'Miñía', la alegría de la selección

El lateral izquierdo habla del partido de esta tarde frente a Chile, en el que será titular.

El defensa colombiano Pablo Armero. / EFE

No se puede negar que tiene un don especial para bailar, lo lleva en la sangre. Pablo Armero Stifer es sinónimo de felicidad. El lateral izquierdo de la selección de Colombia les pone alegría a las celebraciones de los goles en el equipo nacional, sin importar quién sea el anotador, y si es él, aún con mucha más euforia.

Lo de Armero no es de ahora. Desde que hacía parte de las selecciones juveniles no sólo se preocupaba por la velocidad, la técnica y los movimientos en cancha, sino por las coreografías para los festejos. Cuando jugaba en el América de Cali expresó que “siempre sacamos el tiempo para las celebraciones, es algo diferente para ponerles sabor a los goles. A los muchachos les gusta y entonces también tenemos que ensayar los pasos del baile”. Esa frase parece seguir vigente. Claro que así como ha evolucionado su swing, también lo ha hecho su fútbol. Ahora en el Nápoli de Italia, aunque sin ser titular indiscutido, poco a poco se ha ido ganando la confianza de su técnico, Rafa Benítez, que en el más reciente partido del calcio italiano lo puso de titular. En la selección es el tercero de esta eliminatoria que más minutos ha jugado, detrás de David Ospina y Falcao García, con 1.252 minutos. Miñía, como lo llaman desde niño en Tumaco, espera demostrar sus talentos en Brasil 2014.

¿Ya tiene lista la coreografía?

(Risas) Esperemos hacer bien las cosas para obtener el resultado. Luego de eso pensaremos en cómo celebrar. Somos un país alegre y con la ayuda de Dios esperemos conseguir el resultado para poder ponerle swing.

Sin un jugador de experiencia como Zúñiga por derecha, ¿cambian sus funciones de salida?

Eso lo definirá Pékerman momentos antes del partido; yo hago lo que él me dice. A él le gusta que uno se fije primero en la seguridad y luego, cada vez que se ataque, sea con contundencia. Lo he hecho bien y espero que este partido sea igual. Tenemos con qué ganarlo.

Pero con la velocidad de los atacantes chilenos, ¿serán pocas sus salidas?

El fútbol es de defender y atacar, no sólo una de las dos. Hemos trabajado para que cuando tengamos el balón ataquemos con sorpresa y logremos ser contundentes, pero habrá que tener mucho cuidado con la velocidad de ellos. Afortunadamente nos sentimos con confianza, porque acá en Barranquilla hemos sabido cuidar nuestro arco.

¿Cuál será la clave para clasificar a Brasil 2014 con este partido?

Creo que serán fundamentales el orden, la concentración e identificar los momentos oportunos para atacarlos. Nos van a tener temor porque saben que estamos en nuestra casa y pasamos por un buen momento acá. Hay que ser inteligentes y ser fuertes mentalmente durante los 90 minutos.

Usted conoce a Arturo Vidal, que juega en la Juventus de Italia. ¿Cómo controlarlo?

Pienso en todo Chile, no sólo en Arturo Vidal o Alexis Sánchez. Son 20 o 25 que están a disposición del técnico y tenemos que tener cuidado con todos, no debemos mirar nombres. Por eso no tenemos preferencia por ninguno. Debemos pensar en nuestro trabajo y hacer nuestro fútbol.

¿Lo afecta llegar sin haber jugado tantos partidos con el Nápoli?

He jugado tres partidos de siete. En el último me sentí cómodo siendo titular. Ante eso estoy tranquilo. Sé de mi capacidad, el cuerpo técnico de la selección me conoce y creo que acá es otra cosa, otro estilo de competencia, y estoy al cien por ciento.