"Quiero jugar, pero tengo que respetar al equipo"

El volante Freddy Guarín, el más mundialista de los futbolistas colombianos, ya cumplió la fecha de sanción y será una de las alternativa para el juego de mañana frente a Costa de Marfil.

Tras cumplir la primera fecha de sanción en el Mundial, Freddy Guarín dice estar listo para regresar a la titular de la selección de Colombia. / AFP

Si hay un futbolista colombiano con experiencia mundialista, es el volante Freddy Guarín, nacido el 30 de junio de 1986 en Puerto Boyacá y quien completa en Brasil su cuarta Copa del Mundo, pues estuvo en la cita sub-17 de Finlandia 2003 y las sub-20 de Emiratos Árabes 2003 y Holanda 2005.

Guarín no estuvo disponible para el partido ante la selección de Grecia porque debía cumplir una fecha de sanción, pero ahora será una de las primeras alternativas para el técnico argentino José Pékerman. “Quiero jugar ya, pero tengo que respetar al equipo y el trabajo que se ha venido haciendo. Estoy listo para cuando el profe me necesite”, dice emocionado el jugador del Inter de Milán, de amplia trayectoria internacional, pues pasó por el Porto portugués, el Saint-Etienne francés y el Boca Juniors argentino. Su carrera profesional arrancó en el Envigado.

Una expulsión en el último partido de la eliminatoria suramericana, ante la selección de Paraguay, le impidió actuar en el estreno de la tricolor en el Mundial de Brasil 2014, pero confía en que de ahora en adelante será tenido en cuenta. “He trabajado muy bien, me encuentro en óptimas condiciones físicas y con muchas ganas de representar de nuevo a mi país, sobre todo después de la victoria ante Grecia, que nos llenó de motivación”.

¿Qué fue lo que más le gustó de ese partido frente a Grecia?
Que siempre impusimos las condiciones y fuimos contundentes, como deben ser los equipos de jerarquía. Yo lo disfruté mucho.

¿Qué tan diferente ha sido este Mundial a los otros tres que ha jugado?
Muchísimo. Este es el máximo nivel, el top. No hay nada más importante que esta competición y la estoy afrontando con mucha responsabilidad. La repercusión, el seguimiento de los medios, la pasión de la gente, todo se multiplica en la Copa Mundo.

Ahora se viene Costa de Marfil...
Estamos preparando bien ese partido, en el que nuestro objetivo es asegurar la clasificación a octavos de final. Vamos a preparar un plan y a cumplirlo de la mejor manera posible.

¿Cree que el técnico José Pékerman lo utilizará en una línea de tres volantes de marca, para ser un poco más conservador que contra Grecia?
Eso no lo hemos hablado todavía, pero es una de las alternativas que tiene el profe. Por fortuna, este plantel tiene muchas posibilidades tácticas.

¿Y a usted qué le gustaría?
No, yo me siento mejor en el mediocampo por alguno de los costados, pero actúo donde el equipo me necesite. Lo que realmente me importa es que logremos un buen resultado.

¿El plantel está optimista o confiado?
Tenemos un grupo maduro, sólido en todo momento. Ya somos grandes y sabemos afrontar ese tema. Hemos tenido muchas experiencias en el fútbol que nos han enseñado a asumir estos retos. Una de ellas fue la del partido contra Chile, en la ciudad de Barranquilla.

 

A puerta cerrada

Colombia trabajó ayer a puerta cerrada en su último entrenamiento antes del decisivo duelo de mañana contra Costa de Marfil. El técnico José Pékerman no ha permitido la presencia de la prensa pocas horas antes de que el seleccionado viaje en avión a Brasilia. “Costa de Marfil es uno de los equipos africanos más potentes, con jugadores de mucha experiencia internacional, y como equipo ha jugado varios mundiales. Nosotros debemos tener la misma concentración y revisar cosas del juego para no sufrir cuando los enfrentemos”, advirtió Pékerman, quien ahora tiene la baja por lesión del delantero Carlos Bacca, con contractura del muslo derecho, la cual le llevará un tiempo de recuperación de 7 a 10 días.