Quiero celebrar un título ya: Pablo Zeballos

El jugador paraguayo llegó proveniente del Botafogo de Brasil. Hoy, 7:00 p.m. (Win) debutará con la camiseta de Nacional en la Superliga, frente a Independiente Santa Fe.

El delantero Pablo Zeballos es uno de los refuerzos de Atlético Nacional para la temporada 2015. / Luis Guillermo Montenegro

Un ídolo de grandes. Así se podría definir al futbolista paraguayo de 28 años Pablo Zeballos, quien gracias a su capacidad goleadora y visión de juego ha sido referente en muchos de los equipos del fútbol internacional en los que ha actuado. Desde su debut en el balompié boliviano sorprendió por su efectividad. Con el Oriente Petrolero anotó 14 goles en 16 partidos. Luego siguió su racha en su país, jugando con Sol de América, Cerro Porteño y Olimpia, con el que además fue campeón.

Los goles y él han sido amigos. Claro que su polifuncionalidad en las posiciones de ataque le ha permitido también jugar como media punta o enganche.

El 10 que llevará en la espalda con Atlético Nacional no es casualidad. Disfruta las asistencias casi como los goles y espera hacer olvidar rápidamente a Edwin Cardona, el más reciente volante creativo de los verdolagas. Su ilusión de volver a vestir la camiseta de la selección de su país lo hace trazarse objetivos grandes con el equipo paisa y por eso, aunque su debut en un amistoso frente a San Lorenzo haya generado muchas dudas, advierte: “Cada día me siento mucho mejor en la parte física y futbolística. Cada vez conozco más la ciudad y el equipo, y eso me tiene contento”, como señaló a El Espectador en una charla previa al juego de ida de la Superliga frente a Santa Fe, hoy, en el estadio Atanasio Girardot (7:00 p.m., Win).

¿Con qué se encontró en Nacional?

Con un club modelo, por la organización que tiene, por la forma de trabajar, por la calidad de gente dentro del plantel, tanto por los jugadores como el cuerpo técnico y directivo. Eso a uno lo motiva a trabajar. Espero adaptarme lo más rápido posible. Creo que todo lo que se ha hecho en la pretemporada ha servido.

¿Cuáles son sus objetivos personales para esta temporada?

Que pueda aportarle al grupo. Los objetivos no deben ser personales sino grupales. Y la idea de todos es poder salir campeones. Este es un club muy grande y siempre debe apuntar alto.

Y muy rápido tendrán la oportunidad, en Superliga. ¿Cómo la afrontarán?

Como lo que es, como una final. Para los clubes grandes, como Nacional y Santa Fe, no hay partidos amistosos ni de menos importancia. Esto es una final que vale mucho porque da cupo a la Copa Sudamericana, en la que se llegó el año pasado a la final, y este año debemos apuntar a levantarla. Si me toca jugar, trataré de hacer lo mejor posible. Quiero celebrar un título ya.

¿Qué conoce de Santa Fe?

Que es el último campeón y viene trabajando muy bien bajo la dirección técnica de un gran entrenador como lo es Gustavo Costas. Además cuenta con jugadores muy buenos. Ómar Pérez es su guía dentro del campo, un futbolista muy técnico y desequilibrante.

¿En qué posición de ataque se siente más cómodo?

En toda mi carrera he variado en todas las posiciones del ataque. No tengo ningún problema en jugar en cualquiera de ellas, pero, obviamente, lo que más me gusta es el gol, y estando como centro delantero, cerca del área, tengo más chances de anotar.

¿Es de los que se ponen meta de goles antes de la temporada?

No, no. Creo que sería ser un poco egoísta. Simplemente quiero tratar de ser una pieza clave para el equipo y enfocarme en asistir a mis compañeros o marcar goles. Pero no me trazo objetivos numéricos.

La nueva camiseta de Nacional recuerda la del 89, cuando ganó la Libertadores. ¿Qué posibilidades hay de lograr un torneo continental?

Hablar de eso ahora es muy difícil. Todavía nos falta integrarnos como equipo y consolidar el trabajo que estamos haciendo con el técnico. Seguramente vamos a llegar a un buen nivel y vamos a tener con qué pelear.

Pero ¿es consciente de que a Nacional prácticamente sólo le sirve un título internacional, porque a nivel local ya lo ganó todo en los últimos años?

A Nacional no sólo le sirve la obtención de un título internacional. Para terminar contentos debemos ganar todo lo que juguemos, y esa es la idea que tenemos para esta temporada. Para eso hay que trabajar y prepararnos. Creo que lo venimos haciendo bien.

¿Qué lo distrae fuera del campo de juego?

Estar con mi familia, ir a comer y ver películas con mi esposa (Denisse Sánchez ) y mi hijo (Pablo Santino), quienes ya están acá en Medellín conmigo. También me gusta tomar terere, que es algo muy típico de los paraguayos. No soy mucho de jugar Play u otro tipo de juegos. Mas bien prefiero salir a conocer nuevos lugares. La verdad es que entre más conozco Medellín, más me gusta.

* [email protected] / @luisguimonte

Temas relacionados