Pronto celebraré un gol mío: Jackson Martínez

Fue el jugador de la selección que más tantos marcó en la temporada con su club; sin embargo, a lo largo de la eliminatoria no anotó ninguno.

El delantero colombiano Jackson Martínez aún no ha podido marcar en este Mundial de Brasil. / EFE

Difícil olvidar los insultos que se ganó Pedro Sarmiento cuando siendo técnico del Independiente Medellín le dio minutos a Jackson Martínez. Su fortaleza física no era igual a la de ahora, era flaco y mucho menos certero a la hora de definir; sin embargo, Sarmiento veía en él a un futuro goleador. Y el técnico paisa estaba en lo correcto, porque esos insultos pasarían a ser elogios cuando, gracias a los goles de este chocoano, el DIM pudo volver a ser campeón en 2009. Martínez marcó 22 tantos en 27 partidos, lo que le abrió las puertas del fútbol mexicano, de donde pegó el salto a Europa. Con el Porto ha llegado su momento de fama, ha sido el máximo anotador de la Liga lusa dos veces seguidas y ahora los clubes grandes del Viejo Continente preguntan por él.

Con la selección todavía no ha podido mantener los promedios de gol: aunque no ha tenido muchas oportunidades de jugar, cuando lo ha hecho le ha faltado puntería. Su último gol con Colombia fue en un amistoso frente a Guatemala el 6 de febrero de 2013, en el que anotó un doblete en el triunfo 4-1, previamente al juego de eliminatoria frente a Bolivia en Barranquilla. Incluso, el tanto oficial más reciente fue a Ecuador en el camino hacia el Mundial de Sudáfrica 2010. A pesar de eso, Chachachá sigue con las mismas ganas de siempre, esperando una oportunidad de sumar más minutos y celebrar goles. Amablemente le cedió algo de su tiempo a El Espectador para hablar sobre su experiencia mundialista y el juego frente a Japón, en el que se buscará terminar como líderes del grupo C para disputar los octavos de final en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

¿Cómo ha sido vivir estos casi 20 días en Brasil?

Estar acá es algo espectacular, es un sueño que todos teníamos y lo hemos conseguido gracias a Dios. Para mí es un privilegio poder hacer parte de este grupo integrado por grandes personas de las que humana y futbolísticamente no hay dudas. Estamos felices, además, por lo bien que nos ha ido.

¿Qué hacen para distraerse?

Siempre estamos en comunión, nos reunimos en las habitaciones de algunos para estar juntos hablando o jugando. Cuando son los tiempos en el comedor nos quedamos un buen rato hablando, como si fuéramos una familia. Este es un grupo que muestra una unión impresionante, nos fortalecemos el uno al otro y tratamos de apoyarnos en todo.

¿Usted es de los que toman del pelo a sus compañeros?

Yo molesto siempre y cuando los temas de los que se hable no sean obscenos o groseros. Puedo compartir con mis compañeros haciendo bromas, pero siempre con mucho respeto.

¿Quién es el más montador?

Hay mucha alegría en la concentración. Todo son risas y el más chistoso de todos es Armero (risas).

¿Usted también deja tiempo para dar consejos?

Sí, la verdad es que me gusta mucho hablar con mis compañeros, tengo una muy buena relación con todos, y eso hace que haya confianza para dar consejos.

Por ejemplo, ¿qué le dice a Juan Fernando Quintero, con quien comparte también en el Porto?

Somos muy buenos amigos. Cuando estábamos en Porto lo veía muy motivado con jugar el Mundial, lo vi muy seguro siempre, así no estuviera actuando, y le daba ánimos para que siguiera con esa actitud. Me alegró muchísimo su gol, lo celebré como si fuera mío. Yo, que entreno con él todos los días, sé del talento que tiene. De los jugadores que he podido ver en la actualidad, es tal vez uno de lo mejores, pero no es reconocido a nivel mundial porque no ha jugado mucho. Estoy seguro de que entre más minutos le den más sensación va a causar. Es un crack.

¿Es dura la ansiedad por jugar y marcar?

Yo me baso en que el momento llegará. Dios da el momento perfecto para todo y por eso estoy tranquilo. Ya sumé algunos minutos frente a Grecia y sé que pronto celebraré un gol mío. Estoy seguro de eso y tengo claro que si el cuerpo técnico decide que no seré titular el próximo partido, igual desde el banco haré toda la fuerza por mis compañeros. Estaré pendiente, estudiando el partido para la hora que me toque entrar a jugar.

¿Tal vez el calor de Cuiabá favorecerá a Colombia?

Pienso que el clima va a jugar un papel fundamental, pero lo que desequilibra en el fútbol es lo bien que juegue uno. Y así haga calor o frío, lo importante es que estemos concentrados y aplicados en el plan que el técnico haga. Japón es una selección fuerte en el aspecto físico. Son jugadores que se han caracterizado por darlo todo hasta el final, así que ahora debemos centrarnos en hacer el buen trabajo que venimos haciendo.

¿Jugar en el Maracaná en octavos sería una motivación extra?

La motivación más grande va a ser terminar primeros del grupo, ya que logrando eso también nos aseguraremos jugar en el Maracaná. Estar entre los 16 mejores es algo único que no se cambia.