedan $4000, más la taquilla, esto es un negocio.  

¿Cómo ve el futuro del Atlético Huila?

Cuando el Cali se acercó a negociar conmigo, yo le dije a el doctor Patarroyo y él me lo dejó muy claro, que llevaba dos años en el fútbol y que se quería ir, que si mañana o pasado mañana resulta alguien que le compre el club, pues él lo vendía y que no tenía ningún problema en que se negociará mi salida, con los jugadores es lo mismo, yo le dije a los directivos del Cali que viajaran y hablaran con él por los jugadores que queremos.

Y el Deportivo Cali...

Es la quinta vez que llegó a esta institución, cuando se pasa este número de veces por un equipo algo ha dejado, yo no llego al Cali por ser el Pecoso, a mí no están regalando nada, quiere decir que las otras cuatro veces que he estado allá, algo deje al equipo, a la afición y a la prensa, a cualquiera no van a llevar este número de veces  y me lo he ganado con trabajo y respeto.

Pecoso y el Huila

Fernando ‘El Pecoso’ Castro estuvo en el Atlético Huila durante aproximadamente 4 meses siendo director técnico del Atlético Huila, el entrenador manizalita que tiene 44 años de experiencia dentro del mundo del fútbol ayudó al equipo opita a salir de la zona de descenso, además de clasificar al conjunto huilense a los cuadrangulares semifinales luego de dos años.

A base de trabajo, Castro sacó al equipo del barcino de un momento difícil, además de ayudar a destacar a jugadores que hoy son pretendidos por los principales equipos del país y de américa. Juan Fernando Caicedo y Hernán Hechalar se ganaron un lugar en la historia del equipo convirtiéndose en dos de los referentes históricos del Atlético Huila. 

Frases destacadas

- “Para qué me quedaba yo en Neiva con un equipo de dos pesos que no aspira a nada, donde los dirigentes no aspiran a nada, donde los jugadores buenos iba a salir”.

- “En su momento, el (Juan Carlos Patarroyo) me manifestó que no les convenía entrar a los octagonales por que perdían plata, luego el gerente Carlos Barrero también me lo manifestó, si no les gustaba yo qué me voy a quedar en un equipo que no tiene aspiraciones de nada, que no quiere ser campeón”.

- “Patarroyo me lo dejó muy claro, que llevaba dos años en el fútbol y que se quería ir, que si mañana o pasado mañana resulta alguien que le compre el club, pues él lo vendía”.

- “A muchos equipos de la B no les conviene ascender de ninguna manera y de ningún riesgo, es que con todo el dinero que ganan”.

- “La Dimayor le paga a estos equipos chicos, como el Huila, entonces a ellos les interesa jugar 18 partidos en cada semestre, les pagan todo el año y no invierten nada, mientras que un equipo entra a los 8 tiene que armar un buen equipo para ir a una copa internacional”.

- “Durante el tiempo que restaba nos íbamos a ganar 198 millones de pesos y no entiendo por qué pidieron $400 millones, por qué motivo cobrar todo eso, los números de los contratos son claros y dicen que me iba ganar casi la mitad de lo que se pidió”.

“Yo quiero ser campeón y para ello contraté a Pecoso”

Molesto pero con ganas de olvidar y dejar a un lado el tema de Pecoso Castro, el presidente del Atlético Huila, Juan Carlos Patarroyo, dio declaraciones ante las versiones dadas por el entrenador manizalita y expresó que nada de lo dicho por el estratega es verdad y que sus declaraciones hacen daño a la institución.

“Como se les ocurre creer que yo voy a contratar a un técnico de la calidad de Pecoso, donde nosotros sabíamos que pondría en los primeros lugares al Atlético Huila y luego cuando estaba a punto de clasificar a los cuadrangulares le dijéramos que no clasificara al equipo y menos llegara a la final que porque no teníamos conque darles los premios que seguramente nos pedirían”, expresó Juan Carlos Patarroyo.

Y el dirigente agregó, “a Pecoso lo tratamos bien, siempre lo respetamos, nunca nos metimos con su trabajo, ni le insinuamos algo, nunca lo hicimos y cada vez que se reunía con nosotros lo felicitábamos por el buen trabajo y le agradecíamos por su responsabilidad y honestidad, queríamos ver al equipo en las finales, siempre le dijimos eso, pero sus palabras de ahora hacen daño a la institución”.

La contratación de Pecoso era costosa y sobrepasaba los números que tenían para ofrecerle a un técnico, “cómo voy a contratar un técnico tan costoso para decirle que no quiero ser campeón, que nosotros no estamos dispuestos a asumir los premios y que por ello no le diera tantas alegrías a la afición”.

Cundo la hora de clasificarse a los cuadrangulares finales llegó, los dirigentes del Atlético Huila sabían que los jugadores iban a pedir premios, y es por ello que las gestiones empezaron y la búsqueda de los premios se tendría que hacer por el bien de todo el equipo.

“Les dijimos a los jugadores, si ustedes clasifican a los cuadrangulares, les damos un premio económico. En Barranquilla estuve acompañándolos y sabíamos que teníamos una opción de lograr el punto invisible, así que los reuní la noche anterior en el hotel y les dije, si ganamos ese partido con Uniautónoma y ganamos el punto invisible, les duplicó el premio”.

En ese momento el presidente tomó una decisión sin contar con la junta directiva del equipo y arriesgándose y pasando por encima del tema de la austeridad que había en el Atlético Huila, les propuso doblarlos premios a cambio de los buenos resultados. “Si éramos campeones el premio era más de 400 millones de pesos, esa noche en Manizales llore porque quería llegar a la final”, manifestó Patarroyo.

Finalmente Patarroyo aseveró que no quiere saber nada más del tema de Fernando el ‘Pecoso’ Castro y que solo desea ver al Atlético Huila campeón y que en el 2015 trabajara para ello y que no ahorrara esfuerzos en conformar un equipo ganador para que el entrenador José Fernando Santa tenga un buen trabajo.