Las reflexiones de Juan Carlos Osorio

Luego de ir ganando 2-0, el equipo paisa cometió algunos errores y cedió dos puntos como local. Este martes definirá su clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores frente a Libertad de Paraguay.

Juan Carlos Osorio no ha conseguido que su equipo tenga buen rendimiento durante este semestre. / Archivo

Cuando parecía que Atlético Nacional tenía asegurada la victoria contra Júnior, el pasado sábado, en partido correspondiente a la fecha 16 del torneo local, pues corría el minuto 15 de la segunda parte, dominaba las acciones y estaba adelante en el marcador por dos goles a cero, llegaron dos tantos del conjunto barranquillero, uno de ellos en el minuto 89, que dejaron un sinsabor a los cerca de 30.000 aficionados que asistieron al Atanasio Girardot de Medellín en el marco de la celebración de los 68 años del club.

Luego del empate en casa, y con un partido definitivo de Copa Libertadores este martes, contra Libertad de Paraguay, Juan Carlos Osorio, entrenador del equipo antioqueño, fue autocrítico por los errores mostrados sobre el terreno de juego y aseguró que, aunque se debe pasar la página y pensar en lo que viene en el ámbito internacional, también se debe aprender de esas equivocaciones y, más importante aún, no repetirlas.

“Una de las cosas más difíciles en el fútbol es poner a pensar al equipo de la misma manera. En el primer tiempo controlamos muy bien a Júnior y no tuvo ninguna oportunidad. Controlamos especialmente los desmarques de ruptura. Alejandro Bernal y Farid Díaz fueron inmensos en la primera mitad”, aseguró Osorio al término del partido.

Sin embargo todo cambió para el conjunto local en los segundos 45 minutos. “El equipo se fue a defender muy atrás. Creo que por el aspecto mental uno libera al rival de cualquier presión y se aferra al resultado, pensando en el próximo partido. Ya no tuvimos el juego posicional del primer tiempo, secuencias largas de pases, y le dimos posibilidad a Júnior de anotar”, afirmó Osorio molesto, y añadió que el hecho de que hubiera muchos zurdos en la cancha y se desprotegiera la banda derecha afectó el funcionamiento de sus dirigidos.

“Cuando hablo de que lo más difícil en el juego es poner al equipo de acuerdo, me refiero a que unos quisieron replegarse y otros decidieron ir a apretar. Ese fue el factor más negativo del equipo en el segundo tiempo. Con el 2-0 hicimos mucho énfasis en que había que controlar el segundo tiempo. No necesitábamos un tercer gol, porque lo más importante era mantener el cero en el arco. Pero decidimos tomarnos libertades a diferencia del primer tiempo. Y una de esas fue que Gilberto García se fue muy arriba y dejó a Aguirre plantado esperando la transición de defensa a ataque. No trato de individualizar los errores, pero García y Copete decidieron ir muy arriba”.

Otro de los aspectos cruciales para el resultado fue el aspecto motivacional, pues cuando el partido se puso 2-1 el envión emocional para Júnior fue muy positivo y para Nacional muy negativo.

“Nos deja como reflexión que un equipo de jerarquía debe, tiene y puede ganar 1-0. Y no fuimos capaces de hacerlo. Todavía nos falta mucho para ser ese equipo dominador de antes”, dijo el entrenador de 52 años.

Cuando se le preguntó en la rueda de prensa al final del encuentro si el 2-0 es el resultado más peligroso del fútbol, Osorio contestó: “No estoy de acuerdo con ese mito de que el peor resultado es el 2-0. Un equipo que controle el juego, que se ponga de acuerdo para controlarlo y que no busque desesperadamente el tercer gol de una manera individual y egoísta, mantiene el resultado. Fallamos en ese aspecto”.

Finalmente se refirió a los cambios que realizó durante el partido: “¿Que pudimos haber hecho otras variantes? Seguro que sí. Sólo resta voltear la página, preparar el partido con Libertad y esperar a que el equipo se recomponga”.

Atlético Nacional, que llegó a 26 puntos al igual que Junior en la Liga Águila, le quedan cinco fechas por disputar. De momento deberá concentrarse en la visita de Libertad este martes, en la última fecha del grupo 6 de la Copa Libertadores, pues debe definir su clasificación a los octavos de final.