Millonarios: No los para nadie

Podrán decir que su juego no convence todavía, que el medio campo acaso necesita más vertiginosidad y que aún padecen una defensa austera. Pero lo de líder no lo discute nadie: Millonarios gana con nómina alternativa e incluso en la mitad del camino hacia su plenitud futbolística.

Cosme hizo  el segundo gol de Millos.   / Andrés Torres
Cosme hizo el segundo gol de Millos. / Andrés Torres

Le ganó el sábado al Deportes Quindío, con goles de Wason Rentería y Wilberto Cosme; se clasificó anticipadamente a los cuadrangulares con un partido menos que el resto y llenó el tanque de optimismo para enfrentar este miércoles en El Campín a Palmeiras, en el juego de vuelta de los octavos de final de la Copa Sudamericana. Desde el torneo apertura de 2003, Millonarios no llegaba a 30 unidades, cuando en ese entonces se clasificó con 31 en el segundo puesto a los cuadrangulares. Desde allí sólo clasificó seis veces a semifinales en 19 campeonatos disputados y esta vez el equipo de Hernán Torres lo hizo con facilidad a pesar de no brillar en todos los partidos. Pero —como explica el mismo Hernán Torres— es mejor corregir ganando que en un ambiente de derrota.

El otro conjunto que aseguró su clasificación fue Itagüí Ditaires, que igualó 1-1 con Envigado el sábado (gol de penalti de Marlon Piedrahíta). El técnico Leonel Álvarez —dicen sus mismos jugadores— le apostó al pragmatismo desde que llegó al banco este semestre. Confió en la capacidad ofensiva de Johan Fano (el goleador del equipo con cinco tantos), explotó la creatividad de Cléider Alzate (cuatro asistencias, dos goles) y trajo del Medellín al volante John Javier Restrepo, su interlocutor con el resto de jugadores y el líder del plantel. “La clave de este equipo es que es ambicioso. Acá no hay una infraestructura de equipo histórico, no hay sueldos altos, pero sí jugadores grandes y experimentados”, explica el capitán Róbinson Zapata, el segundo arquero menos vencido del torneo (nueve tantos).

Es la tercera vez consecutiva que el equipo antioqueño clasifica a cuadrangulares y ahora están en busca de alcanzar su primera final. En finales será a otro precio, pero por ahora a Itagüí y a Millonarios no los para nadie, jueguen bien o no.

Disímil es la situación que vive el Deportivo Cali, que luego de golear 3-0 a Patriotas alimentó la esperanza remota de clasificar a semifinales. Es el primer triunfo del equipo azucarero en la era del nuevo técnico Héctor Cárdenas, quien aseguró que “el triunfo es importante no sólo porque nos acerca en la tabla de posiciones, sino porque nos borra en gran parte la diferencia negativa de goles. Ahora nos quedan tres finales (contra Huila y Santa Fe y Equidad en Bogotá)”, aseguró el estratega de 33 años.