La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 12 mins

¡Por la puerta grande!

Aunque comenzaron perdiendo y se quedaron con un hombre menos, los dirigidos por José Pékerman mostraron jerarquía y con dos goles de Mario Yepes ganaron 2-1 a Paraguay.

Así celebraron los jugadores colombianos el triunfo frente a Paraguay. / AFP

Amor propio, entrega y jerarquía mostró Colombia anoche en el triunfo 2-1 frente a Paraguay, en el estadio Defensores del Chaco de Asunción. Después de comenzar perdiendo y quedarse con un hombre menos, tras la expulsión de Freddy Guarín, logró remontar con dos goles de Mario Alberto Yepes y despedirse de la eliminatoria con un triunfo que le asegura ser cabeza de grupo en Brasil 2014.

José Pékerman cerró una campaña extraordinaria, en la que desde que asumió como técnico sólo cedió tres derrotas: frente a Ecuador, Venezuela y Uruguay, todas fuera de casa, y logró consolidar un invicto en el estadio Metropolitano de Barranquilla, en el cual sólo dio un empate frente a Chile en el último juego, de resto triunfos. El equipo austral fue el único que le pudo hacer goles a David Ospina en casa.

Otro punto a favor del proceso del técnico argentino es que les dio cabida en su equipo a jugadores jóvenes que venían en los procesos de selecciones menores, como James Rodríguez, Juan Fernando Quintero, Santiago Arias y Luis Fernando Muriel. Tres de ellos terminaron siendo titulares en los últimos minutos del partido de anoche. Por otro lado, respaldó a los veteranos como Mario Alberto Yepes, Luis Amaranto Perea y Farid Mondragón, quienes son piezas claves en el manejo del vestuario.

El desafío inmediato de Pékerman será reducir el actual grupo de 27 convocados a 23, que es el cupo máximo que permite la Fifa para la máxima cita, en la cual debe incluir a tres arqueros, que de no pasar nada extraordinario serán David Ospina, Farid Mondragón y Camilo Vargas. Para definir el grupo final, la selección disputará partidos amistosos. Los dos primeros el próximo mes de noviembre frente a Holanda y Bélgica en Europa.

“Vamos a seguir trabajando por nuestra ilusión, que es hacer un buen papel en el Mundial. No todos pueden ser campeones, pero vamos a ser un equipo importante en Brasil”, aceptó José Pékerman en la rueda de prensa luego de la victoria frente a Paraguay.

Si de algo debe servir lo vivido en los mundiales anteriores es para tomarlos como ejemplo y entender que en el peor error que se puede caer en este momento es en el triunfalismo. A pesar de llegar como cabeza de grupo para el sorteo del Mundial, que se llevará a cabo el próximo 6 de diciembre en Bahía, Brasil, y de terminar como segundos en la eliminatoria suramericana detrás de Argentina, no se ha logrado más que la clasificación y estos resultados no permiten más que llegar con las mismas posibilidades que cualquiera de los 32 equipos que disputarán el evento más importante del mundo del deporte.

Cuando se logró la clasificación en 1994, el conjunto tricolor fue gran favorito al título, pero tras el folclorismo, típico de la cultura colombiana, las alabanzas y los aplausos, terminaron en abucheos y hechos aún peores. Esa historia no se debe repetir y para eso este grupo es consciente y con la mentalidad puesta únicamente en trabajar y estar preparados para Brasil 2014. “Colombia en esta edición no llega con ninguna presión, a pesar de ser cabeza de serie y avanzar como segundos de la eliminatoria, llevamos varias citas sin ir a un mundial y la presión de figurar no estará. En nuestra mente está destacarnos y seguir haciendo historia, pero para eso estamos concentrados, mentalizados y aislados de cualquier ambiente externo que nos pueda afectar”, reconoció Radamel Falcao García ayer en Bogotá.

El trabajo de José Pékerman ha sido valioso en este grupo y una de sus armas más importantes para combatir el estado en el que estaba Colombia fue la de la actitud. La misma que demostraron sus dirigidos en el último partido en Barranquilla para igualarle a Chile luego de ir perdiendo 3-0 y en la remontada a Paraguay anoche en Asunción. Poner los pies sobre la tierra y de manera concienciada iniciar un proceso adecuado de preparación hacia Brasil 2014 es la meta.