Otro milagro al estilo “Pecoso”

El entrenador manizaleño guió al Deportivo Cali a la obtención de su novena estrella. El domingo se terminaron más de nueve años y medio sin títulos para los azucareros.

“Pecoso” ya se había coronado campeón con el Deportivo Cali en 1996, luego de 22 años sin títulos. Foto: Luis Benavides

A comienzos de 2014, y luego de estar dos años alejado de las canchas, Fernando el Pecoso Castro recibió una llamada de los directivos del Atlético Huila con una interesante propuesta. Querían que tomara las riendas del equipo opita que por aquel entonces atravesaba una dura crisis e incluso lo rondaban los fantasmas del descenso.

Sin embargo, al estratega no le convenció ni la invitación del Huila ni tampoco de los otros equipos que buscaban sus servicios. Pecoso les decía que si querían hacerse con sus servicios tenían que sentarse a negociar, porque él no se prestaba para payasadas. “Yo acepto cuando veo que tengo las condiciones para hacer mi trabajo como me gusta”, respondía el manizaleño a todo aquel que tocaba su puerta.

Huila fue persistente y en agosto de ese año aceptó las condiciones y el plan de trabajo del entrenador de 66 años. A pesar de que algunos lo consideraban desactualizado, el Pecoso llegaba con el reto de evitar el descenso. Al final del semestre, además de cumplir con el objetivo propuesto, clasificó a los cuadrangulares finales y estuvo muy cerca de disputar la final.

Con buen fútbol y victorias, Castro demostró a través del juego exhibido por el Huila que su método estaba más vigente que nunca. “Estuve estudiando en España. Fui a ver trabajar a Fabio Capello, Louis van Gaal y algunos otros. He estudiado callado. Lo importante es que los conceptos se le hayan quedado a uno y que se puedan aplicar en la cancha”, confesó.

En diciembre de 2014 Pecoso volvió a recibir otra llamada. Esta vez era del Deportivo Cali, equipo al que había guiado a la obtención del memorable título en la temporada 1995-96, luego de 22 años sin una estrella. Lo buscaban para que hiciera otro de sus milagros: acabar nuevamente con la sequía de títulos en la institución verdiblanca de 9 años y seis meses. No dudó ni un instante en aceptar el desafío y viajó a la capital vallecaucana, sabía que tenía con qué ganar la Liga Águila.

Y así fue. El Pecoso lo hizo de nuevo. El domingo no sólo les devolvió la alegría a los hinchas del Cali, que habían visto al equipo de sus amores perder dos finales en los últimos 8 años, sino que confirmó su exitoso regreso al fútbol colombiano con el segundo título de su carrera. También ratificó su gran visión para la elección de jugadores, pues trajo del Huila al Cali al arquero Ernesto Hernández y a Juan Carlos Guazá, elementos fundamentales en esta campaña. En el DIM, rival en la final, estaban Hernán Hechalar, Juan Fernando Caicedo, Didier Moreno, Cristian Restrepo y Carlos Valencia, también provenientes del cuadro huilense de la temporada anterior.

“Felicito a la hinchada del Cali por la novena estrella, se lo merecen. La fórmula es simple. Trabajar y trabajar duro. Tengo un equipo joven, pero excelente. Estamos para cosas más grandes”, dijo un emocionado Pecoso al término del encuentro.