Quindío descendió y Cúcuta jugará la promoción

A pesar de la victoria contra el Chicó el equipo de Armenia jugará el 2014 en segunda división.

Cortesía Ligapostobon.com.co

Dramático resultó la definición del descenso en el futbol profesional colombiano. Los hinchas de  Cúcuta y Quindío vivieron los 90 minutos más sufridos de la temporada, mientras los ojos de todos los amantes del balompié estuvieron puestos en Medellín y Armenia.

Sobraron emociones en el estadio Centenario, en donde Quindío recibió al Boyacá Chicó. Apenas dos minutos bastaron para que los dirigidos por César Torres se fueran en ventaja gracias a un gol de Wilson Carpintero.

La alegría de los ‘cuyabros’ duró exactamente un minuto, pues Cúcuta le marcó a Nacional. El uruguayo  Gonzalo Pizzichillo aprovechó una buena acción de Eliser Quiñones y en doble remate abrió el marcador al superar al juvenil arquero Cristian Vargas.

Para completar, pronto llegó el empate de Chicó en Armenia. Luego de varios rebotes el veterano Jairo Castillo consiguió su quinta anotación del campeonato e igualó las acciones.

La noche lluviosa pareció arreglárseles a los cafeteros por un penalti a favor bien sancionado, por mano del defensa ajedrezado Wilmer Boyacá. Pero las penas máximas han sido la maldición para el Quindío este año, Jorge Vargas cobró y fallo. Su remate fue detenido por Andrés Saldarriaga. De seis ejecuciones este año, todas en el Centenario, los cuyabros solamente marcaron una.

Pero Cúcuta también tenía que sufriría puesto que llegó el empate verdolaga por intermedio de Luis Muriel, quien decretó el 1-1, con el que se fueron al descanso.

Hasta ahí pasaban muchas cosas, pero ninguna cambiaba la realidad: Cúcuta 113 puntos y Quindío 112 en la tabla del descenso.

Comenzaron los segundos tiempos igual que los primeros. Wilson Carpintero, a los 3 minutos, anotó el 2-1 a favor del Quindío, resultado que, sumado al empate en Medellín, mandaba al Cúcuta a la B.

Pero los nortesantandereanos no reaccionaron, a pesar de que su técnico, el uruguayo Julio César González, les insistía en que tenían que ir con todo por el empate.

A los rojinegros se les noto el desgaste físico, ante un Nacional que es líder sólido del torneo y que sigue rotando su nómina.

Quindío, entre tanto, se dedicó a cuidar la ventaja ante un Chico que tiene buenos jugadores, pero que en este semestre no rindió como de costumbre.

Los seguidores cafeteros, apenas mil  en las tribunas, veían el partido de su equipo, pero seguían por radio el duelo en Medellín.

Y cuando la suerte parecía echada, los motilones resucitaron. Javier Araujo cobró un tiro de costado y Leonardo Castro, de golpe de cabeza, puso a ganar a su equipo. Fue el primer tanto del jugador bogotano en el semestre.

Quedaban todavía 10 minutos de fútbol y Nacional se fue encima del Cúcuta, en busca de la igualdad. A esas alturas ya no importaba el resultado en Armenia.

Pero ya nada cambio. Los dos juegos terminaron 2-1 y Quindío oficialmente se fue para al B, por segunda vez en su historia, pues en 2000 perdió la categoría.

 

Cúcuta, sin embargo, todavía no puede celebrar. Ahora deberá preparar la serie de promoción, a mediados de diciembre, ante el subcampeón del torneo de ascenso. El año pasado, en esa misma instancia, derrotó al América.