Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 7 horas

"No se puede decir que Millonarios está en la final"

Nelson Ramos analiza en medio de su recuperación el presente del equipo, el juego definitivo frente al Júnior en El Campín y lamenta la muerte de su colega Miguel Calero.

Nelson Ramos en la sala de su apartamento en Bogotá.  / Luis Ángel
Nelson Ramos en la sala de su apartamento en Bogotá. / Luis Ángel

El sentimiento más frecuente de Nelson Ramos por estos días es la impotencia: conformarse con sufrir tirado en una cama mientras se recupera de una rotura de tendón de Aquiles. Lo ha embargado la frustración de no haber podido reaccionar, primero, ante la muerte de Miguel Calero, su ídolo y compañero en el Deportivo Cali. “Yo quería ser como él. De hecho, cuando yo tenía 16 ó 17 años él me regalaba sus guantes, que tenían su nombre grabado. Siempre lo quise imitar”. Y, segundo, ante la inactividad mientras es protagonista su club Millonarios, que a pesar de quedar fuera de la Copa Sudamericana, está a una victoria frente a Júnior el domingo para clasificar a la final. Pensar que este arquero payanés de 30 años la disputaría, de no haber sido porque el 22 de septiembre, en el minuto 75 del clásico capitalino 269, sintió un ardor inmenso en la parte trasera de su pie izquierdo antes de lanzarse al piso a llorar.

Ya han pasado un poco más de dos meses desde que sufrió esa lesión, que lo dejó por fuera de la temporada completa. El proceso de recuperación, eso sí, marcha mejor de lo previsto. “La doctora Sandra me dice que muy pocas personas llegan a estar moviendo el 100 por ciento la pierna en este momento, y yo ya puedo hacerlo, así que a pesar de estar cojeando voy en un proceso satisfactorio”, dice a El Espectador el arquero caucano desde su casa, donde se ha acostumbrado a estar en estos meses.

La rutina diaria es la misma que llevaba antes de la lesión: llega al lugar de la fisioterapia a las 8:00 a.m. y está ahí hasta más o menos las 11:00 a.m. “Todo ha seguido igual, porque ahora en vez de madrugar a un entrenamiento, lo hago para ir a las terapias”.

En medio del dolor por perderse el resto de la temporada, Nelson dijo en su momento que le agradecía a Dios porque ahora tendría tiempo para acompañar a su esposa —Anamilé González— en su etapa de embarazo. Ahora, cuando faltan sólo tres meses para que nazca su hijo —Elián Ramos González—, piensa que han sido unos días muy productivos y que en parte lo que le ocurrió, ha valido la pena. “La verdad, ahora no puedo hacer nada en cuestión física, no puedo ir al gimnasio porque la herida no ha cerrado, así que he estado en mi casa disfrutando de los días en familia y del embarazo de mi esposa. Me he tomado este tiempo como unas vacaciones obligadas”.

Tiempo suficiente ha tenido el arquero de 1.88 metros para ver jugar a Millonarios, al que ha seguido partido a partido desde que se lesionó. “No he podido ir mucho al estadio, porque podría ser peligroso por los escalones, y además por el cuidado de mi esposa. Pero, eso sí, he estado atento a cada partido”.

Ramos no cree que el éxito haya llegado a Millonarios en este semestre, sino que lo que está ocurriendo es parte del proceso que viene desde la reestructuración del club. “Desde 2011, cuando yo llegué a Millonarios, creo que se viene construyendo esto. En ese año llegaron los resultados, se consiguió un título y llegamos a las finales. El primer semestre de este año no fue bueno, pero creo que en este las cosas siguieron haciéndose bien”.

Pese a eso, el caucano destaca lo hecho por el presidente Felipe Gaitán y el técnico Hernán Torres, pues considera que lo que se ha logrado hacer en este semestre, llegando a la semifinal de Copa Sudamericana y estando a un paso de la final, es gracias al trabajo. “Tenemos en nuestras manos pasar a la final. Además, es motivante para uno como futbolista ver cómo está la hinchada, ahora todos han vuelto a creer”.

Su sucesor en el arco ha sido el santandereano Luis Delgado, quien para Nelson, ha cumplido con creces la tarea de ser el titular. “Le ha tocado difícil por los viajes, ha tapado en Liga y en Sudamericana. Lo que está pasando con su familia es algo difícil y tapar así de bien en este momento, es una muestra de lo grande que es”.

Aunque Ramos ha estado alejado de los entrenamientos y las concentraciones, ha podido relacionarse con algunos jugadores de la plantilla y percibir la motivación para lograr el objetivo de la estrella 14. “Me he visto en estos días con Wason Rentería (También lesionado) en el lugar de las terapias, también hablo con Wilberto Cosme y Lewis Ochoa y siento que están muy comprometidos”.

Experimentado en jugar partidos definitivos, Nelson Ramos sabe muy bien cómo será el juego frente al Júnior. “No se puede decir que ya estamos en la final, porque ellos van a querer ganar y si lo hacen nos complican”. El principal riesgo que ve es que ocurra lo mismo que frente a Tigre, por eso pide concentración y actitud. “La realidad de los partidos actuales es que los equipos cambian de un juego a otro. No hay que confiarse del Júnior que perdió en Bogotá en el todos contra todos, ni en el que salió derrotado frente al Pasto, todo puede ser diferente. Esperemos que las cosas salgan para nosotros”. Esta es la mirada del guardián ausente del arco embajador.