Millonarios venció 2-0 a Quindío en El Campín

El cuadro embajador llegó a 21 puntos y está a siete de clasificar, con seis partidos por jugar. Volvió a ganar después de tres fechas.

Dayro Moreno marcó el segundo gol del partido y llegó a 10 con la camiseta 17 de Millonarios. / Gustavo Torrijos - El Espectador

Era la oportunidad perfecta para que Millonarios volviera a sumar de a tres. No lo hacía desde el 31 de agosto, cuando venció 3-2 al Atlético Huila en El Campín. Los dirigidos por Hernán Torres, quien pagó las fechas de sanción y estuvo desde el banco, salieron al campo con la significativa baja de Román Torres. En su reemplazo actuó Andrés Felipe Cadavid. Por otro lado, en la zona media estuvo Rafael Robayo junto a Elkin Blanco, quedando en el banco de suplentes Jhonny Ramírez. El cuadro embajador necesitó sólo un tiempo para liquidar el partido, que lo dejó en la tercera posición de la tabla de posiciones y cerca de consolidar la clasificación a los cuadrangulares semifinales. El marcador lo abrió Wason Rentería, y Dayro Moreno, de penal, llegó a 10 goles en el semestre y decretó el 2-0 final.

El Quindío no salió a ganar, sino a no perder. En los primeros minutos fue un equipo que se metió atrás y muy poco hizo por buscar el gol, mientras tanto Millonarios intentaba atacar con insistencia, pero la recia defensa quindiana no lo permitió. El cerrojo cuyabro se rompió al minuto 15, cuando luego de una buena jugada colectiva el cuadro azul se fue adelante en el partido. Pase al vacío de Hárrison Otálvaro para Wason Rentería, quien de zurda pateó y venció al arquero Julián Viáfara, que nada pudo hacer.

Ese gol permitió que el cuadro visitante intentara salir un poco y eso le dio más espacio para jugar en el ataque a Millonarios. La movilidad de Wason Rentería y Dayro Moreno fue fundamental para que los volantes pudieran ponerlos mano a mano. Hárrison Otálvaro y Máyer Candelo estuvieron activos, sin embargo, poco a poco fueron perdiendo la intención de buscar el arco rival y Quindío ganó confianza. Incluso terminando el primer tiempo Wilson Carpintero desperdició un gol debajo del arco. Era sólo empujar el balón al fondo de la red, después de un pase que recibió casi en el punto penal, pero falló en su definición y lo envió por encima del horizontal. En Millonarios salió lesionado Ánderson Zapata y a Jhonny Ramírez le tocó ingresar a ocupar la posición de defensor central junto a Andrés Felipe Cadavid. Cuando faltaba un minuto para terminar la parte inicial, Wason Rentería fue derribado en el área por Yéferson Pino y el árbitro Jorge Sierra no dudó en sancionar penal. Dayro Moreno lo convirtió en gol e hizo que a los camerinos se fueran con dos goles de diferencia.

Para la parte complementaria, inicialmente la actitud del cuadro azul fue de salir a arrasar. En tan sólo 10 minutos del segundo tiempo había generado dos oportunidades claras de gol que no supo definir Wason Rentería. Sin embargo, ese empuje no duró mucho y el partido se fue equilibrando. La actitud del cuadro visitante fue agresiva a pesar de ir abajo en el marcador, mientras que Millonarios, cómodo con el 2-0, dejó de insistir y prefirió darle manejo al partido. El desespero de los cerca de 20 mil asistentes a El Campín apareció, pero el resultado se dio y ahora el equipo deberá trabajar para conseguir los siete puntos que le faltan para asegurar su presencia en las finales de fin de año.