"Nuestra identidad es la garra": Carlos Pandolfi

El argentino Carlos Pandolfi fue uno de los jugadores campeones en 1975. Es recordado por su capacidad goleadora y su fuerte cabezazo.

Carlos Alberto Pandolfi, campeón en 1975. / Cristian Garavito

¿Cómo llegó a Santa Fe?

Tuve mis dudas de aceptar antes de viajar. Quien me recomendó fue Arcángel Britos. Me insistió y me empujó a tomar esa decisión; la insistencia de mi esposa también influyó. Fue una decisión acertadísima. Hace más de 40 años regreso a una tierra que me aceptó, me brindó trabajo y me da su cariño cada vez que regreso.

¿Qué recuerda de esa época?

Algo especial fue cuando me dijeron que había un león y que esa era la mascota. Así fuera cachorro, yo no me animaba a cogerlo para saltar a la cancha. Muchos éramos miedosos al león, pero Rafael Pacheco era quien lo alzaba y salía con él. Sin dudas ese fue un hecho novedoso, algo insólito. Era la mascota y salía con nosotros, hasta que se puso grande. Lo último que supe es que cuando se murió Monaguillo, la Chiva Cortés se quedó con la piel y la tenía en su casa.

¿Cómo era ese equipo de 1975?

Había buenos jugadores. A ese equipo le decían los Viejitos, pues los jugadores teníamos entre 28 y 29 años. Era un plantel bien balanceado, que conocía sus limitaciones. Era un plantel inteligente y sabía cambiar durante la marcha del partido su forma de jugar. Siempre salía con la misma mentalidad. Salíamos a jugar y cuando teníamos la pelota atacábamos mucho; eso fue una virtud. Era un plantel con la famosa mística santafereña. Uno tenía que salir de la cancha satisfecho por haberlo dado todo por ganar. Nuestra identidad es la garra.

¿Qué gol de ese campeonato recuerda más?

Recuerdo uno que le hice al Cali en El Campín. Fue de palomita ante un centro de Alfonso Cañón. Ganamos ese partido y nos pusimos primeros y desde ahí no dejamos la punta y pudimos salir campeones. Fue de linda factura e importante por lo de ser líderes. Estoy satisfecho por todo lo que le di a Santa Fe y orgulloso por mi paso por Bogotá. Es un orgullo quedar en la memoria de este club.

¿En qué se parecía ese equipo del 75 a los que ganaron la séptima y octava estrella?

En la garra. En 2012 fue un equipo merecidamente campeón. Con los compañeros del 75 pudimos disfrutar de esa fiesta, sentimos gran satisfacción después de tantos años sin que el equipo ganara. Es meritorio lo de los últimos años. Todos los que integran Santa Fe, desde el presidente hasta el último trabajador, lo han hecho bien. Y los futbolistas están dejando todo en la cancha y haciendo que Santa Fe obtenga los triunfos que un club grande como este debe tener. Se están haciendo las cosas bien y espero que siga la racha.

Temas relacionados