En Millonarios, los números de Diego Cocca ilusionan

De los últimos cinco entrenadores del Ballet Azul (Richard Páez, Hernán Torres, Juan Manuel Lillo, Ricardo Lunari y Rubén Israel), el actual técnico albiazul, inició al igual que el campeón en 2012, con cuatro triunfos y un empate. Ambos debutaron con victoria en un clásico capitalino.

El próximo domingo ante Equidad, Cocca jugará su segundo partido como local. / Jhonatan Ramos

El cambio de entrenador a mitad de torneo es sinónimo de mala planificación y que las cosas simplemente no están andando por el camino indicado. La responsabilidad no siempre es del técnico. Directivos y jugadores también tienen su cuota. Pero siempre es el adiestrador el primero que termina pagando los platos rotos. (Lea también: La Liga más apretada de los últimos años)

Millonarios es el fiel ejemplo de esto. Ha tenido cuatro entrenadores en los últimos dos años, tres de los cuales llegaron en el ecuador del campeonato. La ilusión de una numerosa hinchada recae y vuelve a florecer como una montaña rusa. Quienes llegan al banquillo azul deben remar contra la corriente con un equipo que no armaron y cuando inician su proyecto, en las espaldas llevan a cuestas resultados y un contexto negativo. Tal como sucedió con Ricardo Lunari y Rubén Israel, los antecesores de Diego Cocca, el nuevo entrenador albiazul. (Vea en vídeo: Naufragó el proyecto de Rubén Israel en Millonarios)

El argentino llegó en un momento muy difícil para Millonarios. Un equipo por fuera de los ocho, con una directiva que perdió toda la credibilidad con la hinchada y un club sancionado después de un acto reprochable en donde algunos aficionados invadieron el campo de juego. Sin embargo, Cocca, es el primer entrenador desde la era de Hernán Torres, que luego de cinco partidos disputados se encuentra invicto con tan sólo un empate.

De los últimos cinco entrenadores del Ballet Azul (Richard Páez, Hernán Torres, Juan Manuel Lillo, Ricardo Lunari y Rubén Israel), el técnico campeón en el 2012 inició -igual que Cocca- con cuatro triunfos y un empate. Ambos debutaron con victoria en un clásico capitalino, incluso, también lo hicieron Lunari e Israel, el primero cayó goleado y el segundo empató. El peor arranque lo tienen el argentino exjugador de Millonarios y el venezolano con tres derrotas, un empate y una victoria. (Vea también: "Millonarios es el equipo más grande de Colombia": asistente de Cocca)

Sin duda los números de Cocca ilusionan. La gran diferencia con la era del técnico tolimense que volvió a dar la vuelta con Millonarios después de 24 años, va más allá que el argentino logró los 13 puntos de 15 posibles, jugando cuatro partidos por fuera de casa. Santa Fe, Chicó, Cortuluá y el empate ante Pasto, son los resultados que tienen hoy en día al conjunto capitalino metido dentro de los ocho y dependiendo de sí mismo. (Así va la tabla de la Liga, cuanto restan tres fechas)

En un torneo atípico para Millonarios. Duró más de un mes sin jugar después de adelantar tres partidos debido a las remodelaciones que se llevan a cabo en El Campín. El entrenador argentino todavía no sabe lo que es disputar un partido de local ante la hinchada azul, pues en su único partido en casa ante Envigado, el equipo capitalino aún estaba sancionado para jugar sin público.

A Millonarios le restan de local, La Equidad y Medellín. Por fuera deberá viajar a Neiva para enfrentar a Huila, y esperar la fecha del partido que debe ante Júnior en Barranquilla. Son 12 puntos en juego. Teniendo en cuenta los últimos tres torneos, desde que están 20 equipos, sólo en el Apertura de 2015, el octavo (Júnior) ingresó con 33 unidades, en los otros dos, tanto Santa Fe como Cortuluá, se clasificaron con 31. De esta manera, Cocca cuenta con 27, por lo que, para no pasar afujías, ganando lo que le queda en Bogotá, se asegurará su estadía en los cuartos de final.

De lograrlo, se convertiría, además, en el primer técnico azul de los que llegaron a mitad de torneo en conseguir la clasificación. Por ahora, los números lo respaldan. En cuento al juego, sin duda que se ha visto un nuevo Millonarios, más ofensivo y con mayor volumen de ataque. 11 goles lo avalan. Sin embargo, la parte defensiva también ha sufrido sus consecuencias, 5 anotaciones, en la misma cantidad de partidos. Cocca deberá encontrar el equilibrio necesario y el equipo que él crea que más le conviene para lo que necesita. No ha repetido once inicial y aún se mantiene en el discurso de estar observando a toda la plantilla. Pero a la vuelta de la esquina están los encuentros decisivos y el margen de error cada vez es más reducido, por lo que, ante la exigencia que representa la posición en la que se encuentra, el argentino deberá seguir afrontando prueba tras prueba para ratificar lo hecho hasta ahora.