Millonarios goleó y quedó a un paso de las semifinales de la Liga

El conjunto albiazul venció 4-0 a Envigado con tres goles de Fernando Uribe y uno de Federico Insua.

Federico Insúa celebra el primer tanto de Millonarios contra Envigado. Foto: Gustavo Torrijos, El Espectador

La llave quedó prácticamente liquidada, Millonarios ratificó este jueves su gran momento y goleó 4-0 al Envigado en el juego de ida de los cuartos de final de la Liga Águila. Con un tanto de Federico Insúa y un triplete de Fernando Uribe, quien llegó a 12 goles en el semestre, el equipo albiazul siguió demostrando su poderío en casa y su ambición por lo que se ha convertido en una obsesión: la estrella 15.

Cuando faltaban tres fechas para el final de la fase Todos contra Todos, Millonarios estaba más afuera que adentro. La clasificación se veía lejana porque además venía un duro camino frente a equipos de jerarquía como Atlético Nacional, Independiente Medellín e Independiente Santa Fe. Claro que lo que tenían en común esos partidos era que se disputarían en el estadio El Campín, escenario en el que el cuadro embajador no había perdido ningún partido a lo largo de la Liga Águila. Primero se empató 0-0 ante los verdolagas, luego se logró un contundente 3-1 ante el DIM y en la fecha 20 se clasificó a los Playoffs tras derrotar por el mismo marcador a su rival de patio y de paso dejarlo eliminado. El Campín se había convertido ya en un fortín, en un lugar casi sagrado para los dirigidos por el técnico argentino Ricardo Lunari, quien desde su llegada al cuadro embajador ha declarado que la altura había que aprovecharla para ahogar a los rivales corriendo más de la cuenta. Justamente, con esa fórmula, es que Millonarios ha podido dar la pelea en la Liga Águila y estar cerca de las semifinales.

Este jueves sus jugadores salieron desde los primeros minutos con la actitud de meter al Envigado en sus propio arco y por eso, sin necesidad de sufrir, encontró la diferencia en el marcador. Incluso el árbitro Ímer Machado no había sancionado dos penales claros, sin embargo, Federico Insúa, con un espectacular cobro de tiro libre, puso a ganar a su equipo y a celebrar a los casi 30 mil espectadores que colmaron las tribunas del estadio bogotano. El problema fue que Millonarios se conformó con la mínima diferencia y levantó el pie del acelerador de manera inesperada. Esa velocidad con la que llegaba al arco en los primeros minutos no se volvió a ver y eso le dio ánimos al cuadro naranja que pudo empatar, pero no contó con buena definición.

Máyer, determinante

El segundo tiempo comenzó con ese mismo ritmo lento, costaba pasar la mitad de la cancha. Sin embargo, el ingreso de Máyer Candelo y el argentino Maximiliano Núñez, como ha sido costumbre en los últimos juegos, le dio un nuevo aire al equipo. Se crearon opciones claras y comenzó el show de Fernando Uribe, quien en 15 minutos anotó tres goles para liquidar la serie y dejar prácticamente definido el paso de Millonarios a las semifinales de la Liga Águila. El primer gol del delantero pereirano llegó tras un regalo de la defensa naranja, que dejó un balón suelto en el área chica y el goleador no desaprovechó. Luego, a los tres minutos, fue con un cabezazo, tras un centro de Lewis Ochoa y, finalmente, al minuto 86, el jugador aprovechó para enviar el balón al fondo de la red tras una brillante jugada de Máyer Candelo.

El próximo domingo el partido en el Parque Estadio de Envigado prácticamente será de trámite, la diferencia es muy amplia y el nivel del cuadro antioqueño no es como el de hace unas fechas cuando lideraba la Liga. Atraviesa un bajón del que por lo menos este semestre será difícil levantar.