Millonarios le apuesta Russo

Tras la sorpresiva renuncia de Diego Cocca, el club embajador en una operación relámpago encontró la fórmula para afrontar la temporada 2017. Un novela con final feliz.

El estratega argentino Miguel Ángel Russo asumirá las riendas del onceno albiazul para la próxima temporada. / Archivo EFE

Millonarios vivió este jueves un día de telenovela. En la mañana se levantó con la sorpresa de la renuncia de su técnico Diego Cocca. Sí, el mismo que el lunes había anunciado sus seis refuerzos para afrontar la temporada 2017, decidió abandonar el barco para regresar al equipo de sus amores, el Racing. Y despidió la noche con el anuncio de su nuevo estratega, otro argentino, Miguel Ángel Russo, un entrenador de quilates, campeón de la Copa Libertadores con el Boca Juniors en 2007.

Esta historia con matices de crisis para el equipo embajador comenzó a tejerse este jueves cuando Cocca sacudió al club embajador con un portazo tan sonoro que desestabilizó a los dirigentes. Justo 24 horas después del arribo de media docena de refuerzos y cuando recién se conocía que Atlético Paranaense sería el rival en la segunda fase de la Copa Libertadores, comunicó su decisión de dar un paso al costado. Según le explicó su agente a Gustavo Serpa, uno de los mayores accionistas, su renuncia indeclinable tiene que ver con razones “estrictamente familiares”. Claro que mientras las autoridades del azul capitalino no lograban salir del estupor, Cocca se reunía en Punta del Este con Víctor Blanco y Miguel Jiménez, titular y vice de Racing. Hasta la ciudad balnearia uruguaya, donde el técnico se encuentra de vacaciones junto con su señora e hijos, viajaron los directivos argentinos. Fue el encuentro definitivo, después de la charla preliminar que tuvieron el miércoles. Ese día, cuando Millonarios ya había anunciado la llegada de Juan Guillermo Domínguez, Felipe Banguero, John Duque, Jair Palacios, Elíser Quiñones y Cristian Arango, el entrenador de 44 años mantuvo una teleconferencia con la dirigencia de Racing en el hotel Savoy, propiedad del mandamás celeste y blanco.

“Habló de problemas personales. Es lamentable lo que ha hecho. Nosotros armamos el equipo con base en sus recomendaciones. Hicimos contrataciones de futbolistas que él mismo pidió y ahora se va. Hasta última hora no me mandó un mensaje de whatsapp”, manifestó el presidente Enrique Camacho, visiblemente molesto con el entrenador argentino. Incluso, Cocca dio a conocer su renuncia a través de su cuenta de Twitter antes de hacerla oficial. “(…) Deseo transmitir que por decisiones personales he dejado la dirección técnica de Millonarios. (…) Asumo la responsabilidad de haber cambiado la decisión de no continuar en forma tardía, pero la verdad, estar lejos de mi familia sumado al llamado de un club al que le tengo mucho cariño y me comunicó que me necesitaba, hicieron reversar mi postura inicial. Pedir disculpas a la directiva, al periodismo y aunque seguro estarán enojados o no compartan mi decisión, a esa hinchada maravillosa”, consignó el argentino.

Lo que no contó Cocca en su breve comunicado es que cobrará casi el doble de lo que percibía en Millonarios, muy a pesar de que se trataba de uno de los contratos más altos de Colombia. Racing, un equipo ordenado económicamente, decidió invertir US$1’200.000, un 40 % más de lo que recibía en el cuadro de Bogotá. Además de la situación familiar y el llamado de la “Academia”, el conjunto con el que se consagró hace dos años, pesó la cuestión económica, está claro. En las próximas horas viajará a Buenos Aires y firmará un contrato por 18 meses. Dejará de jugar la Copa Libertadores y con el equipo argentino, uno de los cinco grandes, tendrá como desafío prioritario la Sudamericana.

Desde “pesetero” y “mercenario” hasta “irrespetuoso”. De todo le dijeron a Cocca en las redes sociales, que estallaron en contra de un técnico que había caído bien en la afición azul. De hecho, encaminó a un equipo que había perdido el rumbo con Rubén Israel, ganó el clásico ante Santa Fe, logró la clasificación a los ocho y aunque fue eliminado por el campeón de América, se hizo acreedor a un cupo en la próxima Copa Libertadores. Apenas dirigió 12 partidos, con siete triunfos, dos empates y dos derrotas (66 % de los puntos), 21 goles a favor y 14 en contra. “Fue descortés, estamos desilusionados”, disparó Camacho, quien reconoció que no tiene plan B. Aunque aclaró: “Vamos a contratar a un técnico con experiencia internacional”.

Entonces Camacho y su junta directiva se dieron a la maratónica tarea de conseguir su reemplazo. Se habló de uno, de otro. Y en horas de la noche llegaron a un final feliz con el anuncio de Russo, de 60 años, extécnico de Estudiantes de la Plata, Universidad de Chile, Rosario Central, Salamanca de España, Colón de Santa Fe, Los Andes, Monarcas de Morelia de México, Vélez Sarsfield, Boca Juniors y San Lorenzo.

Russo, quien en su época de futbolista se desempeñó como volante, vistió la camiseta de Estudiantes de la Plata y se retiró de las canchas en 1988, llegará a Colombia este lunes. Su asistente será Hugo Ernesto Gottardi.

Temas relacionados