'Pékerman es como Pedernera'

El autor del gol olímpico en Chile 62 habla del proceso actual de la selección de Colombia.

Marcos Coll, en la terraza de su apartamento en Barranquilla. / Luis G. Montenegro

Su huella en los mundiales sigue siendo recordada, porque desde que anotó ese gol olímpico frente a la Unión Soviética en Chile 62 ningún otro jugador en la historia ha logrado algo similar. Hoy, Marcos Tulio Coll tiene 78 años y su memoria está llena de recuerdos. Su gran maestro, el técnico argentino Adolfo Pedernera, quien lo dirigió durante varios años en la selección colombiana y le enseñó la importancia de ser una gran persona antes que un crack con el balón. “Le doy gracias a Dios por haberlo tenido como entrenador, por su capacidad y su manera de tratar. A mí me decían varios compañeros que yo era el hijo de Pedernera”, cuenta con emoción y acto seguido afirma que su estilo es similar al del técnico actual de la selección José Pékerman. “Tienen en común que trabajan sobre todo en la mentalidad del futbolista. Lo que se ha logrado ahora es gracias a que los jugadores entendieron que eran capaces de ser espectaculares y no sólo buenos”.

El olímpico le abrió las puertas de su casa en Barranquilla a El Espectador para hablar sobre su proceso en el Mundial de Chile 62 y sus opiniones sobre el proceso de Colombia hacia Brasil 2014.

¿Cómo fue la clasificación a Chile 62?

Nosotros habíamos participado en una convocatoria a nivel mundialista en 1957, pero no tuvimos la oportunidad de clasificar contra Uruguay y Paraguay. Luego vino la del Mundial de 1962, y ahí nos tocó eliminarnos con Bolivia y Perú, pero los bolivianos se retiraron. En Bogotá ganamos 1-0, y en Lima empatamos 1-1, y así logramos el tiquete.

¿Cómo fue ponerse la sudadera de la selección y viajar rumbo a Chile?

Me sentí muy orgulloso porque pensaba en todo lo que había hecho antes. Recordaba los tiempos en que jugaba fútbol de niño en el colegio Americano, las discusiones con mi padre en las que me decía que le dedicara más tiempo al estudio que al juego. Todo eso. Verse representando al país, sabiendo que hay muchas opciones, pero lo escogieron a uno, es algo lindo.

¿Cómo era el ambiente de esa selección?

Recuerdo cuando estábamos concentrados en una casa en Bogotá antes de viajar. Fueron días de ambiente familiar en el que me sentía muy feliz porque era de los jugadores más jóvenes del equipo. Algo así como el Juan Fernando Quintero. Pero tenía el apoyo de los grandes, como el Caimán Sánchez. Así como el grupo de ahora, en esa época éramos conocidos desde hacía varios años.

¿Fue duro asimilar la eliminación?

La verdad es que el maestro Pedernera desde el principio nos tranquilizó mucho porque nos dijo que era nuestro primer mundial, que debíamos disfrutarlo. No jugamos mal a pesar de que nos humilló Uruguay y perdimos con Yugoslavia. El empate 4-4 con Rusia borró todo lo malo. Ahora es diferente porque la selección llega con la obligación de figurar. Sus jugadores son destacados en el orden mundial, en esa época eso no ocurría.

¿Qué es lo que más destaca del proceso actual?

He comparado entre el maestro Pedernera, quien fue nuestro técnico, y José Pékerman, y creo que son parecidos. Uno en el fútbol gana gracias a la mentalidad. Un ejemplo de ello es lo que ocurrió en el 3-3 frente a Chile en el último partido que se jugó en Barranquilla. Íbamos perdiendo por tres goles, pero en el entretiempo su discurso cambió todo. Les envió un mensaje a los jugadores para que salieran con otra actitud. Fue algo mental que permitió que la garra de Falcao apareciera y se lograra el punto necesario para ir a Brasil. Una mentalidad ganadora.

¿Cree que Falcao llegará?

Él es un hombre de fe y eso será importante para este tiempo. Tuve una lesión similar y gracias a mi esfuerzo regresé antes de lo previsto. Nos haría mucha falta por lo que él representa para la selección, pero creo que llegará. De no hacerlo tenemos grandes jugadores ahí.