Millos venció 4-1 a Patriotas y se metió parcialmente entre los ocho

Aunque tuvo una discreta presentación, el equipo de Hernán Torres sumó tres puntos de oro en El Campín.

Rafael Robayo (izq.) y Wason Rentería marcaron en la victoria embajadora ante Patriotas.
Rafael Robayo (izq.) y Wason Rentería marcaron en la victoria embajadora ante Patriotas.Gabriel Aponte

Para Millonarios lo más importante era ganar y lo hizo. Las estadísticas indican que con la victoria de este domingo, 4-1 sobre Patriotas de Boyacá, quedó parcialmente en la octava posición de la tabla, con 21 puntos, los mismos que Júnior, al que supera por mejor diferencia de goles.

A cuatro fechas del final, las matemáticas ilusionan a los hinchas embajadores, pero el fútbol que practica el equipo, no. A pesar de la abultada victoria los campeones demostraron muchas falencias en defensa y pocas ideas en la mitad.

Además, la actitud tampoco mejoró y es claro que la relación de los jugadores con la afición no pasa por su mejor momento.

Pero sigue vivo y con opciones claras de meterse en los cuadrangulares, que son un campeonato nuevo. La próxima semana Millos visitará al Cali y después recibirá al Júnior. Irá luego a Ibagué y cerrará el torneo en casa ante Alianza Petrolera.

Partido discreto

En los primeros 10 minutos del juego de ayer los visitantes dominaron ampliamente. Generaron tres opciones claras de gol, dos de ellas invalidadas por fueras de lugar de Wilson Carpintero y Juan Carlos Escobar.

Pero en una buena acción colectiva los embajadores se fueron en ventaja en su primera incursión ofensiva. Érick Moreno, Máyer Candelo y Hárrison Otálvaro se juntaron desde la mitad de la cancha. Los seis toques concluyeron con un remate suave, pero bien ubicado, del delantero chocoano que superó al arquero Nicolás Vikonis.

Hasta ahí llegó el ímpetu de los boyacenses, que perdieron la iniciativa. Poco a poco Millonarios se apoderó de la pelota y comenzó a manejarla lejos de su arco, pero sin volver a acercarse con peligro al arco rival.

Los muchachos que dirige Hernán Torres no parecían ser conscientes de la necesidad de anotar más goles para meterse en el grupo de los ocho. Y, además, quedaban expuestos a que Patriotas empatara en cualquier momento. Y así fue. A los 56 minutos el cartagenero John Hernández igualó el marcador tras una precisa habilitación de Escobar.

Pero muy poco les duró la celebración a los boyacenses, porque casi de inmediato Rafael Robayo puso nuevamente arriba a los azules. El volante bogotano recogió un rebote en el centro del área y con un remate de pierna derecha les devolvió la tranquilidad a los cerca de 17 mil hinchas que llegaron al estadio El Campín.

Llegó luego el tercer gol embajador, segundo de Robayo, quien acompañó una incursión ofensiva de Lewis Ochoa. Casi al final llegó el cuarto. Wason Rentería, quien había ingresado por Freddy Montero, recibió un centro de Lewis Ochoa, eludió a dos rivales y definió fuerte arriba.

Eso gol metió a Millonarios entre los ocho y puede significar la reconciliación entre el delantero y la hinchada azul. El tiempo lo dirá.