Mi referente es Cristiano Ronaldo: Erick Moreno

El chocoano de 19 años será titular este miércoles en Tunja en el juego de ida de la final de la Copa Colombia contra Boyacá-Chicó.

Erick Moreno no había nacido cuando Millonarios festejaba en Barranquilla el 18 de diciembre de 1988 su último título en Colombia, al empatar 1-1 con Júnior. La celebración en el Metropolitano de Mario Vanemerak, Eduardo Pimentel, “Pájaro” Juárez y Arnoldo Iguarán estaba a tres años del nacimiento del chocoano Moreno (24 de noviembre de 1991).

Y el 20 de diciembre de 2001, cuando el equipo embajador disputó su última final en la Copa Merconorte contra Emelec, Erick Moreno no se cansaba de hacer goles en los Juegos Intercolegiados en Bagadó. A pesar de ser hincha de Nacional, siempre quiso jugar en el club albiazul y mañana a las 7 de la noche en Tunja, en donde Millonarios va a jugar una final después de la de 2001, el espigado delantero de 19 años será titular. Ya lleva más de cinco goles este semestre y espera poder anotar una vez más en el primer juego de la gran final de la Copa Colombia contra Boyacá-Chicó.

Millonarios está en una final después de 10 años…
La hinchada y nosotros estamos felices. Ya no sentimos tanto peso como al principio del torneo. Porque ahora nos entendemos mejor, ya hacemos lo que el técnico nos pide. Después de ganarle al Júnior en la seminal, Richard Páez nos felicitó, nos dijo que nos lo merecíamos. Ahora queremos ser campeones y poder llegar a un torneo internacional.


¿Se refiere a que ya se entienden mejor en el ataque?
También en defensa, en todo. Porque había unos jugadores nuevos y no nos entendíamos del todo. En ataque, cuando tú te mueves un poquito, Mayer Candelo te coloca un pase perfecto. Y Toloza se lleva todos los centrales con su agilidad y quedas solo en el área. Somos una ofensiva peligrosa, con jugadores rápidos y contundentes.


¿Esa sociedad en el área, se construyó fuera de las canchas?
Sí. En general acá hay muy buen ambiente. Todos son muy recocheros. Wilson Carpintero y Elkin Blanco son los que más tiran bromas. El mismo Páez se une también a molestar. Pero en general eso permite que seamos muy amigos.


¿Qué piensa sobre Richard Páez?

Es excelente. Nunca trata mal a nadie, es honesto, amable, respetuoso. Por eso uno trata de hacer lo que él pide. Cuando no lo cumples se sienta al lado de ti, te habla. Te dice que subas más el ritmo. Es muy humano.


¿Qué significa haberse ganado la titular de Millonarios apenas con 19 años?
Una alegría inmensa. Lo que me está pasando es muy bonito porque estar en Millonarios y ser titular no es nada fácil de conseguir. Pero ahora sólo pienso en mejorar. Esa es la clave: nunca conformarse. Todo esto se lo dedico a mi señor y a mi familia, que siempre están conmigo. Me llaman cada vez que meto un gol.


¿Cómo fue su debut en el fútbol profesional colombiano?
Fue en el primer semestre de 2009 con el Pereira enfrentando al Pasto. Pedro Sarmiento era el técnico y jugué 18 minutos porque cumplía la norma del sub-18. Tenía muchos nervios, pero creo que me fue bien. Curiosamente ingresó por mí Toloza, que ahora está conmigo en Millonarios. Yo hice todo el proceso de menores en el Pereira.


¿Y cómo llegó a Millonarios?
Yo finalicé contrato con el Pereira y la idea era irme para el fútbol brasileño. Mi representante estaba buscando un club. Pero mientras tanto me dejaron entrenar en Millonarios y ‘El Chiqui’ García me vio, le gustó como jugaba y me quedé.


¿Su primer gol?
Mi primer gol fue con Millonarios, enfrentando a Academia en la Copa Colombia de esta edición. Me demoré mucho en anotar (casi dos años), no tuve muchas oportunidades de juego. Ahora me estoy desquitando, pues ya tengo la oportunidad, más confianza.


Con 19 años, hasta hubiera podido ser tenido en cuenta por Eduardo Lara para su proceso sub-20…
Sí, hubiera podido ser convocado. Pero si no estaba jugando era difícil que me llamaran porque yo empecé a figurar este semestre. Creo que hubiera podido hacer cosas importantes.


Desde que comenzó, ¿siempre fue delantero?
Siempre, desde que jugaba los intercolegiados, allá en Bagadó (Chocó). Aunque a veces jugaba de volante de marca por molestar. Lo que nunca cambió fue mi ilusión por ser futbolista profesional.

¿Quién era su ídolo?
Ronaldo. Lo veía mucho por televisión y siempre traté de jugar como él.

¿Y le gustaría ser igual de famoso a él?
Jugar como él sí, pero no el tema de la farándula. No me gusta. Yo no le paro bolas a eso. Creo que es mejor pasar desapercibido, estar concentrado en lo mío.


¿Y qué equipo seguía antes?
Siempre fui hincha de Nacional. Pero también quise jugar en Millonarios porque es un club grande. Y claro, me gustaba desde chiquito el Manchester United. Ojalá algún día pueda llegar allá.


¿Cómo hace para saltar tanto al momento de cabecear?
La clave está en mirar muy bien la pelota y medir el salto, para que cuando llegue, los centrales estén ya cayendo. Eso es un don, el de saltar más que los otros, pero hay que mejorarlo cada día. Hay gente que es pequeña, pero que sabe saltar. Mis referentes en ese tema son Falcao García y Cristiano Ronaldo, que juega en el equipo del que soy hincha.

Seguramente siempre escoge jugar con el Madrid en el Play Station…
Claro. Juego en mi casa con Elkin Blanco, con quien vivo. En la concentración no juego porque me tocaría cargar el play que es muy pesado y no aguanta. Toca conformarse con la televisión o charlar con el compañero.


¿Por qué vive con Elkin Blanco, volante de contención del club?
Mi tío es el cuñado de Elkin Blanco y por eso vivo con él y con su hermano, quien es el que nos cocina. Nosotros ambientamos con la música: la salsa, el reggaetón, el vallenato. Porque como todo moreno que se respete, sabemos bailar muy bien.