Millonarios empató en casa e Israel se fue abucheado

El equipo 'Embajador' no pudo con Águilas Rionegro e igualó 0-0. La hinchada azul no aguantó más la irregularidad del equipo y reprobó la actuación de los jugadores.

El uruguayo Rubén Israel vive momentos tensos en la institución azul. / Andrés Torres

Hace mucho tiempo que no se vivía un ambiente como el de este sábado en El Campín. La hinchada embajadora no aguantó más y reprobó con canticos y silbidos la labor de la Junta Directiva, cuerpo técnico y jugadores. El empate 0-0 ante Rionegro colmó la paciencia de los 8.000 espectadores que asistieron con la ilusión de ver un Millonarios diferente y que arrancará de una vez la senda de victorias en la Liga Águila.

Al técnico Rubén Israel le tocó vivir por primera vez desde que está en el azul, la reprobación de todo el estadio. Al grito de: fuera, fuera, fuera; tuvo que salir rumbo hacia los camerinos. Y es que una de las cosas que más desaprueba el hincha azul del uruguayo, además de la escasa producción ofensiva que se le ve al equipo, es que todavía no haya asumido como debe ser la irregularidad con la que vive Millonarios desde su llegada. "Tenemos puntos que destacar, hemos mejorado la defensa pero nos falta arriba en los últimos metros de la cancha", decía el entrenador en la rueda de prensa.

Millonarios no generó una sola ocasión de gol en todo el partido. Es más, Nicolás Vikonis salvó dos pelotas de gol clarísimas del rival. La primera, al minuto 1 un mano a mano, y la segunda, al minuto 31 un remate que desviaba al tiro de esquina. La incapacidad de los dueños de casa para generar un juego colectivo se veía reflejada en los pelotazos que una y otra vez iban dirigidos hacia Ayron del Valle y ‘Manga’ Escobar.

Una vez más, Israel decide sacar al delantero que llegó este semestre del América de Cali, para darle paso esta vez a Enzo Gutiérrez. El argentino debutaba con la camiseta azul, pero nuevamente la escases futbolística de Millonarios hacia que cada balón que le llegara fuera una lucha constante y solitaria con los defensores de Águilas.    

En términos de juego, no se puede rescatar casi nada de los ‘Embajadores’, más allá del regreso al Campín del ídolo azul, Pedro Franco, quien tuvo un aceptable desempeño. Estuvo el buen planteamiento defensivo del conjunto visitante. Le bastó con cubrir las bandas y tener superioridad numérica en los rebotes, tras los excesivos pelotazos, para complicar -y de qué manera- a Millonarios. 

Y es que después de Rubén Israel, lo más señalados por toda la parcialidad azul fueron los directivos del club. Con pancartas y canticos para que se fueran, la hinchada demostró su inconformismo por la actualidad deportiva y administrativa que vive el equipo capitalino. 

En ese orden siguieron los jugadores, que como ante Once Caldas el pasado jueves 21 de julio, se fueron abucheados por toda la fanaticada que presenció el partido en el estadio. El hincha azul entiende que el mal momento del club es un cumulo de cosas. Porque sin importar el planteamiento y lo que se trabaja en la semana por parte del técnico, es evidente el bajo rendimiento de algunos de los protagonistas.

Millonarios cierra la fecha seis, decimo con 8 puntos. El jueves 4 de agosto recibe en Bogotá a Tolima por el juego de ida de los octavos de final de la Copa Águila. En Ibagué, el compromiso terminó 0-0. Para muchos, Israel desde ya tiene los días contados para rectificar el camino, pues lo que se vivió este sábado en El Campín es un precedente para el futuro inmediato del onceno de la capital.
 

Temas relacionados