Millonarios la tiene cuesta arriba

Cuando para poder cumplir los objetivos se depende de un tercero, ya todo es más complicado.

 Mucho más si el nivel que muestra Millonarios es cada vez más lamentable. Frente al Once Caldas, en Manizales, los dirigidos por Hernán Torres tuvieron la oportunidad de comenzar a construir el camino que los llevara a jugar una nueva final, pues de conseguir los tres puntos quedaban cerca del Deportivo Cali y dejaban eliminado al blanco-blanco; sin embargo, no sólo no consiguieron el resultado, sino que el rumbo de los azules en estos cuadrangulares ahora es incierto.

Lo más preocupante es que quedó en evidencia que no tienen con qué luchar y que el desgaste físico de todo el año les está pasando factura justo ahora, cuando son más las ganas que el fútbol y el buen juego. Un dato alentador es que hace un año, cuando logró la estrella 14, el cuadro embajador sólo había sumado tres puntos luego de los tres primeros partidos, pero luego ganó todo lo demás y alzó la copa. No obstante, hay posibilidades matemáticas, mas no futbolísticas.

Para el técnico Hernán Torres, el principal problema que impidió conseguir el resultado en el estadio Palo Grande fue la falta de definición. El miércoles en la noche, cuando quedaban 18 minutos por jugar, Caldas ganaba 2-1; ayer se jugó el resto del partido y nada cambió. “Jugamos los 18 minutos y nuevamente tuvimos opciones para definir, pero no andamos bien en ese sentido: le pegamos a la tierra, somos acelerados en la definición y eso nos cobra. Debo aceptar que también nos salvamos porque ellos nos pudieron anotar dos o tres goles. Ahora queda seguir trabajando, luchando y corrigiendo para buscar las opciones”, destacó el adiestrador tolimense.

Luego del final del partido, el defensor panameño Román Torres salió expulsado por reclamarle al árbitro de forma airada y será una baja importante en los próximos dos compromisos del cuadro embajador en los cuadrangulares semifinales.

Quedan tres partidos por disputar: dos en condición de visitante y uno en el estadio El Campín de Bogotá. El próximo sábado enfrentará al Deportivo Pasto en el estadio Libertad y luego jugará con el Deportivo Cali en el Pascual Guerrero, para cerrar en casa frente al Once Caldas.

Para lograr una hipotética clasificación necesita sumar los nueve puntos en disputa y esperar a que el Deportivo Cali gane sólo un partido de los tres que le quedan. Los dirigidos por Leonel Álvarez, que son sólidos líderes del grupo B, con nueve puntos, jugarán dos partidos como locales y uno fuera de casa, frente al Deportivo Pasto, en la última fecha. De quedar igualados azules y verdes, el punto invisible le daría el paso a la final a los bogotanos por haber clasificado de segundos a los cuadrangulares semifinales.

Temas relacionados