Nacional, a ratificar el favoritismo