Pékerman y la legión de extranjeros, las claves del éxito de la Selección Colombia

Después de 16 años de fracasos y tropiezos, Colombia se prepara para su regreso a un Mundial de Fútbol.

José Pékerman, DT de la Selección Colombia.Archivo El Espectador

Sin duda, los grandes participes de la hazaña son la generación de jugadores que han cosechado el recorrido internacional más grande para Colombia en toda su historia futbolística, además del gran trabajo y la gran experiencia que impone el seleccionador argentino, José Néstor Pékerman.

A dos fechas de que concluya la eliminatoria mundialista, Colombia requiere apenas de un punto para asegurar su pase directo al Mundial de Brasil 2014.

Este viernes, Colombia recibirá a Chile en su fortín de Barranquilla, y viajará después a Asunción para cerrar frente a los paraguayos, que ya están eliminados.

"Vamos a hacer el último esfuerzo para estar en el Mundial. Chile es uno de los rivales más exigentes y ahora viene en un gran nivel", dijo Pékerman en pasados días.

Colombia, que se ubica en el segundo lugar de la tabla con 26 unidades, detrás de la ya clasificada Argentina, tiene prácticamente listo su pasaporte a tierras brasileñas.

Una conquista que parecía muy lejana al comienzo de la eliminatoria sudamericana, cuando los cafeteros transitaban sin brújula por el tortuoso camino hacia Brasil.

Luego de acumular varios sinsabores con los colombianos Leonel Álvarez y Hernán "Bolillo" Gómez, Colombia puso los ojos en Pékerman, el primer técnico extranjero en asumir las riendas del equipo colombiano desde la fracasada eliminatoria de 1982 que dirigió el argentino Salvador Bilardo.

En enero de 2012, José Pékerman reemplazó a Álvarez, el emblemático volante de la generación dorada de los noventa del fútbol colombiano, tras su fugaz y criticado paso por la selección en las primeras cuatro fechas de la eliminatoria.

Hoy, el DT argentino está más que consolidado en el puesto de seleccionador colombiano, los resultados han sido bastante positivos, además se debe admitir la entrega y la hermandad que abunda en el fortalecido plantel colombiano.

Además, el trabajo incondicional de la hinchada, que siempre está apoyando y llenan el Metropolitano y alientan a la Selección.

Colombia está prácticamente clasificada a Brasil 2014, un solo punto bastará.